Fiestas de Bilbao 2016 / Discípulos De Dionisos + Los Chicos: Amigos, compañeros y amantes

El chico Rafa Suñén, un tahúr con los cuatro ases escondidos (foto: Mr. Duck).

El chico Rafa Suñén, un tahúr con los cuatro ases escondidos (foto: Mr. Duck).

Sábado 27 de agosto de 2016, Deusto / Bilbao, Satélite T, 21 h, 10-13 €.

El sábado, el último día de conciertos en la Semana Grande bilbaína, lo arrancamos con una sesión doble en el Satélite T, donde presenciamos una interconexión costalera entre el rock and roll y los toros. En la plaza de Vista Alegre a hombros sacaron por la puerta grande al matador José Garrido, el gran triunfador de la feria, y en el Satélite T al menos tres veces un simpático y fornido espectador paseó a hombros entre la peña mixta, sudada (ellos) y perfumada (ellas), a Rafa Suñén, al cantante de Los Chicos madrileños, que montaron una fiesta rocanrolera con influencia del Elvis en Las Vegas y del Jello Biafra vaquero y sincopado, de los Legendary Shack Shakers camperos y de los Sonics garajeros, de los Black Lips de la eterna fiesta frat hasta el rock-a-billy de los MFC Chicken sin saxo, desde el boogie vía King Kurt hasta el punk de los Pogues.

El predicador Rafa Suñén a hombros de su simpático y fortachón costalero (foto: Mr. Duck).

El predicador Rafa Suñén a hombros de su simpático y fortachón costalero (foto: Mr. Duck).

Sin parar de dar saltos y cediendo espacias a los coros facilones (I don’t wanna, too tired…), ora negroides tipo King Salami And The Cumberland Three ora blancurrios a lo Rocket From The Crypt, Los Chicos fleshtónicos presentaron vestidos con chaquetas su sexto álbum, ‘Rockpile Of Shit’ (Folc Records, 16; este es su Bandcamp), y en 65 minutos para una veintena de temas ensuciaron el local (charcos de bebida había, oigan), jugaron con un troquel fotográfico de los Rolling Stones que adorna el bar («¡no respetáis nada!», les censuró un espectador cabal), hicieron el tren, tocaron de rodillas entre la gente, exhibieron sus mástiles como escandinavos, brindaron con pacharán, bebieron de los tragos que les ofrecían los fanáticos y así encadenaron esa veintena de piezas (versiones de MC5, New Bomb Turks y Stooges, guiños a Led Zeppelin, Eskorbuto…) capitaneados por Rafa, un incansable predicador vestido de blanco cual tahúr dominguero de Las Vegas (otra vez lo digo, sí) que se pavoneaba cual gallo en el corral, que se subía a la valla separadora del escenario y a la barra del bar y que al final nos bautizó derramando una botella de cerveza como si fuera champán… ¡Y Lo Pi, mujer de armas tomar, le respondió escupiéndole la birra de su propia boca!

El escalador e irrespetuoso Rafa Suñén esta vez subido a la barra del Satélite T (foto: Mr. Duck).

El escalador e irrespetuoso Rafa Suñén esta vez subido a la barra del Satélite T (foto: Mr. Duck).

Juan Holmes, el superdotado líder de Discípulos De Dionisos (foto: Mr. Duck).

Juan Holmes, el superdotado líder de Discípulos De Dionisos (foto: Mr. Duck).

BEV DDD setlistAl quinteto capitalino le precedió el cuarteto donostiarra Discípulos De Dionisos, inventor del porno-punk y cuyo líder Juan Holmes dijo que Los Chicos eran «nuestros amigos y compañeros, nuestros amantes» (de hecho, su sello Folc Records les ha habilitado este Bandcamp). En una hora clavada DDD ejecutaron 20 piezas bien montadas (coros facilones, letras ingeniosas que no abundan en la vulgaridad, las dos guitarras Gibson SG y Fender Telecaster Deluxe, más la gran base rítmica) de punk rock and roll arrasador (influjos de Zeke, Dwarves, Supersuckers, Adolescents, Dictators, Black Halos, Stooges, Nine Pound Hammer o, claro, los Misfits en el penúltimo y coreado corte, el cover ‘Skulls’) y acabaron casi en pelotas mientras desgranaban un repertorio de temática variada, desde la ludopatía (‘Mus o muerte’) y el fetichismo (‘Látigo rojo de cuero’, la favorita de Pablemos, el dictadorzuelo que azotaría a mujeres periodistas), hasta la politoxicomanía (‘Quiero ser yonki’, ‘Coca ardiendo’), la tecnología (‘Vagina eléctrica’), la cinefilia (‘Ron Jeremy’, ‘Seventeen’) o el hedonismo abarcador (‘Comer, beber, amar’, ‘Fin de semana’). Acabaron invitando a Los Chicos a cantar ‘Vas a probar mi puño’, en total nueve maromos en escena. «¡Bolazo guapo!», calificó un espectador, aunque a ver si van renovando el reper los discis.

OSCAR CUBILLO

El cuarteto dionisíaco donostiarra dio un bolo veloz y lubricado (foto: Mr. Duck).

El cuarteto dionisíaco donostiarra dio un bolo veloz y lubricado (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: