Paul Simon: El pequeño explorador

Asegura su ex compañero Art (1,83 m) que Paul (1,60 m) se cree napoleón (foto: Facebook BEC).

Asegura su ex compañero Art (1,83 m) que Paul (1,60 m) se cree Napoleón (foto: Facebook BEC).

Jueves 17 de noviembre de 2016, Barakaldo, BEC, 20 h, entradas desde 60,50 hasta 99 €.bev-paul-simon-cartel

 

Hasta cuatro bises dio ante tres millares de personas un Paul Simon en deceto que paseó por diversas músicas del mundo y que espigó casi todos los grandes éxitos de Simon & Garfunkel

 

Triunfo de Paul Frederic Simon (Newark, Nueva Jersey, 13 de octubre de 1941, o sea 75 años) en un BEC ocupado por 3.000 y pico personas cómodamente sentadas para un show en deceto de músicos cambiando sus instrumentos y que en dos horas y media clavadas arbitró 29 piezas, entre ellas siete de las once de su celebérrimo y étnico LP ‘Graceland’ (1986, 14 millones de copias vendidas), una terna del reciente álbum ‘Stranger To Stranger’ (su 31º disco oficial en solitario; número 1 en UK, número 3 en USA) y, tachán tachán, media docena más del dúo hippie Simon & Garfunkel, a ojo todos los hits excepto ‘Mrs. Robinson’ (este es el setlist de la velada).

Fue un concierto más apropiado para un teatro con tanta sonoridad diversa, pero el recinto del BEC sonó bastante bien, quizá ayudado por unos cortinones gigantescos que taparon las gradas laterales vacías (y que tan bien vendrían en los conciertos eléctricos en el Palacio Euskalduna para evitar los rebotes en sus adornos de metal).

Con la calefacción a tope (que había mucha gente mayor, ironizó alguien a mi vera), con dos cañones de luz apuntando desde el grada de enfrente y con ninguna gran pantalla de fondo cursó un concierto ágil, sin apenas discursos de Simon, que antes de la 17ª pieza permitió hablar a su larguirucho guitarrista, que se presentó diciendo que es Vincent Nguini, de Camerún, y que lleva 25 años tocando con Simon, a quien definió como ‘gran explorador’ que ha superado dos pruebas muy peligrosas: logró pasar un día con una pantera negra a la que hipnotizó, y se tiró tres semanas en el bosque peleando con gorilas. Cara de ufano ponía Paul Simon al lado…

‘Stranger To Stranger’ su 31º LP solanas.

‘Stranger To Stranger’
su 31º LP solanas.

Fue una exageración, claro. Simon no es un ‘gran explorador’, por la cuestión del tamaño. A diferencia del grandioso Raphael, que entra y sale del escenario constantemente y cada vez que regresa admiras más su carisma y grandeza, Paul Simon apareció en cinco ocasiones (la primera salida y cuatro bises) y cada vez parecía más pequeño. Y es que Paul Simon mide 1,60 (Garfunkel mide 1,83 y ha declarado que Paul tiene complejo de Napoleón) y la poca altura se le notaba nada más aparecer entre las luces del tablado. Y cuando agarraba la guitarra a veces esta también parecía desproporcionada (yo lo puedo decir porque no soy mucho más alto…).

Además, Paul Simon exigió que le sacara las fotos desde lejos, detrás de la mesa de sonido (se trajo una que parecía el puesto de mando del Halcón Milenario). Algunos le acusaron del típico defecto de las estrellas progres, de esa gran contradicción que rechaza que se le vean las arrugas, pero quizá no fuese esa la razón: quizá fuere para salir en la imagen de cuerpo entero. Aparte que no había foso para los fotógrafos, ni vallas de seguridad delante del escenario. Así, en una ocasión Paul invitó a levantarse y a bailar al que le apeteciera y varios centenares de espectadores rompieron la disciplina y corrieron a saltar delante del tablado. Paul estrechó las manos de algunos, y otros, los que habían pagado 90 euros (más gastos, calculo que del 10 %) por las butacas delanteras más caras, echaban humo por tener tantas molestias delante (esta masa anárquica se sentó al de varias canciones y para los bises comunitarios se volvió a agrupar en pie en las primeras filas).

El público correctamente sentado, antes de que Paul Simon invitara a bailar al que le apeteciera (foto: Facebook BEC).

El público correctamente sentado, antes de que Paul Simon invitara a bailar al que le apeteciera (foto: Facebook BEC).

Empero, explorador sí que es el pequeño Paul Simon. Sus parlamentos fueron escasos y les contamos de memoria que quizá se limitaran a estos: el primer saludo abierto en castellano con un ‘bienvenidos todos’ y la invitación a bailar al que lo deseara antes de tocar el festivo tex-mex ‘That Was Your Mother’ (con acordeón lucido de Joel Guzmán); la narración de sus andanzas por el río Amazonas, en la jungla, donde probó la alucinógena ayahuasca en la introducción de ‘Spirit Voices’; la referencia a Olodum antes de interpretar ‘The Obvious Child’; y la explicación del gopichand, el instrumento hindú de una sola cuerda que usa en la novedosa, lobuna y aullada ‘The Werewolf’, que mostró a un Paul Simon aún artísticamente hambriento a sus 75 años.

Poco más hablaría la estrella clásica de la música popular occidental, pero mucho más exploró: lisergia moruna al gusto de Robert Plant en ‘Dazzling Blue’, el reggae caribeño de ‘Mother and Child Reunion’, sonidos andinos en ‘El cóndor pasa’ de Simon & Garfunkenl, voces sudafricanas en ‘Diamonds on the Soles of Her Shoes’ del LP ‘Graceland’, asimilaciones del afrobeat en el instrumental ‘Proof’ que abrió los bises) … Y abundaron los sonidos americanos, claro, a veces de raíz folk también: blues en ‘The Boy in the Bubble’ (este tema le gustaría a Kepa Junkera), soul en ‘50 Ways to Leave Your Lover’ (una de las canciones favoritas de Ariel Rot), ondas de Hawai en ‘Rewrite’, Nueva Orleans exuberante en ‘Me and Julio Down by the Schoolyard’ (que arrancó como el Springsteen de Rosalita y acabó con los silbidos del Professor Longhair), calcos de las baladas oscuras de Sting (‘Stranger to Stranger’, la pieza que titula su último disco), country dylaniano (‘Homeward Bound’, de Simon & Garfunkel) o baladas setenteras al estilo de Billy Joel (‘Still Crazy After All These Years’).

El deceto brillante, competente y engrasado visto desde lo alto del graderío (foto: Facebook BEC).

El deceto brillante, competente y engrasado visto desde lo alto del graderío (foto: Facebook BEC).

De voz anduvo un poco justo y por ejemplo se le notó en ‘America’, de S&G (con solo de saxo a lo Kenny G). Pero en general libró sin tacha. Sobre todo se le notaba al ser comparado con la potencia del pasado… y con los agudos que aportaba Garfunkel al dúo. Por cierto, de lo más bonito fueron dos grandes éxitos del dúo Simon & Garfunkel: en el segundo bis un ‘The Boxer’ con lalalás de misa hippie aportados por el respetable; y en el tercer bis un ‘The Sound Of Silence’ ejecutado a solas en escena con la acústica por el pequeño Simon, que él solo llenó toda la inmensidad del recinto, alcanzando la cima. Y el inesperado cuarto bis lo abrió con el ‘I Know What I Know’ del LP ‘Graceland’ y lo acabó con un ‘Puente sobre aguas turbulentas’ de S&G, que arrancó oscuro pero en el epílogo creció como el Elvis en Las Vegas. Muy bien Paul Simon y muy bien su más que competente, brillante, bien conjuntada y engrasada banda, a la que no presentó (el guitarrista camerunés se presentó solo, recuerden).

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: