40º Getxo Jazz / Dee Dee Bridgewater: Pendiente del móvil

La diva del jazz vocal en plena acción en su segunda visita a Getxo (foto: Mr. Duck).

La diva del jazz vocal en plena acción en su segunda visita a Getxo (foto: Mr. Duck).

Lunes 4 de julio de 2016, Algorta / Getxo, Plaza Biotz Alai, 21 h, 25 €, bono cinco conciertos 65 €.

BEV 40 GETXOJAZZ CARTELTras el teloneo del grupo a concurso (el Daahoud Salim Quintet de un pianista de Ámsterdam, Holanda, que a la postre ganó el certamen según el criterio del jurado y del público: fue elegido por ambos mejor grupo (3.750 €) y su líder mejor solista (750 €); además, grabó un disco en vivo en la última jornada, abriendo para Esperanza Spalding), el lunes en el 40º Getxo Jazz ofició el cuarto de los cinco cabezas de cartel, el nombre más grande del festival, el de la afrovocalista de 66 años Dee Dee Bridgewater, ganadora de tres Grammy que no agotó el aforo por apenas varias decenas de butacas.

La diva Dee Dee, que ya actuó en el 34º Getxo Jazz, en 2010 (así lo conté en El Correo Digital), con un tributo a Billie Holiday que elegimos entre lo mejor de ese año (sólo vimos 236 conciertos, qué pocos se organizaban comparados con ahora; esta es la lista con los 8 nombres óptimos), regresó al frente de un quinteto negro, experto empero muy joven (si los escuderos son jóvenes, se les suele pagar poco, diagnostiquen siempre los lectores) y vestido sin elegancia, con camisetas incluso. Acudimos a la plaza Biotz Alai esperando ver uno de los mejores conciertos de este 2016, pero por la pinta que también lució la estrella (bluyins, chupita vaquera y un blusón blanco; le suman el cráneo rapado y parecía una blusera de bareto) intuimos que no proyectaría todo su potencial (PD: Nos revela a toro pasado la organización: «el vestuario casual de Dee Dee se debe a que le perdieron las maletas en el vuelo y tuvo que salir con lo puesto… Estaba muy apenada».)

La vocalista de 66 años con sus cinco jóvenes expertos (foto: Mr. Duck).

La vocalista de 66 años con sus cinco jóvenes expertos (foto: Mr. Duck).

Y no lo hizo. El concierto número 209 que veo este año duró hora y tres cuartos para 9 piezas, dos instrumentales: el primero, la introducción de doce minutos (‘The Orbit’, original del trompetista de 30 años Theo Crocker), y el segundo cuando la diva hizo mutis a mitad del bolo por algo inesperado (y los cinco escoltas improvisaron con timidez otro tema de Crocker titulado ‘It’s Gonna Be Alright’). Quizá se largó la Bridgewater porque le habían comunicado algo por el móvil que miraba cada dos por tres en plena escena cuando sus escuderos soleaban, créanselo.

La descarada cantante mirando el móvil en escena durante algún solo de sus escuderos (foto: Mr. Duck).

La descarada cantante mirando el móvil en escena durante algún solo de sus escuderos (foto: Mr. Duck).

A pesar de no entregarse al máximo, Dee Dee demostró un amplio rango vocal (desde lo grave y rugoso hasta lo agudo y teatral) y se metió el público en el bolsillo desde que salió a escena (halagó: «Sois tan entusiastas, tenéis tanta energía… Me gusta volver a ‘Gexto’ y ver vuestras caras maravillosas») hasta que le regaló dos bises de estilo inusual en ella y con el público bailando en pie: el soul discotequero de Stevie Wonder ‘Livin’ For The City’ que le salió tinaturnesco, y el funk danzón ‘Compared To What’ cantado en su día por Roberta Flack y revisado por Dee Dee con baile y brincos con su sección de viento. Al margen de los largos solos de sus chicos (uno de hammond humeante a lo Jimmy Smith, varios de trompeta narcótica en plan Miles…), más adscrito al jazz fue lo previo al bis, con exotismos de su voz para el ‘Afro Blue’ de Mongo Santamaría, onirismo para el ‘The Music Is The Magic’ de Abbey Lincoln («una de sus letras más sencillas, ¿estáis preparados para un viaje espiritual?», planteó al introducirla), y swing presuntuoso y efectista en el ‘Filthy McNasty’ de Horace Silver, otra de sus favoritas, con ella luciéndose en el scat vocal, bailando, abanicándose… y chequeando el móvil durante el solo del trompetista, pues en este tema todos los músicos solearon.

Pero lo mejor fueron dos blues con scat de Dee Dee imitando instrumentos con su boca: un trombón en el genial ‘Blue Monk’ de Thelonius Monk («una de mis favoritas», informó sobre la cima de la cita con el respetable enardecido por sus alardes: ¿dónde habrá aprendido esta dama a hacer tales cosas?; la acabó y nos miró sonriendo segura, aguantando el chaparrón de aplausos) y una trompeta con sordina en el tradicional de Nueva Orleans ‘St James Infirmary’ que ella atribuyó a Louis Armstrong y en cuya introducción nos confesó sensual que ama la trompeta, que su padre era trompetista, su primer marido también, y las siguientes relaciones de su vida igual… Trumpets, trumpets, trumpets… Qué descarada…

OSCAR CUBILLO

Saludos antes de acabar, pues reaparecieron (foto: Mr. Duck).

Saludos antes de acabar, pues reaparecieron (foto: Mr. Duck).

Anuncios
Comments
One Response to “40º Getxo Jazz / Dee Dee Bridgewater: Pendiente del móvil”
  1. oscar cine dice:

    mmmmmm fue un concierto tirando a estupendo y leyendo tu reseña puede parecer que hubo mas contras que pros…cuando fue justo lo contrario.un poco roñoso;si.
    Aun recuperandome de lo de ayer.nunca hay que perder la Esperanza,pero a veces,dan ganas,no te creas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: