Lo peor de 2016

Buen telón de fondo lisérgico y mejores peluqueros tienen el guitarrista galo Dorian Sorriaux, la cantante sueca Elin Larsson, el batería sueco André Kvarnström y el bajista estadounidense Zack Anderson (ex Radio Moscow) (foto: Mr. Duck).

Blues Pills, salidos de la peluquería y con la sosita cantante sueca Elin Larsson (foto: Mr. Duck).

Ya se ha escrito en este blog que en 2016 me dio tiempo a ver a 387 grupos y artistas en directo. Algunos de ellos repetidos en distintos conciertos. Y ya se ha publicado la lista de lo mejor del año, con 12 shows escogidos. A continuación va la más escueta lista con los 5 peores conciertos del pasado año, como siempre ordenada de modo cronológico, elaborada al margen de cuotas desequilibrantes (se cuelan dos mujeres, vaya por Dios) y valorada según criterios objetivos.

Aspirantes a lo peor del año fueron el fúnebre montaje de los bailarines Kukai ‘Oskara’, los neoflamenquitos Morosito, la hija Soleá Morente (la salvó su banda), White Lines (teloneros de Blues Pills, que sí entran en lo pésimo), David Lindley en el festival Music Legends, ‘El Amor Brujo’ de Víctor Ullate, el musical (¿) de Jorge Javier Vázquez ‘Iba en serio’, las chicas de Redthread y los sintéticos Mind Driller que participaron ambos en el concurso Villa de Bilbao, Wild Beats en el BIME Live… Estos son los seis nombres que más merecen ser recordados entre lo peor del año:

 

1

Blues Pills. Marzo, Kafe Antzokia.

 

Un bluf que engaña desde el nombre. Su hard rock setentero de recorta y pega es flojo porque ni siquiera los ejecutantes forman un cuarteto amigo y unido. En un Antzoki lleno, con muchos jóvenes metaleros, los aburridos y paraditos Blues Pills nunca despegaron y su lastre fue su mayor atractivo: la cantante sueca Elin Larsson, rubicunda, guapa, sosa, tímida y monocorde.

 

2

Huelva, la luz del flamenco. Abril, Teatro Campos.

 

Subvencionada por la Excelentísima Diputación de Huelva y su Ayuntamiento, y protagonizada por Paco El Marismeño, su obrita más que flamenca fue folclórica (esas imágenes de sencillos bailes camperos) al encadenar en 68 minutos y unos 22 números sevillanas, roces cultistas, jotas genuinas, roncas baladas neoflamenquitas, ecos rocieros y fandanguitos del terruño. Pero la cosa llegó más allá del soniquete lineal, superficial, aplanado, opaco, aburrido, homogéneo y pretendidamente comercial.

 

3

Slim Jim Phantom & Furious. Abril, Sala BBK.

 

Somos fans, pero no nos lo tragamos todo. En la presentación en sociedad del primer Festival Music Legends se contrató al ex baterista de los Stray Cats, Slim Jim, que en trío alborotado y sin ensayar despachó una verbenabilly plagada de versiones donde, premeditadamente, la guitarra no se oyó nada y la caja de su minibatería no dejaba chasquear. Ni la barra libre sirvió de paliativo.

 

4

Buika. Mayo, Teatro Arriaga.

 

La zalamera Buika («guapos todos vosotros», nos llamó al saludar) cantó ronca, de modo aburridísimo, sin ninguna gradación, en plan Chambao orgánicos y a veces a lo Bebe mestiza, en lo que fue una suerte de fusión mestiza timorata con intención (frustrada) de mover al baile, pues apenas hubo interacción durante la ejecución, ni entre una Buika como ensimismada, distraída, y su banda que la miraba con prevención (señal de que el repertorio no estaba muy ensayado), ni entre ella y el respetable (que, insistimos, estuvo silente, estático, frío y mudo durante sus intervenciones), ni entre ella y el local (lo que ofreció e improvisó fue más propio de un club o de un bolo al aire libre que del marco de un teatro).

 

5

Danzig. Junio, Azkena Rock Festival.

 

En la jornada pasada por agua del 15º Azkena Rock Festival, ya por la noche sin aguaceros Danzig, ex Misfits, dio un bolo alucinante desde las primeras notas: sónido pésimo (hasta se escapaban acoples al principio), banda de traca que expelía una suerte de chirriante rock metalizado y periclitado, y un cantante fanfarrón que a sus 60 años ofició dinámico pero gordinflas, melenudo aunque se le veía el cartón, y desafinando como un descosido de principio a fin. Es que no entonó en condiciones ni una de las 17 canciones (arriba o abajo, pues perdí el hilo en semejante sesión abracadabrante) que espetó en 82 minutos. A veces se ponía a lanzar alaridos que podían provocar ataques de risa, en serio.

 

6

Ocean Colour Scene. Julio, Bilbao BBK Live.

 

Los ingleses OCS, cansados y cansinos, vinieron recreando su álbum ‘Moseley Shoals’ (1996, número 2 en UK) y dieron un bolillo vespertino, inseguro (parecía que no sabían tocar el piano… y el cantante Simon Fowler entonó siempre con el atril al lado, como si no recordara las letras), desganado, rutinario e indolente (parecía que ni se sabían las canciones, insistimos). El concierto resultó mucho peor que el ofrecido en el Azkena Rock Festival en 2015, que ya es decir, y eso que al Bilbao Live vino Steve Cradock, el guitarrista original.

Glenn Danzig, ex Misfits, 60 años y sigue viviendo del cuento. Ni dejó sacarle fotos (foto: Unai Endemaño).

Glenn Danzig, ex Misfits, 60 años y sigue viviendo del cuento. En el Azkena Rock Fest. ni dejó sacarle fotos (foto: Unai Endemaño).

Anuncios
Comments
One Response to “Lo peor de 2016”
  1. oscar cine dice:

    Glub,me he comido 3 de esos 6.
    Una barra libre siempre hace q un bolo salga de lo peor del año:ESE no fue tan espantoso,yo me lo pase bien mas alla de las 4(cinco?)cañas patillenses.
    Blues pills fue bastante malo,cierto y el de Vitoria fue la mayor basura q he visto nunca en el azkena rock festival.es mas,LO HABIA OLVIDADO hasta leer tu lista ahora jaja q fascinante el cerebro humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: