Israel Galván / ‘La edad de oro’: «Yo nací dentro del baile» (+ entrevista)

Israel flotando ante los hermanos Lago: David al cante y Alfredo al toque (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Israel flotando ante los hermanos Lagos: David al cante y Alfredo al toque
(foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Miércoles 8 de junio, Bilbao, 11º Ciclo Flamenco BBK, Sala BBK, 20 h, 24 €.

Para mi sorpresa, la Sala BBK sólo rozó el lleno, no agotó su aforo, para ver a un bailaor con el cartel de Israel Galván (de los Reyes, Sevilla, 1973), que cerró el exitoso 11º Ciclo Flamenco BBK, subtitulado ‘Morente Siempre’ (agotaron tres de las cinco citas: Estrella Morente y Arcángel, más las coreografías de Sacromonte y Manuel Liñán; hubo llenos técnicos en las citas de Israel y de las guitarras de Morente). En 66 minutos y unas trece viñetas en trío, escoltado solo por el toque de Alfredo Lagos (moderno) y el cante de su hermano David Lagos (a menudo morentiano), Israel desplegó su coreografía sombría y minimal ‘La edad de oro’, que tiene once años y casi 300 representaciones desde Londres a Sidney, desde Santiago de Chile hasta Nueva York. Ofició menos picassiano y geométrico que antaño, pues ahora su cuerpo flexible no abusa de las contorsiones pero se mueve actual y global (al principio pensé en la expresión física de los vascos Kukai), en figuras curvilíneas, con mucha pose de perfil y bastantes números como bailando a solas ante el espejo, con gestos muy templados y dramáticamente taurómacos, también desde el punto de vista del morlaco, y es que el sevillano, entre postureos, zapateados, percusiones desde el propio torso a los muslos, e ingrávidas manos descendentes como hojas, también dibujó otros motivos animalistas, como el perro en sombras chinas o un ave acuclillada presto a volar. Por el cuarto de hora final la emoción y el asombro se amortiguaron pues Israel bailó menos y dejó cantar y tocar a los hermanos mientras él daba palmas… de perfil y en sombras.

OSCAR CUBILLO

Este es un YouTube de su actuación en la Sala BBK.

«Me influye todo lo que se mueve, como los muñequitos de los semáforos» (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

«Me influye todo lo que se mueve, como los muñequitos de los semáforos»
(foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

+++ ENTREVISTA +++

Israel Galván: «Yo nací dentro del baile»

Recuperamos esta conversación que mantuvimos en mayo de 2012

con el bailaor flamenco. El texto no ha perdido actualidad y Galván

hablaba de su coreografía ‘La curva’, sucesora de la exitosa ‘La edad de oro’

 

Luminaria del baile flamenco más avanzado es Israel Galván (Sevilla, 1973), capaz de zapatear como los hombres de antaño y de quebrar las formas del cuerpo y de utilizar objetos como los danzarines de la vanguardia del ballet. En cuarteto mixto músico-vocal representó en Vitoria (Teatro Principal, viernes 18) y en Logroño (Teatro Bretón, sábado 19) su coreografía ‘La curva’, plena de contrastes, tendente al experimento y premiada en los Max de las Artes Escénicas.

Galván la considera la segunda parte de su celebrada ‘La edad de oro’, y antes de su visita nos atendía por teléfono desde Sevilla, donde reside, en un hueco rascado a su intenso plan de ensayos de su próximo espectáculo, que tratará «del genocidio de los gitanos en los campos nazis».

Le han concedido un premio MAX, que es de teatro.

Sí. Ha sido en la categoría de mejor intérprete de danza y mejor coreografía. Por el espectáculo ‘La curva’, con el que voy a ir a Vitoria, precisamente.

También le concedieron el Premio Nacional de Danza 2005. ¿Cómo se otorga un premio así?

Se reúne un jurado de expertos y cada año se lo da a alguien. No es que tenga que bailar ante ellos para que me lo den, como si fuese un concurso. Es un premio por lo que ya he hecho.

¿Le caben los premios en casa?

Desde que empecé de chiquitito con las sevillanas, pues ya he ganado unos cuantos, je, je… La verdad que con los premios he tenido mucha suerte. No tengo ningún mal recuerdo. Un amigo mío me llamaba ‘Premio’.

¿Los expone en su casa?

No, no me gusta guardar en casa recuerdos míos artísticos. Yo en mi casa quiero ser una persona normal. Aparte que me recuerda al trabajo, evidentemente.

Gira tanto que vivirá de hotel en hotel, ¿no?

Hombre, la verdad es que con los años duermes más cómodo en los hoteles que en tu casa. Al final te sientes un poco raro en casa y tu hábitat se halla más relacionado con los viajes.

¿Cuántas veces actúa al año?

Unos años son más concurridos que otros. Este (2012) no es de mucho trabajo porque estoy preparando otra producción y he de buscar huecos libres para ensayar. Pero un año normal échale una media de quince fechas al mes.

Uno cada dos días… Sobre todo actúa en el extranjero. Es más apreciado en Francia.

Sí. El 70 % de mi trabajo lo hago en Francia. Aparte es el único país que me ha cedido un teatro como residente: La Ville de París. Por eso he de trabajar todos los años varios días ahí, y me dan ayudas y me dejan salas para los ensayos. A París voy a menudo y me hago a la zona, pero no tengo casa ahí.

Como todos los flamencos profesionales, habrá visitado países inopinados.

Sí. La verdad que los flamencos viajamos a sitios inesperados. El año pasado recuerdo que conocí Sidney, Islas Reunión, algunos países árabes… Cada año hay un sitio nuevo al que ir. He estado en Hungría, adonde no había ido nunca.

«La verdad que los flamencos viajamos a sitios inesperados» (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

«La verdad que los flamencos viajamos a sitios inesperados»
(foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Sus padres eran bailaores.

Sí, sí… Yo nací dentro del baile. Mis padres bailaban y les gustaba que yo bailara. Pero yo de chico no le echaba mucha cuenta. Y luego, ya de mayor, pues decidí bailar y encontré que sí tenía una vinculación con el arte y que la canalizaba con el baile.

¿Sus padres se ilusionaron ante su decisión?

Pues sí, se llevaron una alegría porque yo bailara. Es una cosa que han hecho ellos y digamos que les gusta que a su hijo le vaya bien.

¿Fue buen estudiante?

Mira, sí, aunque no saqué el Graduado. Pero me gustaba. Tuve un bache en octavo, me quedó una asignatura y nunca fui a recuperarla porque ya empezaron los viajes y entre una cosa y otra nunca me replanteé estudiar la que me quedaba. Quizá algún día… Me quedó una pero la verdad es que era bueno. Solamente que por un poquito de dejadez no la saqué.

¿Sus influencias al bailar?

Han sido mis padres y luego trabajé con Mario Maya y con Manuel Soler, que han sido maestros y símbolos. Mis padres eran familia, claro, y luego estos dos hombres fueron mis amigos, como si fueran mis tíos, ¿no? Esas son mis influencias primarias, y a partir de ahí me influye todo lo que se mueve, como los muñequitos de los semáforos. Cuando enfocas tu propia búsqueda te ves en una continua evolución, porque te cambia el físico y la mente.

A sus 38 años y al menos 20 bailando, ¿nota que el físico le responde menos?

No, al revés. Cada día me encuentro mejor porque con la edad me quito esa esclavitud que te da el querer quedar bien. El bailar como un adolescente para enseñar cosas. A mí me ha pasado eso de desear demostrar que puedo llegar a ciertas cosas. Como a mi edad ya no tengo que demostrar si tengo mucha fuerza, pues bailo lo que me pide el cuerpo en ese momento y en esta época. No hago el mismo baile que hace diez o quince años. Y los espectáculos son tu termómetro. Indican cómo te encuentras. Y en ‘La curva’ es donde yo me encuentro ahora.

¿Qué trata de expresar actualmente con su baile?

Tú bailas para que la gente te vea y sienta cosas. Simplemente eso.

Israel Galván de los Reyes, cada vez menos picassiano y más curvilíneo (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Israel Galván de los Reyes, cada vez menos picassiano y más curvilíneo
(foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Algunos le definen como un bailaor picassiano.

Bueno, esta onda me viene por basarme en los dibujos de Vicente Escudero, que los hacía impresionistas y con muchas líneas que se rompen. El baile flamenco es muy circular, redondo, pero también hay partes muy lineales. Cuando me meto en las líneas las intento llevar más allá.

La última vez que actuó en Vitoria fue con el espectáculo ‘La edad de oro’, en trío: baile, cante y toque.

Llevamos más de 200 presentaciones. Seguimos con ‘La edad de oro’ porque es un espectáculo muy libre, únicamente de palos de baile: soleá, seguiriyas… Es un concierto. Y digamos que es un formato cómodo porque técnicamente resulta muy fácil. Somos tres personas y no necesita tanta teatralidad técnica, ni dinero, porque hoy día es costoso llevar espectáculos grandes. Fue un acierto porque lo seguimos disfrutando al ejecutarlo y, aparte, debido a la situación económica que hay, se puede adaptar. Ha venido muy bien, aunque yo lo hice antes de que llegara la crisis esta.

¿Y qué es ‘La curva’?

Es como mi vida artística. Ronda entre mi casa familiar, de un concepto ortodoxo, y tomo esa curva para encontrar mi propia libertad bailando. Es como ‘La metamorfosis’ de Kafka, que también la hice. ‘La curva’ aparte es donde bailó Vicente Escudero, una sala que había en París, y yo hago un paralelismo entre el baile de Antonio Ruiz Soler, el primero que hizo martinete, y de Vicente Escudero, el primero en hacer seguiriyas. Son estilos muy diferentes y también se gira esa curva. Y hay dos mujeres, Inés Bacán, que simboliza la tierra del flamenco, el peso de la tradición, y el aire lo aporta el piano contemporáneo de Silvie Courvoisier. La una es de Alegría y la otra de Nueva York. Hasta los cuatro en escena somos Bobote al compás y yo bailando. El espectáculo entero es muy torcido, una curva. En definitiva: yo me encuentro cómodo en la curva, no en la línea recta.

OSCAR CUBILLO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: