La Red Bullet: El prólogo del 28º Villa de Bilbao

La Red Bullet, cuatro pamplonicas concentrados en un post-rock de banda sonora ambiental (imagen de móvil: O.C.E.).

La Red Bullet, cuatro pamplonicas concentrados en un post-rock de banda sonora ambiental (imagen de móvil: O.C.E.).

Viernes 9 septiembre de 2016, Bilbao, FNAC, 19 h, entrada libre.

bev-28-villa-cartelEste jueves 15 de septiembre comenzará la 28º edición del concurso de pop-rock Villa de Bilbao (esta es la web oficial) con un concierto triple en el Bilborock coprotagonizado por The Krav Maga (Reus, Tarragona), I Me Mine (Tolouse, Francia) y Redthread (Barcelona). El certamen se prolongará hasta el mes de noviembre, cuando se celebren las finales de los tres apartados: el marginal Elektrónika (día10), el especializado Metal (11) y el transversal Pop-Rock (12). Contando estas finales, en total habrá 16 jornadas de conciertos para los que se han inscrito 627 proyectos europeos: 463 al pop-rock, 122 al metal y 42 a la electrónica. 113 bandas aspirantes han sido de procedencia vasca, 72 de ellas vizcaínas. Se apuntaron 23 navarras y 37 extranjeras, de ellas 20 francesas y 4 británicas. La edad media de los miembros es de 30 años.

El viernes hubo un bolillo especial de presentación del 28º Villa en el FNAC, aunque ninguna pancarta lo anunciaba y el grupo, el pamplonés La Red Bullet, tampoco lo indicó verbalmente durante su actuación. Si le sumamos que la barra de la cafetería estaba cerrada y el saloncito apagado, con sólo unos foquitos iluminando a los cuatro joveznos navarros ensimismados y pegados a la pared del fondo, eso daba la sensación de ser una prueba de sonido, con lo cual no es de extrañar que una veintena de personas solamente atendieran su set de 45 minutos, a su gélido periplo a cámara lenta sobre terrenos ya explorados del post-rock eminentemente instrumental, con alguna voz breve agónica. La Red Bullet desplegaron muchos pedales ambientadores y oficiaron muy guitarreros (a veces el batería la abandonaba para agarrar una tercera guitarra) en un repertorio etéreo tipo banda sonora imaginaria (de hecho han puesto premiada música al documental ‘Pagoa, memorias de El Irati’; este es el Bandcamp) que se arrimó a la morosa languidez de Modelo de Respuesta Polar, evocó el aislamiento anímico y hasta espiritual del post-rock nórdico a lo Sigur Ros, y coló algún buen punteo progresivo, algún pasaje new age (sí) y la perenne estela The Cure.

Uno de los lapsos a tres guitarras, sin batería, de los joveznos navarros (imagen de móvil: O.C.E.).

Uno de los lapsos a tres guitarras, sin batería, de los joveznos navarros (imagen de móvil: O.C.E.).

No inventan, sino que se dejan llevar por lo interestelar ya cartografiado, y para eso sería mejor si apuraran más las gradaciones vía Explosions In The Sky, como hicieron en los óptimos dos tramos de su introspectiva actuación, que al acabar fue premiada con aplausos, un bravo y varios silbidos de la veintena de espectadores, muchos amigos, para más inri colocados en U, alejados del grupo y bastantes sentados en sillas que chirriaban al ser movidas.

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: