Ebbot Lundberg & The Indigo Children: Mítico y místico (+ entrevista)

Ebbot en el bis con la basca vizcaína electrizada (foto: Mr. Duck).

Ebbot en el bis con la basca vizcaína electrizada (foto: Mr. Duck).

Jueves 19 de enero 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, 21.30 h, 16-20 €.

0-ebbot-lundberg-0-cartel

Decíamos en el post anterior que dos conciertos generadores de especial conexión con el respetable disfrutamos la noche del jueves en Bilbao: a las 8.30 h el saxofonista Scott Hamilton en plan ‘La La Land’ en el Bilbaína Jazz Club (uno de los mejores bolos del año, y así lo contamos), y a las 10.39 el vocalista Ebbot Lundberg generando psicodelia astral en el Kafe Antzokia, como contamos a continuación. Ambos bolazos compartieron ambiente, sendos líderes empotrados en combos de apoyo estupendamente conjuntados, muchas versiones trufando el repertorio (todas las piezas lo fueron en el de jazz) y cantidad de aficionados agolpándose en el puesto de discos al acabar las citas (¡a 30 y 40 eurazos los vendía el sicodélico sueco… y les daba salida!).

Tras el teloneo de los indies madrileños Pasavento y con casi media hora de retraso, a esas 10.39 h salieron al escenario grande del Kafe Antzokia los suecos Ebbot Lundberg & The Indigo Children, o sea el ex cantante de los míticos Union Carbide Productions y The Soundtrack Of Our Lives, de 50 años, escoltado por cinco chavales que tocaban con caña y acierto, con más pulsión brit pop que nostalgia hippie. Los seis con las caras pintadas y uniformados con casacas, ante sólo unas 200 personas (menos de las esperadas a tenor de la leyenda del líder místico, orondo, barbado y con toda la tez pintada, mucho más que sus escuderitos), arbitraron 16 piezas crecientes en 94 minutos también crecientes. Y es que empezaron un tanto renqueantes, trasladando la duda la gente, con la voz sin calentar de Ebbot, ronca, a veces casi desafinada (¡se le escapó un gallo!), pero la mística alumbró la cita, la comunión con la parroquia fue incrementándose (en especial con la fracción más jovezna y diríamos que femenina), y todos salimos contentos tras un epílogo extático en conexión en cuerpo y alma con el respetable.

El sexteto sueco visto desde el anfiteatro del Antzoki (foto: Mr. Duck).

El sexteto sueco visto desde el anfiteatro del Antzoki (foto: Mr. Duck).

Ebbot Lundberg & The Indigo Children hicieron rock psicodélico persiguiendo el mantra astral y consiguiéndolo a la postre. En sus canciones se percibían ecos de Love y de Pink Floyd (versionados estos en ‘Arnold Layne’, el primer single del grupo inglés, el de coleccionar nubes), algunas introducciones remitían a los Oasis más contenidos y lisérgicos o exploraban el sonido Canterbury (‘For The Ages To Come’), a menudo Ebbot cantaba igual que Jim Morrison de los Doors (ciertas atmósferas de bajón… o en el bis una catártica, festiva y nada verbenera versión del ‘Light My Fire’ de Las Puertas), a veces entonaba como los Strokes (‘Backdrop People’) en ocasiones apretaban en la onda garajera de Rocky Erikson, se atrevieron a versionar con acierto a Los Pekenikes en ‘Cerca de las estrellas’ (adaptándola al inglés con el título de ‘Calling From Heaven’), fueron panteístas como los hippies (‘I See Forever’, con final a lo Morricone).

Además se acordaron tres veces de Union Carbide Productions (la inaugural ‘Chamaleon Ride’ con sus destellos a los Explosions In The Sky, la cañera ‘Glad To Have You Back’ entre Roky y Jim –aquí va un YouTube en vivo-, y ‘Golden Age’), y consiguieron numerosas dianas con las recuperaciones de The Soundtrack Of Our Lives, que fueron a los que mejor respondió el respetable, que acabó electrizado: por el principio un inesperado ‘Nevermore’ con vocación de Himno, por la mitad ‘You Are The Beginning’ con otra intro a lo Oasis, y el arreón final con la gradación de ‘Second Life Replay’ (con sus pasajes de surf spaghetti western) y, ya en el bis solicitado por la gente coreando uuuh-uhhh la melodía de este mismo ‘Second Life…’ que los suecos recrearon en parte al reiniciar (pero no contamos entre los 16 títulos), el pogo de ‘Sister Surround’ con Ebbot cantando abajo entre la parroquia, más el adiós ceremonial a modo de góspel con ‘The Passover’, el momento más hippie y espiritual, o sea más místico. A la salida, la gente se agolpaba comprándole discos carísimos a Ebbot, que muy sobrio había salido al puesto de merchandising.

OSCAR CUBILLO

El místico Ebott, 50 años y la pandereta a modo de collar (foto: Mr. Duck).

El místico Ebott, 50 años y la pandereta a modo de collar (foto: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA +++

«Soy un beatnik omnipresente»

 

Cantante de dos bandas legendarias suecas, Union Carbide Productions (1986-1993… ¡resucitada para un único bolo en el Azkena Rock Festival!) y The Soundtrack Of Our Lives (95-2012), ambas de Gotemburgo, el orate y barbado Ebbot nos visita en sexteto con los joveznos de ambos sexos The Indigo Children (niños superiores en terminología new age), con quien ha grabado el lisérgico y lírico álbum ‘For The Ages To Come’, donde versiona a Pekenikes y Alice Cooper. Le pillamos de gira en Finlandia.

¿Fue 2016 un buen año para Ebbot?

Creo que sí.

¿Eres un hippie como los de los años 60?

Más bien soy un beatnik omnipresente. Pero no me autoetiqueto. Mantengo la mente abierta.

¿Qué deseas expresar al tocar psicodelia?

Libertad y euforia.

Libertad y euforia en el bis de Bilbao (foto: Mr. Duck).

Libertad y euforia en el bis de Bilbao (foto: Mr. Duck).

¿Por qué te gusta el grupo español Pekenikes?

Gracias a Marcel Toures, un artista amigo mío. Me envió un YouTube de la canción ‘Cerca De Las Estrellas’ hace años y me enamoré de ella. Luego decidí grabarla. Más tarde descubrí que Alfonso Sáinz, quien la escribió, había fallecido el mismo día en que recibí la canción. La titulé ‘Llamando desde el cielo’ sin saber que estaba muerto.

¿Cómo serán tus conciertos en esta gira española?

Muy buenos, espero.

Oye, ¿por qué se disolvieron The Soundtrack Of Our Lives?

Todas las relaciones se terminan y decidimos ir en diferentes direcciones. La música de TSOOL y Union Carbide Productions sigue vivas en mi nueva banda, The Indigo Children. Fue fácil dejarlo con TSOOL porque lo decidimos antes de grabar nuestro último álbum, ‘Throw it To The Universe’.

ÓSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: