The Chris O’Leary Band: Concierto secreto

El quinteto americano: Pete Kanaras (guitar), Chris O’Leary (vocals & harmónica), Jason Devlin (drums), Matt Raymond (electric bass) y Andy Stahl (tenor sax) sobre el escenario del Billares de Romo (foto: Mr. Duck).

El quinteto americano: Pete Kanaras (guitar), Chris O’Leary (vocals & harmónica), Jason Devlin (drums),
Matt Raymond (electric bass) y Andy Stahl (tenor sax) sobre el escenario del Billares de Romo (foto: Mr. Duck).

Domingo 26 de junio de 2016, Romo / Getxo, Bar Billares, 20 h, entrada libre.

Por mor de lazos familiares y porque, tras una gira europea de dos semanas, regresaba el lunes en avión desde Bilbao a Estados Unidos, la blusera y neoyorquina Chris O’Leary Band dio un concierto secreto y gratuito el domingo en el bar Billares de Romo. Se llenó el bar (muchas matures bronceadas rubias) y el bolo duró tres horas y media contando al grupo telonero local: el versionero Riders, el número 200 que vemos este año. The Chris O’Leary Band, liderada por el cantante y armonicista que la nomina, estuvo en escena 144 minutos, descontando 20 de descanso entre los dos pases de la cita. El quinteto (en sexteto cuando se sumaba el saxofonista Javi) organizó una fiesta con epicentro en la presencia escénica de O’Leary, que desplegó sentido del humor (desde el manejo del público hasta las historietas que contó a mitad de algunas canciones), amplio rango vocal (entre el blues a lo Kim Wilson y el soul de Van Morrison), frondoso soplido armonicista (James Cotton le rompió el corazón cuando, a los 10 años y oía a Kiss, su padre le compró el LP de Muddy Waters ‘Hard Again’, contó en una presentación) y pegada al cencerro (¡al final rompió una baqueta!). A mitad del segundo set, comentó Pit, guitarrista de Fakeband: «el mejor concierto que se ha celebrado en la historia de Billares».

Avanzado el segundo pase, cantando ‘The Weight’ con cuatro coristas invitados (foto: Mr. Duck).

Avanzado el segundo pase, cantando ‘The Weight’ con cuatro coristas invitados (foto: Mr. Duck).

Fue un concierto divertido, un guateque con músicos solventes y versátiles (el batería con técnica jazz, el guitarrista de los punteos secos y el ritmo infalible, el saxo honker…), con numerosas versiones (a veces incrustaba fragmentos en otras piezas, como de Solomon Burke, de Little Richard, de góspel, del ‘Tequila’…) y un repertorio muy variado: carnavales de Nueva Orleans (‘Going Down To The Mardi Grass’ del Professor Longhair, ‘Take A Walk Down To Tipitina’s’), groove funk (‘Funky Broadway’ de Wilson Pickett), swing negroide (‘The Grass Is Always Greener’ –aquí un YouTube televisivo-) o humorístico vía Little Charlie & The Nightcats (‘Second Time Around’), ritmos palúdicos (‘Mujer de Luisiana’, igual de mala que abofetear a una abuela, parangonó en la presentación) y jungleros (‘I Wish You Would’ de Billy Boy ARnold), un par de títulos de Otis Redding (que remitieron a los Blues Brothers) y otro par de Levon Helm / The Band (‘Up On Cripple Creek’ y por el epílogo ‘The Weight’, con cuatro coristas invitados), rocanroles (ora espeso a lo Bob Seger stoniano, ora ligero como los Fabulosos Thunderbirds revisando a Chuck Berry…), boogie desmelenado (‘Shake That Boogie’ de Sonny Boy Williamson…). Tenían a la venta tres discos de los cuatro discos que han editado, y por ellos pedían 20 €. Por cada uno, ¿eh?

OSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: