Scott Hamilton & Toni Solá 4t: La La Land

Gerard Nieto (piano), Ignasi González (contrabajo), Scott Hamilton y Toni Solá (tenores), Xabi Hinojosa (batería) en el club de jazz lleno de gente contenta (foto: Mr. Duck).

Gerard Nieto (piano), Ignasi González (contrabajo), Scott Hamilton y Toni Solá (tenores), Xabi Hinojosa (batería)
en el club de jazz lleno de gente contenta (foto: Mr. Duck).

Jueves 19 de enero 2017, Bilbao, Bilbaína Jazz Club, 20.30 h, 18 €.

0-scott-hamilton-bjc-cartel-2017

Dos conciertos generadores de especial conexión con el respetable el jueves en Bilbao: el saxofonista Scott Hamilton en plan ‘La La Land’ en el Bilbaína Jazz Club, y el vocalista Ebbot Lundberg generando psicodelia astral en el Kafe Antzokia (lo contaremos en el próximo post). Ambos bolazos compartieron ambiente, sendos líderes empotrados en combos de apoyo estupendamente conjuntados, muchas versiones trufando el repertorio (todas las piezas lo fueron en el de jazz) y cantidad de aficionados agolpándose en el puesto de discos al acabar las citas (¡a 30 y 40 eurazos los vendía el sicodélico sueco… y les daba salida!).

 

A las 8.30, en un Bilbaína Jazz Club con todas las sillas ocupadas, actuó un año más el saxofonista neotradicionalista Scott Hamilton (Providence, Rhode Island, 1954). Según las cuentas del amigo Pato, era la quinta vez que nosotros le veíamos desde 2007 (así comentamos la de 2009 y así la de 2012). Hamilton, escoltado por el engrasado Toni Solá 4t catalán, generó emociones y proyectó amor por el jazz como se respira en ‘La La Land’, pero sin ninguna traición a los propios valores e ilusiones y con más luz en el local. En 85 minutos interpretaron 8 versiones con los dos saxos tenores echando humo en los pasajes doblados (en la apertura con ‘The Opener’ de Zoot Sims, «un buen nombre para la primera canción», ironizó el yanqui, o en el bis con el espectacular ritmanblús ‘Blue Caper’ de Blue Mitchell), sucediéndose en duelos más bien de caballeros, o sea sin agresividad mutua (la batalla de saxos ‘Blues Up And Down’ –atribuida ora a Sonny Stitt ora a Gene Ammons-, en la que la sangre no llegó al río a pesar de que Hamilton dijo en la presentación que iban a matarse uno a otro), y lanzando solos en lapsos tan inspirados que indefectiblemente el público aplaudía a modo de premio (por ejemplo en el blues a lo Count Basie ‘Centerpiece’, con el catalán Solá colando guiños a los saxos honkers –bocineros- recibidos con una sonrisa por el yanqui Hamilton, que a veces se sentaba en mitad de la escena, sin dejar de disfrutar de las notas que le venían por todos los lados).

Acostumbrado al jazz gracias a la colección de discos de su padre, a los cinco empezó a tocar la batería, a los seis el piano y la armónica blusera, a los ocho el clarinete, y a los 16 años se decantó por el saxo tenor. Le atraía desde niño el saxo alto de Johnny Hodges, quien tantos solos insertó en las piezas de Duke Ellington (foto: Mr. Duck).

Acostumbrado al jazz gracias a la colección de discos de su padre, a los cinco empezó a tocar la batería, a los seis el piano y la armónica blusera, a los ocho el clarinete, y a los 16 años se decantó por el saxo tenor. Le atraía desde niño el saxo alto de Johnny Hodges, quien tantos solos insertó en las piezas de Duke Ellington (foto: Mr. Duck).

Tercer protagonista de la velada fue el pianista Gerard Nieto, que también se lució en numerosos solos sobre la idónea base rítmica de Ignasi González (contrabajo) y Xabi Hinojosa (escobillas en el swing alegre, clásico y bien traído ‘Wabash’ de Nat Adderley, solo percusionista en el mentado ‘Blues Up And Down’). Fue un concierto sin tacha, feliz y fiel, todo el tiempo a nivel celestial, reminiscente de los tiempos dorados del jazz pero sin nostalgia, en cuyo set list también cupieron la balada peliculera (de ‘The Sandpiper / Castillos en la arena’, con la pareja reincidente Liz Taylor y Richard Burton; Pato la reconoció y dijo: «esta es de una película») ‘The Shadow Of Your Smile’, con Hamilton como único saxo en cuarteto y recibiendo bravos al acabarla; un tropical ‘Tin Tin Deo’ de Dizzy Gillespie; y el blues con swing ‘Isfahan’ de Ellington-Strayhorn, éste protagonizado por Toni Solá (Barcelona, 1966) en cuarteto (y con Scott sentado fuera del escenario, en un rincón oscuro). Un concierto que entrará en nuestra lista de lo mejor de 2017.

Acabó el show y los espectadores se acercaban a Hamilton con un CD recién comprado y un boli para que se lo firmara. A ver si vuelve el próximo año al Bilbaína Jazz Club, en la 27ª edición de su programa, y podemos repetir sensaciones.

OSCAR CUBILLO

El tenor catalán Toni Solá Quartet ha hecho más de 1200 programas de televisión con Buenafuente (foto: Mr. Duck).

El tenor catalán Toni Solá Quartet ha hecho más de 1200 programas de televisión con Buenafuente (foto: Mr. Duck).

Anuncios
Comments
One Response to “Scott Hamilton & Toni Solá 4t: La La Land”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Hamilton en plan ‘La La Land’ en el Bilbaína Jazz Club (uno de los mejores bolos del año, y así lo contamos), y a las 10.39 el vocalista Ebbot Lundberg generando psicodelia astral en el Kafe Antzokia, como […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: