El gusto es nuestro: 20 años después

El póquer de voces españolas en la primera canción, ‘Hoy puede ser un gran día’, de Serrat (foto: Carlos García Azpiazu).

El póquer de voces españolas en la primera canción, ‘Hoy puede ser un gran día’, de Serrat (foto: Carlos García Azpiazu).

Sábado 1 de octubre de 2016, Barakaldo, Bilbao Exhibition Centre (BEC), 21 h, entradas de 49,71 a 101,21 €.

39 temas en tres horas y cuarto de Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Ríos y Serrat con su macroshow ‘El gusto es nuestro’ 20 años después. Mis favoritos: ‘Lía’, ‘Santa Lucía’, ‘El hombre del piano’ -¡de Billy Joel!- y ‘Quisiera ser’ -¡del Dúo Dinámico!-. Hubo 7.500 personas:

bev-el-gusto-es-nuestro-bec-cartel-1996No se agotó el aforo, pero estuvo lleno el sábado el BEC para ver el debut en Euskadi de la gira ‘El gusto en nuestro’, la que juntó hace veinte años a cuatro amigos: Ana Belén, su marido Víctor Manuel, el gran Serrat y el roquero oficial del reino Miguel Ríos. En efecto, hace veinte años, en 1996, entre el 8 de agosto y el 21 de septiembre, cuando este póker español abarcaba desde los 45 años de Anita hasta los 52-53 de Ríos y Serrat, dieron en dos meses 33 conciertos por la piel de toro para más de medio millón de paisanos según las cuentas oficiales. Pero no recalaron en Euskadi. Lo más cerca fue Pamplona y Santander. Y veinte años después, el sábado por fin nos desagraviaron con un concierto largo, muy largo, de 39 títulos (varios en duetos: al acabar uno Anita y Juan se dieron un pico) en tres horas y cuarto respaldados por una banda de 14 miembros a veces excesivos, por momentos sobrantes: dos coristas, tres teclados, tres guitarras, tres metales, dos percusiones y bajo. Con motivo de la efemérides, espoleados por el sello Sony, iban a dar sólo dos conciertos, en Madrid y Barcelona, pero vista la demanda han alargado la gira hasta las catorce fechas (esta es la web oficial). bev-el-gusto-es-nuestro-bec-cartel-2016

A ojo el aforo se ocupó al 90 % del BEC, nos cuentan que hubo 7.500 espectadores sentados. Gente mayor y de ambos sexos, sobre todo. ‘Jurassic Park’, comentó el fotógrafo Azpiazu al ver la larguísima cola justo antes de entrar, pero es que, a modo de show nostálgico propio de La Pérgola en fiestas de Bilbao, un par de los oficiantes compartieron comentarios similares en momentos monologuistas: Serrat diciendo que veía a muchos jóvenes en el BEC, quizá para acompañar a casa a sus mayores, y Ríos haciendo el chiste continuo de la edad hasta llegar al enajenamiento y a una autojustificación que no venía a cuento. Osó decir que pedía suero a las enfermeras y le daban rayas, tildó de plebe a los de las partes altas de las gradas del BEC casi lleno, y a los de las localidades más caras, las de más de 100 euros, les soltó que sólo sabían moverse para contar dinero… Esta estridente verborrea de Ríos pareció fuera de lugar, y también en el discurso de apoyo a los emigrantes, cuando pidió que se abolieran las fronteras, como si le doliera a él haber nacido a esta parte de la línea, como si él tuviera la culpa. Como si le jodiera tener pasta.

Miguel Ríos hizo vibrar al gentío en ‘Bienvenidos’, a veces traducido por ‘Ongi etorri’ (foto: Carlos García Azpiazu).

Miguel Ríos hizo vibrar al gentío en ‘Bienvenidos’, a veces traducido por ‘Ongi etorri’ (foto: Carlos García Azpiazu).

En el sábado noche de la dimisión de Pedro Sánchez y a pesar de su vitola de progres oficiales del reino, quitando el discurso autoexculpatorio de la conciencia de Miguel Ríos respecto al asunto de los refugiados y tal (la mayoría de los cuales abolirían, prohibirían el rock y hasta el pop, que no se le olvide), solamente soltó comentarios políticos, y de refilón, Víctor Manuel, cuando contó que la ONU pide que se exhumen 120.000 cuerpos de «hombres y mujeres» que permanecen enterrados en cunetas y tapias desde la última Guerra Civil española (bueno, si contamos 10.000 de Paracuellos y 33.847 cuerpos de ambos bandos en el Valle de los Caídos, crece bastante la cifra del horror, sí) y cuando hizo una referencia negativa a ese general que, por órdenes de la República, sofocó la revolución del 34 en Asturias (sí, el mismo general al que Víctor cantó en 1966 en su single ‘Un gran hombre’: «Gracias le doy / al gran hombre que supo alejar / esa invasión / que la senda venía a cambiar»; aquí va un link de la noticia).

Ana Belén fue la mejor y destacó en piezas como ‘El hombre del piano’ o ‘Lía’ (foto: Carlos García Azpiazu).

Ana Belén fue la mejor y destacó en piezas como ‘El hombre del piano’ o ‘Lía’ (foto: Carlos Gª Azpiazu).

Pero vaya rollo la política, ¿verdad? No nos vayamos por los cerros de Úbeda y artísticamente destaquemos que Ana Belén (María del Pilar Cuesta Acosta, madrileña de 65 años y 165 estilizadísimos centímetros de altura, primero de blanco y en el bis con vestido Olivia Newton-John) fue la más destacada de las cuatro estrellas españolas: ‘Contamíname’ en plan reggae con su marido, la estupenda ‘El hombre del piano’ de Billy Joel –vaya, puse Elton John en El Correo; al menos también la ha hecho Elton, ejem…-, ‘Cómo pudiste hacerme esto a mí’ de Alaska Y Dinarama mutada en swing manouche de cine negro por los arreglos de su hijo David San José, o ‘Lía’, que fue de lo mejor y abarcó el jazz, el pop o lo latino.

Un teatral y solemne Víctor Manuel (Víctor Manuel San José Sánchez, asturiano de Mieres del Camino, de 69 años) no le anduvo a la zaga: ‘Sólo pienso en ti’ -«la canción que más alegrías me ha dado en la vida, contribuyó a visualizar la discapacidad en este país», explicó al interpretarla-, ‘Cómo voy a olvidarme’ –muy bien de voz-, ‘Luna’ –en plan reggae-, ‘Asturias’ –muy folk y percusivo, «el segundo himno oficial de Asturias» lo calificó-…

Las pantallas eran LED, pero las visuales simples, como los dibujos de ‘Esos locos bajitos’ en el primer bis (foto: Carlos García Azpiazu).

Las pantallas eran LED, pero las visuales simples, como los dibujos de ‘Esos locos bajitos’ en el primer bis (foto: Carlos Gª Azpiazu).

Joan Manuel Serrat (Juan Manuel Serrat Teresa, barcelonés de 72 años; sus amigos le llamaban ‘Juan’ en escena) actuó con voz frágil y reservón, pero con mucha cercanía, carisma y sabiendo dosificar: ‘Cantares’ dejó por momentos que la entonara la gente; en la jazzer ‘Algo personal’ se le notó frágil vocalmente; en su segunda tanda a solas ‘Mediterráneo’ llegó suavita y recogida pero resultona, y ‘Lucía’ como una bonita y lenta canción de amor (ah, muchos echaron de menos ‘Penélope’).

Y Miguel Ríos Campaña (granadino de 72 años), que abandonó su anunciada jubilación para este tour, avisó: «Yo estoy puesto aquí por el rock and roll». Se definió «rijoso, salvaje, cachondo», y procedió aportando punteos en ‘Memorias de la carretera’, entonando ‘Bienvenidos’ con muchos espectadores bramando rejuvenecidos, trufando con más punteos de los tres hachas ‘Rocanrol bumerán’, y en su segunda tanda recuperando ‘Santa Lucía’, que fue de lo más emocionante del macroconcierto: la gente se ondulaba en sus sillas y le hacía la segunda voz y pataleó en las gradas a modo de ovación al acabarla. Ah, Miguel salió con chupa de cuero y se la cambió por una americana en los bises.

Serrat poniéndose pesado al presentar a la corista Ondina Maldonado (foto: Carlos García Azpiazu).

Serrat poniéndose pesado al presentar a la corista Ondina Maldonado (foto: Carlos García Azpiazu).

El show se hizo largo en varias presentaciones de músicos (14 en total; Víctor San José, el hijo de Víctor y Ana iba al tercer teclado; «el más guapo», como le presentó su madre) y en algún monólogo (Miguel Ríos consiguió que la gente hiciera la ola -ni Azpiazu ni yo nos levantamos, ¿eh?- y repitiera grititos como en el ‘Rock N Ríos’ o el ‘made In Japan’), aunque en general estuvo bien la velada, a pesar de las visuales facilonas (dibujos por ordenador, paisajes astures trucados…), la luz no tan suficiente en escena (había cuatro cañones pero se echaron de menos más vatios laterales) y los errores de sincronización de las cámaras por las tres pantallas LED retransmitiendo el macroconcierto.

Anita Newton-John cantando ‘Dime que me quieres’ ante los T-Birds Kenickie, Danny Zuko y Sonny (foto: Carlos García Azpiazu).

Anita Newton-John cantando ‘Dime que me quieres’ ante los T-Birds Kenickie, Danny Zuko y Sonny (foto: Carlos Gª Azpiazu).

Sonó bien la cita y, por señalar una pieza regular entre 39, digamos que lo más flojo fue la versión embarullada y con plétora instrumental del ‘Insurrección’ de El Último De La Fila entre Miguel y Anita. Y se puede contar que hubo tres bises. En el primero, sin abandonar antes el tablado, los cuatro estelares ejecutaron canciones suyas en conjunto y en versión más corta: ‘Esos locos bajitos’, ‘El blues del autobús’ o ‘El himno de la alegría’, ésta con la gente cantando como en misa y con los móviles a modo de velas. En el segundo bis quedaron bien las versiones individuales del ‘Dime que me quieres’ de Tequila por Anita Newton-John, ‘Quisiera ser’ del Dúo Dinámico a cargo de Mike Rivers (de lo mejor también, muy Bill Haley), el ‘Marcianita’ del argentino Billy Caffaro por Víctor con mucho swing, y un curioso ‘Are You Lonesome Tonight’ de Elvis en voz de Serrat, que cantó en inglés y recitó en castellano. Los cuatro cantaron ‘Fiesta’, hicieron mutis, las 7.500 personas corearon ‘mírala, mírala…’ y cayó el tercer bis: ‘La puerta de Alcalá’.

OSCAR CUBILLO

Saludos antes del tercer bis de los 4 protagonistas más los 14 componentes de la banda de acompañamiento: Ricard Miralles y David San José (pianos; David es hijo de Ana y Víctor), Josep Mas ‘Kitflus’ (teclados; mano derecha de Serrat, miembro nuclear de los grupos de rock progresivo Pegasus e Iceberg), Javi Saiz (bajo), José Nortes –mano derecha de Miguel Ríos-, Osvi Grecco, David Palau (a las tres guitarras), Vicente Climent (batería), Amado Zulueta (percusiones), Santi Ibarretxe (saxo y flauta; jazzman bilbaíno, escudero habitual de Ana Belén y pluriempleado en particulares proyectos iconoclastas pero con humor, caso de Primital Bros.), Patxi Urchegui (trompeta), Roberto Bazán (trombón), Marcela Ferrari y Ondina Maldonado (coros). (foto: Carlos García Azpiazu).

Saludos antes del tercer bis de los 4 protagonistas más los 14 componentes de la banda de acompañamiento: Ricard Miralles y David San José (pianos; David es hijo de Ana y Víctor), Josep Mas ‘Kitflus’ (teclados; mano derecha de Serrat, miembro nuclear de los grupos de rock progresivo Pegasus e Iceberg), Javi Saiz (bajo), José Nortes –mano derecha de Miguel Ríos-, Osvi Grecco, David Palau (a las tres guitarras), Vicente Climent (batería), Amado Zulueta (percusiones), Santi Ibarretxe (saxo y flauta; jazzman bilbaíno, escudero habitual de Ana Belén y pluriempleado en particulares proyectos iconoclastas pero con humor, caso de Primital Bros.), Patxi Urchegui (trompeta), Roberto Bazán (trombón), Marcela Ferrari y Ondina Maldonado (coros).
(foto: Carlos García Azpiazu).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: