Leiva: En la cima

Leiva adaptándose a la sala vacía antes del show (foto: Facebook Leiva).

Leiva adaptándose a la sala vacía antes del show (foto: Facebook Leiva).

Sábado 12 de noviembre de 2016, Bilbao, Sala Santana 27, 22 h, 25-30 €.

‘Monstruos’ (Sony, 2016). Sobre la portada declaró al ABC: «Soy yo con nueve años. Esa foto está en mi nevera desde hace mucho tiempo. Me la hicieron para una promoción de cursos de kárate de mi barrio. Cuando ya había decidido el título, pensé que la imagen era representativa de lo que estaba contando, una batalla contra miedos infantiles, porque al final son miedos absurdos».

‘Monstruos’ (Sony, 2016).
Sobre la portada declaró al ABC: «Soy yo con nueve años. Esa foto está en mi nevera desde hace mucho tiempo. Me la hicieron para una promoción de cursos de kárate de mi barrio. Cuando ya había decidido el título, pensé que la imagen era representativa de lo que estaba contando, una batalla contra miedos infantiles, porque al final son miedos absurdos».

 

Entradas agotadas con antelación para ver en la Santana 27 el estreno de ‘Monstruos’, el tercer disco de Leiva

 

Si el viernes el cántabro Rulo, ex La Fuga, metió a mil personas de ambos sexos en la sala Santana 27 a 20 euros la entrada para la presentación de su tercer disco en solitario ‘El doble de tu mitad’ (Warner, número 1 en ventas, producido por Carlos Raya, se puede oír entero en YouTube), el sábado el madrileño en la cima Leiva, ex Pereza, agotó el taquillaje de la misma sala con antelación (1500 personas mixtas, a 25 + gastos; volvió a reconocer el esfuerzo que supone pagar una entrada y lo hizo en nombre de sus músicos y sus técnicos) en la gira de su tercer opus solanas, el bastante popero ‘Monstruos’ (Sony, número 1 en ventas durante tres semanas consecutivas, también producido por Carlos Raya, la mano derecha de Fito Fitipaldi, ya saben).

Ambos cantaron una canción titulada ‘M’ / ‘Eme’ y facilitaron los onomatopéyicos coritos nananá de la concurrencia (‘Cerca’, etc.). Si la peña asistente al bolo de Rulo era veinteañera-treintañera, en Leiva pareció rejuvenecer una década en promedio. Si Rulo en sexteto logró que el personal cantara a menudo, Leiva en octeto generó coros exultantes durante casi todas sus canciones, con las chicas entonando con tanto entusiasmo que a veces eso parecían Los Fresones Rebeldes. Desde un escenario muy chulo, roquero y espectacular, sonaron 22 canciones en 111 minutos y Leiva dedicó el show al difunto Leonard Cohen y ofició segurísimo al frente de su alineación, con César Pop (teclas), El Niño Bruno (batería), Juancho Sidecars (el segundo guitarrista, que es su hermano) o esa sección de viento doble que no dejó de bailar y aportaba las gradaciones souleras puramente americanas (y a veces arreglos más festeros, pachangueros casi).

Sonando en rojo ‘Superhermanas’ de Pereza, visto desde el córner derecho mirando al tablado (imagen de móvil: O.C.E.).

Sonando en rojo ‘Superhermanas’ de Pereza, visto desde el córner derecho mirando al tablado (imagen de móvil: O.C.E.).

Fue una cita triunfal aunque el orden de las canciones interrumpió la gradación absoluta. O sea que a mitad del concierto se atascó el subidón, aunque claro, quizá Leiva pretendió dosificar fuerzas, no asfixiar al respetable, cuando echó mano de la acústica e hizo varios lentos: ‘Vis a vis’, coreado en pleno y grabado en móvil por muchos, la vulnerabilidad eminentemente pop de ‘Monstruos’ (en cuya introducción se refirió sin citarle al señor Trump). Además, la redondez de alguna canción la rompió mediante solos y arreglos de directos que divergían del quid (‘Windsor’ de Pereza la dilató con punteos y palmas, ‘Miedo’ le quedó demasiado dispersa con lo bonita que es al insertarle cosas de Beck…) y en general quizá sonara más ligero y comercial, menos guitarrero y con más presencia de los teclados y de los metales (‘Guerra mundial’), aunque esto no lo aseguraría porque menos la última canción vi el bolo elevado, desde el córner derecho frente al tablado.

Pero estos detalles no resultaron ni imperfecciones ni defectos, sino formas de mirar y de ordenar un repertorio, ora popero, ora stoniano, que en general fue a más y que tuvo numerosos momentos apabullantes, emocionantes, comunitarios, roqueros, genuinos, sinceros… Por ejemplo estos: ‘Palomas’ (con los focos iluminando al respetable que coreaba a pulmón), ‘Ciencia ficción’ (un hit imperecedero, sensual, juguetón y con mucha clase), ‘Cómo lo tienes tú’ (uno de los títulos de Pereza, el de soy malo, malo, malo, rematado con fragmentos del ‘Hey Jude’ beatleniano), el pistolero ‘Sincericidio’ (grandioso autoplagio con el personal gritando ‘te quieroooooo…’), ‘Mirada perdida’ (más por el empuje de la gente, aunque la banda no flojeó) o ‘Lady Madrid’ (otro clásico de Pereza, éste para acabar el show, con la petición habitual de Leiva de que apagáramos los móviles y viviéramos el momento sin intermediarios ni distracciones, un tema con falso final y despedida con los músicos bailando ante el respetable en la despedida y con Leiva quitándose la camiseta, que arrojó a alguien del público, como la víspera lanzó las flores al respetable Rulo).

Pero ya ven que bien, es que hoy mismo volvería a ver a un Leiva en la cima si volviera a tocar cerca de casa. La sexta vez que le veo en solitario, por cierto.

OSCAR CUBILLO

Bailes finales de los ochos músicos después de sonar ‘Lady Madrid’, de Pereza también (imagen de móvil: O.C.E.).

Bailes finales de los ochos músicos después de sonar ‘Lady Madrid’, de Pereza también (imagen de móvil: O.C.E.).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: