Fiestas de Bilbao 2016 / Crazy Cavan & The Rhythm Rockers: Retorno al pasado

El Loco Cavan y Los Roqueros Rítmicos en acción en el Kafe Antzokia (foto: Mr. Duck).

El Loco Cavan y Los Roqueros Rítmicos en acción en el Kafe Antzokia (foto: Mr. Duck).

Sábado 27 de agosto de 2016, Bilbao, Kafe Antzokia, 23 h, 20-24 €.

 

El rocker galés Crazy Cavan excitó a los nostálgicos idólatras del revival rockabilly de los 80 en un concierto escueto y de abono que retrotrajo a la adolescencia idealizada a la parroquia sabatina del Kafe Antzokia

 

El sábado 20 de agosto arrancamos la Semana Grande viendo a los tangueros Malevaje (Madrid, 1984) en el bar Satélite T deustoarra, y rematamos la Aste Nagusia el sábado 27 en el Kafe Antzokia encontrándonos con los idolatrados Crazy Cavan & The Rhythm Rockers (Newport, Gales, 1970). Ambos eran conciertos de abono y gozaron de estupendas entradas y del calor del público. Para que los lectores se hagan a la idea de lo que han cambiado las fiestas de Bilbao: en los 80 vi a estos dos nombres actuando en el programa municipal, a ambos en la Plaza Nueva, y ahora la iniciativa privada es la que nos trae a artistas, o entretenedores, que antes sólo venían si ponía dinero a fondo perdido alguna institución, pues no existía el circuito de giras internacional de ahora.

BEV CRAZY CAVAN cartelMi jefe de ese día en las labores de El Correo me dio licencia para relegar los actos del cartel oficial: la Priscilla Band bilbaína en la Plaza Nueva con su efectivo show tributo a James Brown que ya narramos en este blog cuando lo estrenaron en el Kafe Antzokia en abril; la canción romántica de la dominicana Ángela Carrasco en La Pérgola; el botellón juvenil con los DJs del alejado Parque Europa; y el metal céltico de los madrileños Mägo de Oz en Abandoibarra, en un macroconcierto con mal sonido y cantante flojo, según hemos leído en Internet. Así que pudimos ir al Kafe Antzokia, donde por 24 euros actuaban Cavan El Loco y Los Roqueros Rítmicos, iconos del rockabilly de los 80, cuando salieron Los Rebeldes, Loquillo, Matchbox, Shakin’ Stevens, Stray Cats… Actuaron teloneados por Charlie Hightone & The Rock It’s, que es un combo español empero el bautismo, y a los que no pudimos ver ni un ratito.

A Crazy Cavan le entrevisté en persona para mi fanzine Good Rockin’, después (¿o antes?) de su bolo en la Plaza Nueva, que se celebró en 1988 según nos data el entonces barbilampiño Didi. Cavan vino entonces en un paquete llamado ‘Rockin’ 80s’ y completado por el pianista Freddie Fingers Lee, al que con su ojo de cristal o bizco vi dormido y bebido en los camerinos (¿una roulotte?), y Breathless, la banda de acompañamiento, donde tocaban dos hermanos de Cavan: Colin y Pat Grogan. Recuerdo además que pernoctaron en una pensión del Casco Viejo.

Pero este sábado de 2016 comentó Crazy Cavan sobre el tablado del Antzoki: «Estamos contentos por volver a España. Esta es nuestra primera vez en Bilbao». Ya, porque antes había venido solo, este se trataba de su debut con los míticos Rhythm Rockers, un gran evento que reunió a la jauría rockabilly de Bilbao y alrededores: muchas chicas endomingadas y pintadas a la moda de los años 50 y dispuestas en los laterales, como si estuvieran en el baile de la película ‘Grease’, y muchos tíos con tupés engominados, camisetas idiosincráticas, botas y demás parafernalia fifties. Por cierto, mogollón de tipos, todos emocionados y muchos de ellos colocados, se subieron a las escaleras el Antzoki para sentirse cerca de los teddy boys británicos, impidiendo la visión al resto de la parroquia. Menos mal que Erlantz, de la seguridad del local, los hizo bajar a todos. «Vaya guerra han dado. Y eso que ninguno tenía menos de 40 años», nos comentó cuando le felicitamos por su labor.

En efecto, pocos o quizá ningún fan de menos de 30 habría el sábado noche en el Antzoki, pues la entrada era cara y la tribu tuperiana se renueva menos que la pirámide demográfica española. Todos esos fans de 40 y más, todos esos adolescentes de los 80 (vimos a Cavan, a Little Elvis, al mentado Didi, a Toni Metralla, al baterista actual de Los Reverendos Javi Caballero, o al guitarrista Carlos Beltrán, al que otro espectador definió como «nuestro Brian Setzer»; y no vimos pero creo que estuvo el rocker televisivo Iñaki López, el de La Sexta), se rindieron a sus nostalgias, evocaciones y pasado ante ese quinteto de viejos teddy boys galeses que arribó con una alineación muy original, con la ausencia del recientemente difunto bajista Don Kinsella (hace mucho que no tocaba con ellos), pero con la presencia del guitarrista solista Lyndon Needs. Y qué pinta gastaban los músicos con sus calvas, sus pelos canos, ralos y largos peinados hacia atrás, con sus narices de bebedores y las arrugas profundas surcando sus rostros morenos. Parecían agrimensores gitanos o taurinos tipo Antoñete o Victorino.

De edad ignota, con el rostro curtido como el flamenco Agujetas, o el torero Antoñete (foto: Mr. Duck).

De edad ignota, con el rostro curtido como el flamenco Agujetas, o el torero Antoñete (foto: Mr. Duck).

Crazy Cavan & The Rhythm Rockers facilitaron un retorno al pasado al dar un bolo de 25 temas en 73 minutos de sonido básico y con muchos gestos rocabilescos: gruñidos, hipos, gritos, onomatopeyas, coros… Sobre un tablado muy austero, apenas iluminado, se quedaron con la peña desde la primera, ‘She’s The One To Blame’. Y de seguido, obstinados en el ritmobilly sobre el carril boogie, se reivindicaron (‘Teddy Boy Rock And Roll’), resultaron magnéticamente misteriosos (la sónicamente muy moderna ‘Teddy Boy Boogie’), crearon pogo (‘Wildest Cat In Town’, o sea el gato más salvaje de la ciudad), cantaron melodías populares británicas (‘You Are My Sunshine’, ‘My Bonnie’…) y canciones de beber (‘Drinkin’ Wine Spo Dee O Dee’), se arrimaron al country (‘Tennessee Border’), facturaron proto-psychobilly crepuscular y lineal (‘Boogie Woogie Country Girl’) y tributos a Bo Diddley (‘Bye Bye Bo Diddley’: ¡aquí pensé que con tal sonido oscuro, retumbante, hipnótico, espiral e inusual los Rhythm Rockers podrían actuar en el festival BIME del BEC!), incidieron en el minimalismo transversal (‘Sadie’), el líder Cavan jugó con el pie de micro como Loquillo (‘Bop Pretty Baby’), se arrimaron al pub rock (‘My Little Sister’s Got A Motorbike’) y se despidieron en plan los Stray Cats (‘Boppin ‘n’ Shakin’’), tras haber creado una burbuja de rockabilly rasca-rasca europeo que en sus tiempos de gloria, cuando Cavan le pegaba al frasco y vivía de una chatarrería, no sonaba mucho mejor.

OSCAR CUBILLO

El veterano teddy boy galés Crazy Cavan Grogan en un instante muy boppin ‘n’ shakin’ (foto: Mr. Duck).

El veterano teddy boy galés Crazy Cavan Grogan en un instante muy boppin ‘n’ shakin’ (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: