Rodrigo Cuevas: El folclorista monologuista (+ entrevista)

Rodrigo Cuevas en su último tema, su hit clandestino ‘Ritmo de Verdiciu’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Rodrigo Cuevas en el último tema, su hit clandestino ‘Ritmo de Verdiciu’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Viernes 4 de noviembre de 2016, Bilbao, La Alhóndiga, 21 h, 8 €.

bev-rodrigo-cuevas-cartel-alhondigaEl viernes fuimos a dos bolos descacharrantes con bastante sentido del humor expelido desde los tablados. El segundo, el de los Young Fresh Fellows en el Antzoki, lo contaremos en el próximo post, Dios mediante, y el primero se montó antes en La Alhóndiga, donde actuó el icono gay Rodrigo Cuevas (este es su Facebook), asturiano de 31 años al que la promoción no sabe cómo presentarle: electro copla, agitador folklórico… Pues despistados llegamos al atrio del local, y debajo de la piscina, separado del resto del espacio por unos cortinones negros que algún curioso separó para fisgar sin intentar colarse, nos encontramos con un monologuista por momentos hilarante (el cuento del toro barroso) que se fue desnudando durante las 9 piezas que ejecutó en 62 minutos. Comenzó calzado con zuecos de madera de drag queen y tocado con montera picona, y completado por faja roja, camiseta de tirantes que rezaba ‘Asturies underground’, falda regional-cabaretera abierta por delante para dejar ver sus medias con ligueros, viril mostacho Freddie Mercury…

Su show, o sea su chou, no resultó tan techno ni tan bailón como auguran sus vídeos, aunque Rodrigo puso a la gente variopinta (preeminencia de universitarios veinteañeros) que llenaba el espacio habilitado debajo de la piscina de La Alhóndiga a bailar como en un chicharrillo durante el pasadoble («un género que me maravilla», introdujo) ‘María La Portuguesa’, de Carlos Cano (que en origen es un fado, ya saben). Ese fue uno de los tres mejores momentos musicales, junto con el ‘Alma, corazón y vida’ de Los Panchos y el cuplé ‘El polichinela’, célebre por Sara Montiel, que le salió muy tex-mex y donde logró que el respetable coreara los finales de las frases (ases…).

Curiosamente, estas tres piezas las interpretó al acordeón y fueron las más cercanas de un happening donde Rodrigo Cuevas ejerció la interacción (consiguió que la mayoría pusiera garras, que la generalidad coreara teatralizando, que la peña diera palmas…), usó loops para que el pandero cuadrado folclórico le sirviera de base rítmica, cantó techno espectral al gusto de David Lynch, hizo la danza del vientre en ‘Viva Grecia’ y folk puro con el pandero en ‘Vaqueira’, y para el final del bis reservó su éxito ‘Ritmo de Verdiciu’, que fusila el ‘Ritmo de la noche’ de Mystic (este es su clip oficial, y donde Rodrigo, se supone que ovetense aunque dijo un par de veces que su pueblo es el leonés Rodiezmo, al final de su strip-tease progresivo, ya ofició casi desnudo, con gayumbo negro, una sola media y los zuecos de drag queen, como atestigua el documento gráfico que abre este texto.

OSCAR CUBILLO

Con el acordeón logró sus mejores momentos, de los más orgánicos (imagen de móvil: Mr. Duck).

Con el acordeón logró sus mejores momentos, de los más orgánicos (imagen de móvil: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA +++

***

«Parecerme a Freddie Mercury es una casualidad»

***

Músico versado que se ha puesto de moda con su hit ‘Ritmo de Verdiciu’,

el gay astur nos visitó con su folk hondo, sintético y no tan dance

 

Desvergonzado icono gay con el espíritu modernizador de Hevia es el asturiano de 31 años Rodrigo Cuevas (este es su Facebook), músico de conservatorio al que le cuelgan etiquetas como las de ‘agitador folklórico’, ‘sex symbol de la copla’ o, tachán tachán, ‘el Freddie Mercury del folclore asturiano’. Sobre bases sintéticas canta canciones atemporales en diversas lenguas autóctonas y le interrogamos aprovechando su actuación en el centro de Bilbao. Nos atendió «desde la A-8, casi mi tercera casa este último año, después de Galicia, donde resido, y de Asturias, de donde soy». Sí, vive en una aldea pontevedresa con varios animales domésticos y su burra Sofía, y se ha puesto de moda gracias a su pintoresquismo respetuoso con el campo y la tradición, bastante berlanguiano a tenor de sus vídeos.

¿Se puede catalogar como artista o entretenedor a Rodrigo Cuevas?

Ambas cosas me pueden definir. Tengo una visión muy medieval del arte en la que no está muy definida la frontera entre contador de historias, musicante, bufón, artesano o artista.

¿De qué parte de la tradición mamas, con perdón? O sea, qué influencias tienes por la parte folk. A veces suenas a jota, que las hay por toda España.

Pues las fuentes en las que me baño van desde la tonada y los cantos de ritmo libre de toda la península a los charros y muñeiras más ‘tranceras’. Más que del folk, intento mamar de las grabaciones más arcaicas que escucho.

¿En qué sentido te influye Freddie Mercury? Aparte de la estética y el bigote…

Es una etiqueta que me ponen muy a menudo pero que yo no reivindico. El parecido físico es una evidente casualidad. Pero sí que me influye como creador, figura y, por supuesto, soy un enamorado de su actitud sobre el escenario.

¿Cantas todo en bable? O en asturiano, si prefieres.

No, también canto en castellano y en gallego. No me cierro a ninguna lengua. Poquito a poco. El viernes a ver si me atrevo con el euskera.

¿Qué tal escancias?

A dos manos y con los ojos cerrados, ja, ja, ja…

Rodrigo, folclórico regionalista, personaje cabaretero y aquí un poco diabólico (imagen de móvil: Mr. Duck).

Rodrigo, folclórico regionalista, personaje cabaretero y aquí un poco diabólico (imagen de móvil: Mr. Duck).

Cuidas mucho los vídeos, ¿verdad? Son pintorescos y berlanguianos.

Cuido mucho de mí mismo. Y cuido lo de seguir pasándomelo bien con cada cosa que hago. Así mantengo la frescura.

¿Sueles hablar de ti en tercera persona?

Nunca lo hago. Suena raro.

Lo digo porque inconscientemente he preparado las preguntas en tercera persona, no tratándote de usted.

Ya, la única que has dicho en tercera persona es la primera, la de catalogar a Rodrigo Cuevas. Luego me has tuteado, cosa que me encanta.

¿Cómo será el concierto en Bilbao?

Pues es un concierto en solitario. Bueno, no: espero que se llene la sala. Pero arriba del escenario estaré yo solo.

¿Y a qué tipo de público te diriges?

El espectáculo está dirigido a todos los públicos. El repertorio es de música más bien antigua, pero la puesta en escena es muy contemporánea.

¿Y cómo adaptas la modernidad en lo que a técnica o tecnología se refiere, tú que eres músico de conservatorio?

La modernidad, para mí, es la madurez. Es dejar de lado los lastres que no nos permiten avanzar y realizarnos como personas o sociedad. Me refiero a vergüenzas, prejuicios, juicios…. Si la tecnología ayuda, bienvenida sea.

Tu éxito es ‘Ritmo de Verdiciu’, que fusila el ‘Ritmo de la noche’ de Mystic. ¿Qué es Verdiciu?

Verdiciu es un pueblo de la costa central asturiana y un temazo que versa sobre el mismo. Se puede escuchar en el EP ‘Prince of Verdiciu’, que es el segundo que publiqué. También tengo un LP del año 2012 titulado ‘Yo soy La Maga’.

ÓSCAR CUBILLO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: