Cordura: A lo Mars Volta

Beko (bajo), Unai (batería), Anero (voz, teclas) y Michi (guitarra) abriendo con el instro ‘Gravedad cero’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Beko (bajo), Unai (batería), Anero (voz, teclas) y Michi (guitarra) abriendo con el instro ‘Gravedad cero’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Sábado 26 de noviembre de 2016, Deusto / Bilbao, Satélite T, 20.30 h, 8-10 €.

A dos supergrupos fui a ver la noche del sábado en Bilbao: uno formado por incorruptibles habitantes de la escena clandestina, marginal y extrema, y otro compuesto por seis profesionales de proyección mundial (lo de estos se narrará en el siguiente post). El primer supergrupo, Cordura, completado por cuatro vizcaínos licenciados en el underground post-hardcore con bagaje en proyectos tipo John Merrick, PerroBomba, Eten, The EPs, Le Noise, Control De Plagas, etc., abrió una dupla en el Satélite T deustoarra (la cerraron los vitorianos The Soulbreaker Company presentando su quinto álbum, ‘La lucha’, pero no les pude ver) y en 53 minutos (de 8.33 a 9.27) sonaron unas 13 piezas (algunas ejecutadas unidas, soldadas, o sea seguidas).

‘El mal ya está hecho’

‘El mal ya está hecho’, audible en Bandcamp.

Ante una audiencia treintañera, barbada y más bien masculina, ellos vestidos con camisetas no uniformadas (tres impresas: de Faith No More, Wilco y Leonard Cohen), los cuerdos, con guitarra Fender Telecaster, bajo Fender Jazz Band, batería Ludwig, tecladito Korg y micrófono chapado en oro, batieron instrumentales crecientes vía Mars Volta (la apertura con ‘Gravedad cero’), piezas admonitorias y vigilantes contra lo alienante en plan Vetusta Morla con poso metalero (‘El cielo en contra’), inmersiones de Pearl Jam en el post-HC (‘Objetivo cumplido’), boogie metalero customizado para Stand Still (‘Más allá del muro del sueño’, de lo mejor de su sesión, con su epílogo progresivo que parecía otra pieza unida), más Mars Volta en plan científicos y radiactivos (‘La zona negativa’), más post-metal (la antigua ‘Punto de fuga’), rollo Battles orgánicos ( ‘Combustión espontánea’; «la canción favorita de todas nuestras madres, es un instrumental», introdujo su líder, el tatuado cantante Anero), lisergia algo Jefferson Airplane (el creciente ‘El mal ya está hecho’, título de su quinto y último disco, audible en Bandcamp), una versión de Trail Of Dead («mejor que a ellos en directo ya nos ha quedado», dijo Anero al acabarla) o adiós en quinteto para la metalizada ‘La tormenta de hielo’, pues se subió con una segunda guitarra Asier, de The Soulbreaker Company, que eligió una camiseta de Iron Maiden. Molaron mucho, y eso que siempre que les he visto han sonado por debajo de sus discos.

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: