Kraftwerk: Mundo de computadoras

Panal de lo ofrecido en las visuales (mosaico: Mr. Duck).

Panal de lo ofrecido en las visuales (mosaico: Mr. Duck).

Martes 11 de octubre de 2016, Bilbao, Museo Guggenheim, 22.15 h, 70 €.

Esta no es una crítica negativa. Ni siquiera irónica. Es la visión de un concierto según el prisma del gusto personal. El martes acudimos a la quinta cita de las ocho organizadas en el Guggenheim -para celebrar su vigésimo aniversario en Bilbao- por los alemanes Kraftwerk (Düsseldorf, 1970), pioneros de todo lo peor que va alcanzando la música: la electrónica, lo industrial, el techno pop, los efectos especiales robóticos o espaciales dilatados hasta el tedio absurdo, el bakalao, el dance, el elektro … Todo mecánico, reiterativo, gélido y sin alma (por ejemplo en esa velada, la prototecnología de ‘The Manmachine’).

Panorámica circular del lobby del Guggenheim, con el puesto de merchan y la taquilla, más varios humanos antes del acto con los cuatro androides teutones (imagen de móvil: Mr. Duck).

Panorámica circular del lobby del Guggenheim, con el puesto de merchan y la taquilla,
más varios humanos antes del acto con los cuatro androides teutones (imagen de móvil: Mr. Duck).

Los cuatro androides teutones (sólo resiste un fundador original, el ubicado a la izquierda Ralf Hütter, ciclista, vocalista y músico clásico nacido en Krefeld hace 70 años), ataviados como Spidermen de luto, reproducían ese día su LP ‘Computer World’ (EMI, 1981; se puede oír completo en YouTube) y en el arranque de su set de 124 minutos y una veintena de tramos eminentemente instrumentales (¡con un bis muy dance!) reprodujeron 5 de sus 6 cortes (según el setlist se les quedó en el tintero, en el toner, el último corte del vinilo, ‘It’s More Fun To Compute’).

Pantallazo del LP recuperado casi en su integridad, ‘Computer World’ (EMI, 1981) (imagen de móvil: O.C.E.).

Pantallazo del LP recuperado casi en su integridad, ‘Computer World’ (EMI, 1981) (imagen de móvil: O.C.E.).

Las gafas necesarias (Mr. Duck).

Las gafas necesarias (Mr. Duck).

Sus ritmos mecánicos en espirales en eterno retorno (desde Jean Michael Jarre hasta The Prodigy y vuelta a empezar) se percibieron muy bien (sonaron sólidos, discernibles, impactantes…), a pesar de emitirse en el atrio del Guggenheim, que es una alta chimenea. El espacio caluroso estaba lleno de gente estabulada como en la zona de embarque de un vuelo barato (el aforo oficial máximo eran 800 personas), y se asemejaba a la masa alienada de ‘Metrópolis’ debido a las gafas necesarias para seguir las visuales en tres dimensiones del show, del quinto capítulo de su panorámica ‘The Catalogue – 1 2 3 4 5 6 7 8’ (vendían la caja integral en el lobby a 180 eurazos, sin factura imagino). Eran unas visuales atávicas, binarias, setenteras, a veces naíf (por ejemplo las del coche en ‘Autobahn’), mayormente cuadriculadas (‘Metropolis’ con sus edificios estirados y básicos tipo planos de los rascacielos de Ermua). Ciertamente, esas visuales ya han sido adelantadas por la vanguardia. Ya son retros (los neones de ‘Neonlights’, un techno flotante que a Pato le recordó a Bryan Ferry).

‘Radio Activity’ en Harrisburg, Chernobyl… Fukushima.. (imagen de móvil: Mr. Duck).

‘Radio Activity’ en Harrisburg, Chernobyl… Fukushima.. (imagen de móvil: Mr. Duck).

El respetable, concentrado (en todos los sentidos) y abducido (a nuestra vera una chica con zapatillas luminosas rojas no cesó de bailar sonara lo que sonara), atendió con curiosidad y nostalgia un listado a la postre monotemático, repetitivo (desde el propio arranque con ‘Numbers’, del LP protagonista pero menos) y con efectismos primarios (el temor nuclear de ‘Radio-Activity’ y su actualización con la cita a Fukushima). No obstante, en la segunda mitad del set palpitaron en el sonar lapsos con más viveza. ¿Lo mejor del martes manufacturado por este paradigma primigenio bautizado Central Energética en alemán? ‘The Model’, lo más cercano a una canción que han lanzado en single Kraftwerk; el final de ‘Tour de France XL’, intenso y con las imágenes ciclistas en blanco y negro insertadas igual de bien que en una atracción de Futuroscope; el futurismo lineal, delineante por los raíles, de la ferroviaria ‘Trans Europe Express’; o los arreglos reconocibles de ‘Roboter / The Robots’, donde las imágenes de la pantalla mostraban a los robotitos tristes como pinochos, como humanos a los que habían robado el alma, con sus ojos abiertos por el horror vacui.

‘We Are The Robots’, papá-pa-pa-pa (imagen de móvil: Mr. Duck).

‘We Are The Robots’, papá-pa-pa-pa (imagen de móvil: Mr. Duck).

Acabó el bis, se oyeron muchas voces de espectadores alemanes y los fans elogiaron el concierto. Cuestión de gustos, no más. Pero había que estar (fue mi concierto número 301 de este 2016) porque Kraftwerk son historia viva, influencia seminal… y ahora arte contemporáneo. (Por cierto, entre mis amistades de Facebook hay mucha gente variopinta, y a veces insospechada, que mostró orgullosa la entrada de su día elegido de los 8 de esta retrospectiva).

OSCAR CUBILLO

En el merchan se vendían el maillot a 55 €, camisetas masculinas de diversos diseños a 30 €, la caja integral ‘The Catalogue – 1 2 3 4 5 6 7 8’ a 180 € (imagen de móvil: O.C.E.).

En el merchan vendían el maillot a 55 €, camisetas masculinas de diversos diseños a 30 €,
la caja integral ‘The Catalogue – 1 2 3 4 5 6 7 8’ a 180 € (imagen de móvil: O.C.E.).

Los ocho conciertos (téngase en cuenta que se descarta para el recuerdo sus tres primeras obras, donde no jugaban con la electrónica):

Autobahn (1974) – 7 octubre

Radio-Activity (1975) – 8 octubre

Trans Europe Express (1977) – 9 octubre

The Man-Machine (1978) – 10 octubre

Computer World (1981) – 11 octubre

Techno Pop (1986) – 12 octubre

The Mix (1991) – 13 octubre

Tour de France (2003) – 14 octubre

Comments
4 Responses to “Kraftwerk: Mundo de computadoras”
  1. Hola, el único tema que nunca han interpretado en sus shows del álbum Computer World es “Computer World 2 “. “It’s more fun to compute” lo interpretan mezclado con “Home Computer”.

    • Nacho, gracias por tu aportación. Como indico en el texto, yo me atuve al setlist oficial emitido por el propio grupo al acabar el concierto. Comprobé a toro pasado si había sonado la canción no consignada, ‘It’s More Fun To Compute’, y me sonó familiar lo que oí en YouTube. Sin embargo, entre tanta estela espiral y sintética de Kraftwerk no me atreví a plasmar si era la mía una impresión subliminal, original, repetida… Gracias de nuevo.

      • El setlist remitido esa noche:

        Please find as follows yesterday´s setlist: Computerworld

        ____________

        N U M B E R S

        C O M P U T E R W O R L D

        H O M E C O M P U T E R

        C O M P U T E R L O V E

        P O C K E T C A L C U L A T O R

        AUTOBAHN

        RADIO – ACTIVITY

        SPACELAB

        THE MODEL

        NEONLIGHTS

        THE MANMACHINE

        TOUR DE FRANCE

        TOUR DE FRANCE 03 XL

        ELECTRIC CAFE

        TEE

        R O B O T E R

        METROPOLIS

        ELEKTROKARDIOGRAMM

        BOING – MUSIQUE NON STOP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: