Santiago Auserón & Orquesta Sinfónica de Bilbao: Ante 899 personas

Auserón fue el más elegante con su smoking de crooner (foto: E. Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Auserón fue el más elegante con su smoking de crooner (foto: E. Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Miércoles 22 de junio de 2016, Bilbao, Teatro Arriaga, 20 h, entradas de 10,50 a 35 €.

Lleno el miércoles el Arriaga por 899 personas para ver a la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS), con unos 70 maestros dirigidos por Ricardo Casero, al servicio del cantante Santiago Auserón (Zaragoza, 1954), alias Juan Perro y ex Radio Futura, varios de cuyos títulos fueron los más ovacionados del repertorio (‘El canto del gallo’, ¡a ritmo ska!, en el segundo bis). Con un suntuoso y variado libreto sinfónico bautizado ‘Vagamundo’ y arreglado por Amparo Edo Biol (aires españoles a lo Falla –con castañuelas en ‘El carro’ y ‘El desterrado’-, latinismos bastante soneros –‘La fonda de Dolores’, con el respetable coreando-, folk –en ‘El mirlo del pruno’-, ráfagas swing, cuerdas lujosas…), la BOS cursó muy por encima de Auserón y la fórmula no acabó de cuajar porque el zaragozano no canta estupendamente (y menos como un crooner sinatriano, a pesar de que salió vestido como tal, con elegante smoking) y además histriónico movía tanto la cabeza que su boca no estuvo siempre junto al micro (con lo cual se perdía la voz). Súmenle los nervios (evidentísimos en el primer tema, ‘Río negro’ en plan trágico y algo Morricone, ya diluidos en el último, en el tercer bis, un repetido ‘Annabel Lee’ de RF y mejor entonado que en su ovacionadísimo primer pase), algunos bailes tipo estatua del jardín botánico y que el protagonista no se impuso a la orquesta, y sabrán que el resultado fue insatisfactorio.

Fue una sesión «inolvidable para mí» -dijo él- y en 109 minutos (ovaciones postreras incluidas) sonaron 17 piezas (contabilizando dos veces la repetida ‘Annabel Lee’). La segunda parte se atascó, se desinfló y aburrió, aunque sonaron títulos de Radio Futura, el público dio palmas populistas, las mujeres le chillaron y con el contento se disimuló el entuerto. Bastante mejor estuvo la primera, a pesar de la irregularidad entre las adaptaciones. En esa primera parte Auserón descolló en las dos piezas swing algo Gene Kelly, cantando entre los huecos en ‘Pies en el barro’ (con la orquesta creciente) y ‘El forastero’. Risueño y teatral, también por ese tramo a alto nivel quedaron la onírica nana para asustar a los infantes ‘Duerme zagal’, con la BOS al servicio de la voz, y una latina ‘No más lagrimas’, sin arrojo porque Auserón no es un crooner, ni siquiera Tony Benett. En esta pieza libró, pero no pudo en la segunda parte con otra similar, ‘Obstinado en mi error’, con guiños orquestales a ‘Moon River’ y un ahogado Auserón muy alejado del Elvis Presley de la ‘American Trilogy’. Un poco aplanados salimos del Arriaga, sí. Llegó más lejos Juan Perro a solas en abril en Getxo, y así lo contamos. Y el día después, viendo a Bertín Osborne con una big band, pensé que podría adaptar el mismo repertorio con metales y más swing.

OSCAR CUBILLO

Auserón agradecido de corazón tras una velada «inolvidable para mí» (foto: Mr. Duck).

Auserón agradecido de corazón tras una velada «inolvidable para mí» (foto: Mr. Duck).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: