CINE: ‘Un monstruo viene a verme’: Fin de la trilogía madre-hijo

 bev-un-monstruo-viene-a-verme-0-cartel

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 7 de octubre de 2016

*

Director: J. A. Bayona

*

Calificación: 3 estrellas de 5

*

Tráiler de ‘Un monstruo viene a verme’

 

Precisar en qué momento de su carrera y con qué intencionalidad comercial J. A. Bayona decidió dar carácter global a sus tres primeras películas, buscando un nexo común en la unidad temática (lo que ha venido a llamarse ‘La trilogía de la maternidad y la muerte’ o ‘La trilogía madre-hijo’), resulta complicado, especialmente cuando su amigo y guionista de ‘El orfanato’ (2007) y ‘Lo imposible’ (2012), Sergio G. Sánchez, no ha participado en la última película. En alguna entrevista, Juan Antonio Bayona (Barcelona, 1975) ha comentado que el primer conocimiento que tuvo del libro de Patrick Ness ‘Un monstruo vino a verme’ (la novela de 2011 escrita para público infantil y juvenil) fue gracias a Sergio G. Sánchez durante el rodaje de ‘Lo imposible’ (entrevista con El País, Gregorio Belinchón, marzo 2014). Solo de esta manera puede entenderse cierta coherencia entre guionista-director para la configuración de historias que poseen bastantes elementos comunes entre sí.

Ilustración de la novela infantil ‘A monster calls’ de Patrick Ness.

Ilustración de la novela infantil ‘A monster calls’ de Patrick Ness.

Si ‘El orfanato’ surgió de una idea de Sánchez, la conversión de esta idea en formato de guión técnico llevó más de un año al tándem director-guionista. La diferencia del ‘El orfanato’ con otro tipo de guión de cine de terror está en la personalización de la mirada, en centralizar la narrativa de la información en la madre protagonista, Laura (Belén Rueda). Una mirada que no ha podido librarse del peso de la memoria, de los fantasmas de la infancia, recuerdos velados por el trauma que, tras una elipsis temporal después del prólogo de la película, van surgiendo poco a poco para apropiarse completamente del mundo al que pertenece. ‘El orfanato’ crea cierta extrañeza al dejar que una misma visión fantástica sea compartida por dos personajes: Laura y su hijo adoptado Simón. Si la mirada de Laura se mueve mejor en la banda de la verosimilitud narrativa, dentro del género del drama psicológico, en el espectro de una realidad alterada por los secretos del inconsciente, las experiencias de Simón están mucho más encuadradas en el mundo del fantástico. Y es en esta tesitura donde reside el interés y al mismo tiempo las deficiencias de un film que no termina por decantarse por ninguno de los dos modelos.

Bayona va tejiendo un film en el que la complicidad de Laura con Simón se va consolidando gracias al rechazo del mundo real que les rodea. El “fantástico” o su correspondiente interpretación psicológica surgen del trauma y no solo conducen a un aislamiento social que obliga a madre e hijo a luchar contra los fantasmas exteriores (el niño con el rostro cubierto, la mujer de asuntos sociales que quiere llevarse al pequeño), sino que ambos protagonistas deben afrontar ese trauma que ella no ha podido solventar y que ha trasladado (mediante misteriosos lazos comunicativos) a su hijo.

En ‘El orfanato’, el niño con la cabeza cubierta es amigo de Simón y un fantasma para Laura.

En ‘El orfanato’, el niño con la cabeza cubierta es amigo de Simón y un fantasma para Laura.

Si consideramos que ‘El orfanato’ se realiza gracias al dinero aportado por Guillermo del Toro, y comparamos este film con otro apadrinado recientemente por el mexicano, ‘Mamá’ (2013) del argentino Andrés Muschietti, encontramos en ‘El orfanato’ una mayor independencia y un mejor dominio del equilibrio entre “el real y el fantástico”. Las semejanzas entre ambos films son evidentes, pero en el de Muschietti el final se inclina hacia el “fantastique”, dejando el film descompensado y completamente supeditado a la imaginería del cine de Del Toro. Si ‘El orfanato’ peca de algo es de lo contrario. La obsesión por centralizar la mirada en Laura lleva a que la película, durante bastantes minutos, caiga en el tedio, en una repetitiva sucesión de pruebas que Laura debe afrontar contra sus fantasmas interiores, tratando continuamente de evidenciar que la desaparición física de Simón se debe a sus problemas psicológicos.

Aunque Sergio G. Sánchez no participa en ‘Un monstruo viene a verme’, sus conexiones con ‘El orfanato’ son más profundas que con ‘Lo imposible’, ésta sí guionizada por Sánchez. En ‘Un monstruo viene a verme’ la relación maternofilial también incluye esa complicidad y esa traslación de visiones del fantástico (de madre a hijo) y las soporta sobre bases traumáticas psicológicas. Bayona centra en esta ocasión la mirada en el niño protagonista, Conor (Lewis MacDougall), al igual que lo hacía en ‘Lo imposible’, pero aquí la madre de Conor (Felicity Jones), a pesar de la enfermedad, sustenta con más fuerza a su hijo, más de lo que lo hacía Naomi Watts en el film precedente.

‘Un monstruo viene a verme’ puede verse como imagen especular, pero invertida, de ‘El orfanato’. Si en esta película los terrores de Laura eran imbuidos a Simón para poder ella hacer frente a su subconsciente dañado y reprimido y poder así luchar contra los miedos que le atormentan desde niña, en ‘Un monstruo viene a verme’ es la madre quien transmite a Conor los pensamientos, como vacuna, para ayudarle a fortalecerse ante el desafío personal y trágico que se le avecina. En ‘El orfanato’ la trasmisión se hace inconscientemente y desde el subconsciente, mientras que en ‘Un monstruo viene a verme’ la difusión de las imágenes soñadas se hace de forma consciente pero desde una naturaleza superior, en cierto modo divina. Una interpretación de la fortaleza humana que surge de la fe cristiana y que ya resultó fundamental en su anterior film: ‘Lo imposible’.

La madre de Conor es capaz de transferir a Conor las imágenes fantásticas que consolidan su fortaleza.

La madre de Conor es capaz de transferir a Conor las imágenes fantásticas que consolidan su fortaleza.

‘El orfanato’ es pesimista en su mensaje, trágico en su desarrollo y cruel en el desenlace. La conexión madre-hijo conlleva el discernimiento del problema psicológico de la madre a costa del sacrificio y muerte de su hijo, mientras que en ‘Lo imposible’ la conexión madre-hijo adquiere aliento épico, apoyado sobre las creencias religiosas y el amor materno-filial. En ‘Lo imposible’, María (Naomi Watts) lucha contra todo, arrastrada por la corriente, para rescatar a su hijo aunque después será su hijo quien haga un esfuerzo sobrehumano para auparla a lo alto de un árbol. Más tarde, el hijo cuidará de su madre en el hospital, pero cuando la pierde realizará un nuevo esfuerzo extraordinario para rencontrarse con su familia. La recuperación y salvación final de la madre se muestra como producto de un milagro, mediante una conexión extrasensorial que nace no sólo de la fe sino también del amor interior del niño hacia su madre. ‘Lo imposible’ deja de lado la naturaleza fantástica de ‘El orfanato’ para utilizar un suceso real sobrecogedor (un tsunami) y poner a prueba la unidad familiar. Pero es esa misma dificultad la que permite hacer consciente a la madre y el hijo de la grandeza de la fuerza interior y sublimar el amor que reside en ellos.

La grandeza de la fuerza interior y la sublimación del amor en ‘Lo imposible’.

La grandeza de la fuerza interior y la sublimación del amor en ‘Lo imposible’.

‘Un monstruo viene a verme’ toma de ‘El orfanato’ la naturaleza fantástica de la historia y de ‘Lo imposible’ su carácter religioso y su positivismo. También, al igual que en ‘Lo imposible’, la fuerza de los efectos especiales y la credibilidad de las imágenes son fundamentales para consolidar la narrativa. Por último, la potencia interpretativa de las actrices protagonistas es una constante en todos los films de Bayona.

Lo que da emotividad a la narrativa de ‘Un monstruo viene a verme’ es la conexión madre-hijo que, en esta ocasión, funciona desde la distancia, pero que, desde las primeras imágenes, está presente continuamente. La soledad que sufre Conor se suple con la simiente de amor que la madre implanta en él. La pesadilla del comienzo es fruto del miedo por la pérdida, pero el monstruo imaginario va desvelándose como protector, como fortaleza defensiva que nace del interior de Conor y que va descubriéndose en sucesivas etapas. El film, de esta manera, se estructura en tramos de aprendizaje, en historias que el monstruo va contando al niño y que son expuestas en la pantalla mediante imágenes de animación.

El film de Bayona presenta las mismas deficiencias de guión que sus películas precedentes, especialmente en las falta de ritmo y en la excesiva sensibilidad en los momentos trágicos. También los personajes masculinos quedan descolocados (en este caso, le corresponde al padre de Conor) y resultan superfluas la mayor parte de las tramas secundarias (el bullying que sufre Conor en clase o la dificultad de convivencia de Conor con su abuela –Sigourney Weaver-). Pero, por otra parte, ‘Un monstruo viene a verme’ contiene lo mejor de ellas: el dominio del fantástico (muy superior al de ‘El orfanato’), la conexión supra-terrenal que fluye entre madre e hijo y que se desvela como fortaleza inquebrantable (‘Lo imposible’), la presencia de lo religioso como modelo explicativo y la aplicación de un sistema de narración donde los acontecimientos anteriormente vistos son expuestos al final (mediante una sucesión de flashbacks) como explicación de lo acontecido para dar una lectura nueva a lo anteriormente visto (‘El orfanato’ y el cine de M. Night Shyamalan).

GERARDO CREMER

Las historias narradas por el monstruo son expuestas en pantalla mediante la técnica de la animación.

Las historias narradas por el monstruo son expuestas en pantalla mediante la técnica de la animación.

 

Comments
One Response to “CINE: ‘Un monstruo viene a verme’: Fin de la trilogía madre-hijo”
  1. oscar cine dice:

    yo incluso la pondría 2 estrellas.no me entusiasmo ni lo mas minimo en donosti y eso que en vos es notablemente mejor.Por cierto,vergonzoso lo de Telecinco,que bombardea con sus films durante meses,mientras todo el resto de la cartelera no existe.un repugnante boikot activo que dice mucho de un canal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: