28º Getxo & Blues / Popa Chubby: El blues del hipopótamo (+ entrevista)

Popa Chubby en su único momento en pie, pidiendo palmas en la segunda canción, ‘Working Class Blues’ (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Popa Chubby en su único momento en pie, pidiendo palmas en la segunda canción, ‘Working Class Blues’
(foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Sábado 16 de julio de 2016, Algorta / Getxo, Plaza Biotz Alai, 21 h, 10 €.

bev 28 getxo & blues cartelBALANCE: No hubo bis en este uno de los mejores conciertos que hemos visto en 2016 y el mejor de un 28º Festival Internacional de Blues de Getxo con alto nivel artístico y con tres cabezas de cartel repitiendo presencia: Popa estuvo en 2002; Martha High vino con los músicos de James Brown y ya cantó el año pasado con la banda de Maceo Parker; y los escoltas del afrotexano Sugaray Rayford, los Travellin’ Brothers de Leioa, profetas en su tierra pues alcanzaron la mayor entrada con 1.195 personas, también actuaron en 2006.

Unas 700 personas, o sea menos de las esperadas y quizás merecidas (PD: nos cuenta la organización municipal que hubo 981 personas, pero imaginamos que entonces hubo muchas que no vieron el concierto entero o que nunca coincidieron tantas a la vez), para ver el cierre del 28º Getxo & Blues el sábado en la caldeada carpa de la plaza Biotz Alai de Algorta. Ofició el guitarrista de blues-rock Popa Chubby, un neoyorquino blanco y tatuado de 56 años, tan gordo que desde el inicio tocó sentado. Mal asunto: así sentado sólo estuvo BB King al final de su carrera por los kilos, la edad y las enfermedades. (PD: nos cuenta el manager español a toro pasado que Popa actuó sentado por estar convaleciente de una operación de rodilla.) Rebosando carne y grasas, asiendo una Fender Stratocaster vieja y maltratada, Popa se colocó en el lateral izquierdo de la escena y sus dos escuderos, un bajista negro y un baterista blanco que parecía le habían dado una coz en la cabeza, no le perdieron ojo por eso de las improvisaciones flamígeras que sembraron los 117 minutos del show con 14 piezas. A la postre, que estuviera sentado no fue óbice para que dominara el éter bajo la carpa, un entorno amplio, difícil y caluroso para dar un concierto.

Los dos escuderos no quitaban ojo a Popa, enfrascado en imaginativos punteos (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Los dos escuderos no quitaban ojo a Popa, enfrascado en imaginativos punteos (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

En semejante triángulo reminiscente del culto pianista Michel Camilo, Chubby y los suyos se pusieron a repartir cera desde los primeros compases, mediante ritmos huracanados a lo Stevie Ray Vaughan asaeteados por punteos en la escuela de su adorado Jimi Hendrix (‘Stoop Down Baby’). Con la gente ya arriba desde el arranque enlazó con un boogie rock vía George Thorogood (‘Working Class Blues’, blues de la clase trabajadora), que fue la única vez que Chubby se puso en pie durante unos segundos, dando la imagen de un hipopótamo saliendo del río. La acabó, dijo por vez primera «os queremos, Getxo», y se lució con otra hendrixiana versión del ‘Hey Joe’, creíble y con palmas del personal.

La acabó, comentó que aún recordaba su bolo en el Getxo & Blues de hace catorce años, presentó un blues-rock algo ZZ Top titulado ‘Tengo un ángel sobre mi hombro’, y de seguido avisó que iban a decelerar con el blues del difunto Freddie King ‘I Got The Same Old Blues’, otro cover creíble ejecutado cual grupo de rock sureño y con largos punteos a lo Clapton. ¡Qué ovación! A pesar de las largas improvisaciones ahí no sobraba ni una nota y la energía volvió a dispararse en el walkin’ bass texano ‘Goin’ Back To Amsterdam (Reefer Smokin’ Man)’, o sea la canción del fumador de marihuana, con Popa El Gordo (Chubby significa eso) echando mano de la slide, sobrado de facultades, operando cual currela del blues en modo entretenedor todoterreno, animoso, incansable y profesional.

La verdad que no sobró ninguna nota en los extensos y versátiles punteos de Popa (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

La verdad que no sobró ninguna nota en los extensos y versátiles punteos de Popa (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Tras tanta tralla se puso sofisticado en ‘69 Dollars’, un extenso alarde de recursos guitarrísticos: rumba, fusión, jazz, rollo Robert Cray, ráfagas de Santana… Quizá para tranquilizarse, para descansar los dedos, se sentó en una batería que estaba en medio de la tarima y apoyado por el baterista de la coz hizo el solo más tonto que hemos visto en la vida, aunque en Getxo hasta le jaleaban gritando ‘¡aúpa Popa!’. Tras tal punto bajo, el dilatado epílogo, en realidad la segunda mitad de casi una hora, estuvo preñada de versiones bien traídas: instrumental surfero para ‘El Padrino’ (Popa vestía una camiseta de la peli), otro instro rocanrolero en plan Steve Vai sublime para el standard ‘Over The Rainbow’ de Harold Arlen, una cima en plan shuffle a lo SRV (‘I Don’t Want Nobody’, original suya) y varias de los Rolling Stones (rocanrolera con uh-uhs ‘Simpatía por el Diablo’, intensa ‘Wild Horses’, y blusera ‘Love In Vain’ que en realidad es de Robert Johnson y que tuvo un tramo muy Elmore James en manos de Popa, que versiona este tema en tributo a los Rolling, nos contó después), y cuando le avisaron de que había que acabar, asintió, anunció que tenía CDs a la venta y que saldría a firmar autógrafos, se despidió con el ‘Aleluya’ de Leonard Cohen, coreado de modo místico por la carpa en pleno, qué contraste. Y no hubo bis, ya se ha dicho. De lo mejor del año, a pesar de lo dilatado y del ridículo solo baterista, quizá un truco para que valoremos más su digitación e imaginación a la única Stratocaster que usó.

ÓSCAR CUBILLO

El peor solo de batería que hemos visto en la vida (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

El peor solo de batería que hemos visto en la vida (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

 

+++ ENTREVISTA JULIO 2016 +++

***

«Tengo más de cien guitarras y una escopeta en casa»

***

El extremo y hendrixiano guitarrista de blues-rock cerró el sábado el 28º Festival de Blues de Getxo

con un bolo en el que, cumplió su promesa: «¡vamos a patear culos!»

 

Se hace llamar Popa Chubby, un juego de palabras con su gordura y con una expresión en argot referida a la erección, aunque nació hace 56 años en el Bronx neoyorquino con el nombre de Theodore Joseph ‘Ted’ Horowitz. Este año cumple 25 funcionando con su apodo Popa Chubby y aleando blues y rock según una fórmula que el interesado describe así: «los Stooges cruzados con Buddy Guy, Motörhead cruzados con Muddy Waters, y Jimi Hendrix cruzado con Robert Johnson».

Blanco, hipertatuado, insanamente grueso y con una estética de película de ciencia ficción o de malote en una serie sobre traficantes, Popa Chubby, antaño entretenedor punk y admirador de bandas como los Ramones y los Sex Pistols y hogaño profesional del circuito blusero, dirige su carrera, edita decenas de álbumes que graba en su estudio y licencia a sellos de todo el mundo, y hasta lanza DVDs en los que enseña a tocar la guitarra, explicando técnicas para el rockabilly afilado o el blues espeso.

Popa Chubby cerró en la plaza Biotz Alai de Algorta (21 h, 10 €) el 28º Getxo & Blues el sábado noche y le localizamos la tarde del lunes de esa misma semana perdido por Europa, en pleno trayecto entre sus actuaciones en sendos festivales de blues: la del sábado anterior en el Blues Cazorla, en Jaén, y la de ese jueves en el Mostar Blues Festival, en Bosnia Herzegovina. Nos contaba por e-mail: «En este momento llevo once horas de viaje desde Cazorla a Mostar, pasando por Madrid y Dubrovnik. ¿Qué he desayunado? ¡Una ‘tortilla’! (en castellano). Viviendo el sueño», ironizaba.

¿Dónde vive? ¿En Nueva York?

Vivo a una hora al norte de la ciudad de Nueva York, en el valle del Hudson, con mis hijas gemelas de 20 años de edad, Theodora y Tipitina, y con un perro pit bull de tres años.

¿Cómo lleva tanto largo trayecto por el mundo?

Me encanta actuar y viajar lo hace posible. Doy alrededor de 150 conciertos al año.

El 4 de julio, fiesta nacional de Estados Unidos, estuvo actuando en el B. B. King’s de Nueva York. ¿Ante qué tipo de público? ¿Turistas, patriotas…?

Fue un gran concierto. Había una buena mezcla de turistas europeos y de aficionados locales.

Otra imagen de la única vez que tocó varios segundos en pie, en la segunda canción, ‘Working Class Blues’ (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Otra imagen de la única vez que tocó varios segundos en pie, en la segunda canción, ‘Working Class Blues’
(foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

¿Cuántos negros van a sus conciertos? Hoy los jóvenes afroamericanos no tocan blues, ¿pero se animan a verlo en vivo?

No me fijo en el color. No me gusta establecer categorías. La música para mí es libre y pura.

Usted ya actuó en el Festival de Blues de Getxo en 2002. Supongo que no se acordará si da tantos conciertos.

Por supuesto que lo recuerdo. ¡Tengo el cartel pegado en la pared de mi estudio!

¿Y cómo será su actuación de este sábado?

¡Vamos a patear culos! ¡En serio!

¿Cuántas guitarras tiene y cuáles son sus modelos preferidos?

Soy dueño de más de cien guitarras. Mis favoritas son una Fender Stratocaster de 1966, una Les Paul de 1954 y una Gibson ES-5 de 1949.

¿Y cuáles son sus tres guitarristas favoritos? Seguro que uno es Jimi Hendrix…

Hay tantos, tío… Hendrix, Freddie King, Wes Montgomery…

¿Tiene armas? ¿Pistolas, revólveres, rifles…?

Me guardo una escopeta para la seguridad del hogar. No tengo ningún arma de mano, pero ya me gustaría. Me agradan las armas.

¿Ha servido en el ejército? ¿Alguna vez ha pensado en ello?

¡¡¡Nooo!!!

Su último disco se titula ‘Big, Bad And Beautiful’ (2015). Es un directo.

Esta grabación abarca 25 años de Popa Chubby. Lo mejor de lo mejor.

OSCAR CUBILLO

Ganándose la soldada con una Stratocaster castigada (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Ganándose la soldada con una Stratocaster castigada (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

+++ ENTREVISTA MAYO 2011 +++

***

«Jimi Hendrix era Dios»

 

El mastodóntico guitarrista de blues-rock Popa Chubby actúa hoy en Bilbao (Kafe Antzokia, 21 h puertas, 21.30 h show; 18-22 E) y promete «un conciertazo. Te lo garantizo. Iré con A. J. Pappas al bajo y Dan Hickey a la batería. Dejaremos que hable la música».

En realidad Popa se llama Ted Horowitz y nació hace 50 años en el peligroso Bronx neoyorquino. En gira y desde Marsella nos cuenta que sus tres guitarristas favoritos son «Jimi Hendrix, que era Dios, Johnny Winter, el mejor y más blanco intérprete de blues, y Randy Rhodes, el Campeón de Ozzy Osbourne». El paquidérmico, tatuado y de cráneo rapado Popa declara humildemente que decidió ser guitarrista profesional porque «no estoy calificado para nada más. Me despidieron de todos los empleos que he tenido».

El músico eléctrico no es un purista y al preguntarle por qué a la gente todavía le gusta el blues, replica: «Ah, ¿es así? Más bien opino que la gente lo que quiere es rock y pasar un buen rato». Muy rocanrolero es su último álbum, ‘The Fight Is On’, lleno de punteos que cruzan el espacio. «Este disco representa todo lo que soy: blues-rock duro desde el corazón. Grandes canciones estupendamente tocadas». Popa ha editado más de veinte álbumes en menos de dos décadas. Imaginábamos que se debía a que tiene su propio estudio de grabación, pero él da una razón más prosaica: «¡Es que tengo muchos hijos a los que alimentar y una esposa a la que le gusta la ropa!» (Galea, que tocaba con él; parace que ya no siguen juntos).

Neoyorquino de estética agresiva que posa con guantes de boxeo en portada de este último disco, cuyo título se traduce por ‘Empieza la pelea’, Popa Chubby no se declara contento tras la caza de Bin Laden: «Es un error estúpido regocijarse en la muerte de un enemigo. Prefiero pensar que la paz es posible y que todas las personas y creencias religiosas y espirituales son respetables. Dedico mi música y mi vida a la sanación y la paz. Así que no podemos alegrarnos. Musulmanes, cristianos, judíos, todas las personas desean que sus hijos crezcan y prosperen. Una vez que se libra una batalla, ya está perdida. Que haya paz».

ÓSCAR CUBILLO

Popa despidiéndose de Getxo, no hubo bis (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Popa despidiéndose de Getxo, no hubo bis (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: