CINE: ‘La llegada’: Visitas extraordinarias

bev-la-llegada-0-cartel

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 18 de noviembre de 2016

*

Director: Denis Villeneuve

*

Calificación: 3 estrellas de 5

*

Tráiler de ‘La llegada’

 

 

***

Mecanismos narrativos: componiendo los personajes y las relaciones personales

***

El reciente film del director canadiense Denis Villeneuve (Gentilly, Canadá, 1967) comienza nuevamente con uno de los tropos más habituales de su cine: el misterio creado durante la secuencia de apertura. En este caso, una secuencia-montaje que contiene, de forma figurada, la pregunta que quiere resolver la protagonista, Louise Banks (Amy Adams). Similar a muchas otras tantas secuencias de apertura del cine de Villeneuve (a destacar las de ‘Incendios’, 2010, ‘Enemy’, 2013, y ‘Sicario’, 2015), las imágenes de inicio de ‘La llegada’ son reales, oníricas y poéticas al mismo tiempo. El sistema empleado por el director para iniciar sus films, bien en sus movimientos de cámara, en sus encuadres y decorados específicos, bien en las estructuras de montaje empleadas, forma parte de las claves que ayudan a los protagonistas del film a encontrar un camino que les permita aliviar la angustia que les persigue, debido a ese misterio/pregunta que tratan continuamente de desentrañar.

La llegada en helicóptero a la zona de avistamiento abre la narración a la tercera persona, mediante una cámara que amplía el campo de visión con el movimiento.

La llegada en helicóptero a la zona de avistamiento abre la narración a la tercera persona,
mediante una cámara que amplía el campo de visión con el movimiento.

En el cine de Villeneuve siempre hay un misterio encerrado en las historias. Los personajes, desde el comienzo, buscan algo, tratan de encontrar respuestas a algo que les angustia interiormente. Aunque las historias de sus películas no son complicadas, el sistema narrativo empleado si lo es, ya que siempre busca la complejidad, utilizando todos los mecanismos narrativos descritos por el teórico David Bordwell en su libro ‘La narración en el cine de ficción’. Sus historias limitan la visión de lo que se muestra. Villeneuve propone un cine forzado e intensamente limitado en su punto de vista. En algunas ocasiones el punto de vista es múltiple, aunque Villeneuve lo separa marcadamente, encadenando el film por secciones identificadas por aquél que mira (tres miradas en ‘Incendios’ y ‘Polytechnique’ -2009-; dos miradas en ‘Prisioneros’ -2013- y ‘Sicario’). En ‘La llegada’ el punto de vista es prácticamente único, el de la profesora de lengua, Banks. A pesar de ese predominio del punto de vista, el conocimiento que tenemos del personaje sigue siendo limitado, ya que Villeneuve juega con la información que se traslada al público. La protagonista y el espectador buscan respuestas a las mismas preguntas (ya que estas las plantean los personajes que conducen la narración).

Hay una tendencia a aislar a los protagonistas en el espacio. En la segunda escena de la película, Louise Banks está dando clases en la universidad cuando uno de los alumnos le pide encender la televisión para informar a toda la clase de los sorprendentes acontecimientos que están sucediendo (una invasión alienígena). El director opta por limitar la información, no seccionando el sonido, pero limitando la imagen al primer plano de Louise observando el televisor. La ruptura de ese espacio limitado, aislado, se realiza posteriormente, abriendo el plano de manera objetiva (desde un punto de vista de tercera persona), para desvelar la realidad del mundo que rodea a la protagonista (un plano más alejado del anfiteatro que muestra a los alumnos, a la profesora y la pantalla del televisor).

El círculo se conforma como uno de los motivos visuales fundamentales en ‘La llegada’.

El círculo se conforma como uno de los motivos visuales fundamentales en ‘La llegada’.

La secuencia posterior, de Louise saliendo de la Universidad, también es representativa del estilo narrativo y visual de Villeneuve. La cámara sigue por detrás a la protagonista, una cámara siempre muy pegada a la espalda, pero el objetivo de la cámara se abre para mostrar el mundo exterior. Este espacio se va desvelando al espectador, con la lógica del plano-secuencia, a través del caos del mundo en el que se encuentran. Un caos que se muestra desde la distancia que genera la propia mirada y desde la limitación de la información antes indicada. Aunque Louise esté con más gente, Villeneuve, al forzar el punto de vista, sigue reforzando su aislamiento en el plano, pero remarcando que el aislamiento es más mental que real (una incomunicación psicológica de los personajes). El sonido pasa a ser algo fundamental en el cine de Denis Villeneuve, un mecanismo (junto al del cambio limitado del punto de vista por la tercera persona) que permite extender el mundo exterior al mismo tiempo que refuerza el encierro de los protagonistas.

La soledad de Louise, al igual que la de la mayor parte de los personajes del cine de Villeneuve, no quita para que el personaje trate de resolver las preguntas que al mismo tiempo marcan las reglas del triple conflicto del guión. Louise busca relacionarse con ella misma (el autoanálisis mediante el recuerdo), con otro científico designado para entablar contacto con los extraterrestres, Ian Donnelly (Jeremy Renner) y con el mundo exterior (la base militar localizada a los pies de una de las naves extraterrestres, así como los contactos con otros países a través de las pantallas de teleconferencias).

Para la introspección, el autoanálisis, la búsqueda de las respuestas en su propia mente, Villeneuve recurre (como en tantos otros de sus films) a los flashes de memoria. El mecanismo del raccord en estos saltos hacia atrás (o en tiempo circular, como ejemplifica la figura del círculo, principal motivo visual de la película) no es evidente y no está sujeto a los habituales paradigmas del cine clásico en el uso del flashback. Villeneuve usa el flashback con un doble propósito: promueve la sensación de laberinto de la memoria (por ello, la ausencia de raccord en el salto temporal desconcierta tanto al personaje como al espectador) y sirve como medio para encontrar las claves que puedan resolver la pregunta (o aquello que desconcierta a la protagonista).

Las relaciones personales surgen de un giro inesperado (como sorpresa para el espectador) pero son también parte de ese tratamiento de la narración que oculta información al espectador. Muchas veces, y es el caso de ‘La llegada’, esa falta de conocimiento en la relación existe también para los propios protagonistas, Louise e Ian, ya que desconocen aún las causas o secretos de esos lazos que les unen.

Por último, en el cine de Villeneuve la relación de los personajes con el mundo exterior se enfatiza con la poética de las imágenes (cercanas a las imágenes de sueños), pero que no reniegan del mundo real. Son imágenes realistas que al mismo tiempo imprimen belleza. Hay que destacar los planos, desde un helicóptero, de la primera visión, por parte de Louise e Ian, de la nave extraterrestre y del campamento militar.

El primer contacto con los extraterrestres de Louise Bank e Ian Donnelly: la belleza visual predomina sobre la acción.

El primer contacto con los extraterrestres de Louise Bank e Ian Donnelly: la belleza visual predomina sobre la acción.

***

Encuentros con nuestros monstruos

***

‘La llegada’ presenta coincidencias más que notables con dos films de ciencia ficción. ‘Encuentros en la tercera fase’ (1977) de Steven Spielberg y ‘Un monstruo viene a verme’ (2016) de J.A. Bayona. El film de Denis Villeneuve se mantiene a medio camino entre el relato fantástico y realista (documentalista) de Spielberg y la historia intimista e introspectiva de Bayona. El guión de Eric Heisserer podría haber resultado mucho más próximo al espectador, exento de sorpresas, si no fuera por la capacidad narrativa, visual e innovadora de Villaneuve.

Tras esa secuencia de Louise Banks en la Universidad y al igual que sucedía en ‘Encuentros en la tercera fase’, el ejército norteamericano se pone en contacto con ella para que pueda trabajar como “comunicadora” con la raza extraterrestre. En el trayecto hacia la base militar Louise conocerá a Ian, con quien tendrá más de un elemento en común. Tanto el factor sorpresa que preside la narración, como los mecanismos de lenguaje empleados para comunicarse con los seres del espacio, son coincidentes en ambos films. También lo es la información del tiempo, fuera de las fronteras de la Tierra, que puede no ser lineal, o simplemente regirse por reglas diferentes a las propias de nuestro planeta.

En este campo de narración fantástica, el del contacto de la raza humana con otras especies (curiosamente unos alienígenas con forma de araña gigante, igual al monstruo que aparece en la película ‘Enemy’ –así la reseñamos en este blog-), ‘La llegada’ deja mucho que desear. Sí es verdad que sus escenas sustituyen la espectacularidad spielbergeriana por la poética visual (misteriosas e hipnóticas las que muestran la primera entrada de Louis e Ian en la nave extraterrestre), por otra parte al film de Villeneuve le faltan la potencia, la fuerza y el dinamismo que sí tiene el film de Spielberg.

Por el contrario, en su comparativa con el film de Bayona, ‘La llegada’ maneja mucho mejor los secretos del autoanálisis. La escena final, incluido el dibujo y las figuras de plastilina que realiza la hija de Louise (la hija fallecida de cáncer cuya historia se muestra de forma acelerada en la secuencia-montaje de inicio de la película), desvela parte de los secretos mantenidos durante el resto del metraje y que son casi coincidentes en ambos films. Pero ese sensibilísimo de Bayona es sustituido por la frialdad expositiva de Villeneuve, por esa distancia que toma hacia sus personajes, a pesar de la cercanía con la que los filma.

GERARDO CREMER

La comunicación con los extraterrestres no llega a resultar tan interesante como en los ‘Encuentros en la tercera fase’ de Spielberg.

La comunicación con los extraterrestres no llega a resultar tan interesante como en los ‘Encuentros en la tercera fase’ de Spielberg.

Anuncios
Comments
One Response to “CINE: ‘La llegada’: Visitas extraordinarias”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] convierte en un puzle la mente de los protagonistas. Factores ya vistos en ‘La llegada’ (2016; así la contamos) y resueltos allí con mucha más libertad e […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: