Ulysses: El factor ambiental

Uno de los constantes raptos de cuidada tensión del cuarteto eléctrico inglés (foto: Mr. Duck).

Había casi más fotógrafos que gente… y que nadie nos pregunte si los fotógrafos son gente, ¿eh? (foto: Mr. Duck).

Jueves 12 de enero 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, 20 h, 12-15 €.

bev-ulysses-cartel

 

El electrificante cuarteto de Bath, hacedor de ‘rock-glam-psicodelia’, abrió su gira española de 10 conciertos consecutivos en una WOP Special Night en un Antxiki con quorum insuficiente

 

(Escribíamos antes del show: La explosividad de Supergrass, el costumbrismo britano de Beatles y Kinks, la exageración glam de The Darkness y The Sweet, cierta progresividad vía The Who, híbridos entre Thin Lizzy y Redd Kross… Como podéis comprobar en Bandcamp, todo eso manejan Ulysses en su tercer álbum, ‘Law And Order’ (Black Glove, 16), que suena moderno y potente gracias a la producción de Steve Evans (Robert Plant, Siouxsie, Goldfrapp…). Formados en 2003 en la medieval Bath, Inglaterra, por Robert Schneider (el yanqui de The Apples In Stereo, que abandonó la nave), los cuatro barbados, guitarreros y hippiosos Ulysses, que se autoetiquetan como ‘rock-glam-psicodelia’, abrirán en Bilbao su gira española de 10 fechas seguidas, sin días libres. Lo harán en una WOP Special Night, un bolo benéfico para la fundación Walk On Project, que busca fondos para investigar las enfermedades raras.) O. C.

El cantante y líder antes de que se cayera el cartel del patrocinador, la fundación WOP (foto: Mr. Duck).

El cantante y líder antes de que se cayera el cartel del patrocinador, la fundación WOP (foto: Mr. Duck).

Y esto escribimos a toro pasado. Dos buenos conciertos nos dio tiempo a ver el jueves en Bilbao: Ulysses a las 8 y Sidecars a las 9.30, como contaremos en el siguiente post. El ambiente en el primero fue frío y distante, y en el segundo muy caluroso y cordial, lo cual contribuyó al éxito de éste. Pues eso, que a las 8, en la sala superior del Kafe Antzokia, ante solamente una treintena de espectadores (casi todos tíos, y la más cool y contenta Amaia, La Reina) los ingleses Ulysses (Bath, 2003) ejecutaron un repertorio impecable, variado, duro y bien arreglado con cierto aire de audición, pues pareció haber escasa interacción ante el respetable tan escaso como frío, un público que por ejemplo nunca respondió a sus parlamentos (ah, la barrera idiomática…).

No obstante, todos los presentes disfrutaron del serio cancionero del cuarteto: 17 temas en 73 minutos, todos buenos, clásicos, bien traídos, con brillantes arreglos, coros casi constantes, guitarras carnosas, batería con pegada por los parches y panoplia estilística que abarcó desde el rock sudista hasta el glam.

Había casi más fotógrafos que gente… y que nadie nos diga si los fotógrafos son gente, ¿eh? (foto: Mr. Duck).

Los de Bath cuidan los abundantes coros (foto: Mr. Duck).

Los sólidos Ulysses supieron mantener la firmeza mientras reconocíamos influencias o coincidencias con Kinks (‘She’, ‘Smiling’), coros a lo ELO, Moody Blues y tal según Pato (‘Oranges & Mary’), brit pop entre Supergrass y Kaiser Chiefs (‘April Showers’, en el bis un ‘Taxi Driver’ tan redondo que parecía una versión, pero en realidad los de Bath solo tocaron originales), el clasicismo impulsivo de los Jam (‘Law & Order’, título de su tercer disco; el guitarrista dijo que en el merchandising lo vendían en casete por 7 € y en CD por 10, y que tenían camisetas a 15 €, a lo que el vocalista contestó que eran muy caras) o de los Beatles (‘Everybody’s Strange’, ‘Dirty Weekend’), la explosividad power-pop y glamurosa de Redd Kross (‘Typical Scorpio’, ‘Mrs Drawnel’ –en esta, la 13º, la electricidad hizo vibrar tanto el éter que se desprendió de la pared el cartelito del WOP, del patrocinador), ondas de los Raspberries según Tsustas (‘Come On This City’: la óptima de la velada y con dejes Thin Lizzy) y, por el epílogo, alguna prolongación en plan jam session (¡antes, en la octava pieza, hubo otra jam con guiño a Status Quo!) más un par de inflexiones vía Black Crowes. «Más cañeros que en disco», diagnosticó Pato.

No obstante, este bolo se llega a celebrar en finde, en sábado o viernes, y el calor habría hecho sudar a las paredes. Sin embargo, la escasa concurrencia quizá provocó que la atmósfera no se caldeara, ni arriba ni abajo del tablado. El factor ambiental, como indica el titular.

OSCAR CUBILLO

Selfie de La Reina con los cuatro Ulises y el amigo Tsustas el más a la diestra (imagen de móvil: Amaia).

Selfie de La Reina en el postbolo con los cuatro Ulises y el amigo Tsustas el más a la diestra (imagen de móvil: Amaia).

Comments
One Response to “Ulysses: El factor ambiental”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] esta peña entusiasta, calurosa y cantarina, al revés que con anterioridad en el show de Ulysses (así lo contamos), generó un factor ambiental que disimuló hasta lo casi imperceptible la cierta línea […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: