Diego Martín: De amor andalusí

Diego Martín (Cartagena, Murcia, 1979) en el FNAC bilbaíno (foto: Carlos García Azpiazu).

Diego Martín (Cartagena, Murcia, 1979) en el FNAC bilbaíno (foto: Carlos García Azpiazu).

Jueves 27 de octubre de 2016, Bilbao, FNAC, 19 h, entrada libre.

Quinto álbum, ‘Con los pies en el cielo’.

Quinto álbum, ‘Con los pies en el cielo’.

Cantante de pop amoroso en la onda andalusí es Diego Martín, cartagenero del 79 criado en Melilla (posiblemente por familia militar) que el jueves presentó en el FNAC su quinto disco oficial: ‘Con los pies en el cielo’, número 1 en iTunes al de unas horas. Diego alcanzó la fama con su primer disco, ‘Vivir no es solo respirar’ (2005), que casi llegó a las 100.000 copias legales físicas. El jueves vino en cuarteto acústico (batería, guitarra y piano) a presentar ante una cuarentena de personas la novedad en un bolillo simpático y cercano con 8 canciones en 37 minutos en las que rascó palmas mixtas y coros, y en un momento un espectador entonó tan bien que reconoció Diego: «Cantas mejor que yo. Tienes una voz muy bonita».

En el repertorio hubo tres piezas justitas (la primera por la lírica amorosa básica en versos tipo ‘es como amarme a mí’; alguna entonación de afinación dudosa en la tercera ‘Pero existes y existo’, aunque las chicas guapas del público se la sabían y mostraban complicidad; y partes de la séptima y penúltima donde cantaba ‘dentro, dentro’) y quizá porque al principio al sureño peinado como un futbolista y tatuado se le notó no tímido sino inseguro, aunque no le costó asentar ni su gracia ni su cancionero con el ronco melisma de Manuel Carrasco (‘Yo que lo hice por cantar’, su último single, en cuya introducción aseguró creer en reencarnaciones y que él ha nacido para cantar; este es el clip oficial).

El cuarteto ante la cuarentena de personas que siguió el bolo promocional (foto: Carlos García Azpiazu).

El cuarteto ante la cuarentena de personas que siguió el bolo promocional (foto: Carlos García Azpiazu).

Defendió el optimismo desde «levantarse por la mañana con alegría de vivir la vida, que es muy bonita», o sea con la devoción de El Arrebato mejorado (‘Siendo’, título de su anterior álbum, el cuarto), sostuvo baladas que probablemente han influido a Pablo Alborán (‘Déjame verte’, su primer gran hit, incluido en su mentado debut y en el disco cantado con Raquel del Rosario, la de El Sueño de Morfeo; «un antes y un después en mi carrera y en mi vida», dijo, e invitó a cantarla porque «esta sí la sabéis», y fue cuando el espectador le robó la tostada: «oigo por aquí uno que canta mejor que yo»), se matriculó en la escuela Alejandro Sanz (‘El hombre más pequeño’, del amor marchito: «porque ya no nos besamos / porque ya no pasa nada cuando las luces se apagan»; «ay, qué bonita, dijo alguien al presentarla») y emuló a menudo a su gran referencia Orozco, por ejemplo en la última, ‘Hasta llegar a enloquecer’, de su segundo disco, ‘Puntos suspensivos’ (07; «seguro que la habéis escuchado», avisó), la mejor cantada por notarse más suelto y tranquilo, y antes de la cual anticipó: «y luego firmamos discos, nos hacemos fotos y nos damos besos».

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: