Corcobado: De la mujer será la victoria (+ entrevista)

Julián Sanz (teclados y melódica), Jesús Alonso (batería), Javier Corcobado (voz), Sergio Devece (bajo) y Juan Pérez Marina (guitarra) debajo de la piscina de La Alhóndiga (imagen de móvil: Torkel).

Julián Sanz (teclados y melódica), Jesús Alonso (batería), Javier (voz), Sergio Devece (bajo) y Juan Pérez Marina (guitarra)
debajo de la piscina de La Alhóndiga (imagen de móvil: Torkel).

Viernes 10 de febrero de 2017, Bilbao, La Alhóndiga, 21 h, 8 €.

18º disco, ‘Mujer y Victoria’ (Bala, 2016).,

18º disco, ‘Mujer y Victoria’ (Bala, 2016).,

 

Ex ídolo tóxico e icono de culto, el indomable Corcobado presentó en quinteto su disco ‘Mujer y vitoria’ en La Alhóndiga, frente a su hija de diez años, a la que cantó la novedosa y brasileira ‘Niña preciosita’ de modo… ¡cariñoso y sonriente! ¡Ver para creer!

 

Muchos seguidores con evidente predisposición hacia el artista (aunque una pareja de presuntos fans no hicieron más que hablar a nuestra vera durante la breve, fugaz actuación) se reunieron el viernes en La Alhóndiga, debajo de la piscina, para catar en el ciclo ‘Música bajo el agua’ (a 8 euros la entrada e incluían con el tiquet dos bonos para sendas consumiciones, acuáticas o cerveceras, o sea que se podría decir que técnicamente era gratis el bolo), el estreno del álbum ‘Mujer y Victoria’ (Bala, 16), el decimoctavo del cantautor maldito y vate exageradísimo y clandestino Javier Corcobado. Conduciendo un quinteto pulcro en el sonido, cuasi estatuario en la postura y extremadamente silente para con el líder y el respetable, Corcobado en 70 minutos proyectó, eyectó, ejecutó 16 ítems, todos mucho mejores que lo que resultan en disco y mucho más afinados en la entonación vocal.

Contenido no sólo porque en primera fila se hallaban su esposa e hija (a la que compuso y cantó la brasileira ‘Niña preciosita’, y a quien sonrió tierno y cómplice en no pocas ocasiones durante el bolo; ¡ver para creer, Corcobado sonriendo!, rio un fan con pedigrí), dando vueltas al micrófono igual que un vaquero a su lazo, brindando con tinto y usando palabras en euskera («osasuna… ‘maitesuna’ (sic)… eta askatasuna… ardoa…», el ‘gabon’ que soltó inesperadamente para el mutis previo al bis; ¡que se note que el madrileño nacido en Alemania ahora reside en Errigoiti, en la Bizkaia profunda!), arrodillándose esporádicamente cual soulman en éxtasis esporádicamente (sobre todo al gritar al final de algunas canciones), José Javier Pérez Corcobado (Fráncfort, 1963), ex Mar Otra Vez, Demonios Tus Ojos y Los Chatarreros de Sangre y Cielo, ágil en lo físico y controlador de reojo sobre todo lo que sucedía ante él (por ejemplo de quién le disparaba fotos), recitó como Los Planetas (‘No odio’) y más allá (‘Mujer y victoria’, con versos del tipo «de la mujer será la victoria / y así la felicidad será más duradera / la libertad será cierta / y gobernará el amor»), hizo blues a su bola (a lo Walkabouts ‘Labios rotos’), se desfondó con psychobilly (espetando vocablos como aerofilia o electrofilia en el tema titulado ‘Apotemnofilia’, mi favorito de la novedad), reveló su francofilia (‘Sin corazón no hay nada’, el que abre su nuevo álbum), se superó a sí mismo (‘Bienestar’, sobre la senectud), usó la canción autobiográfica (‘El extranjero y su cicatriz’) y versionó a Roberto Carlos (‘Amigo’, con la peña coreando los arreglos y alguna espontánea abriendo desde fuera de La Alhóndiga los cortinones que limitaban el concierto para indagar qué pasaba ahí dentro).

Aparte de las canciones del 18º disco ‘Mujer y vitoria’, rendido al bello sexo él, hubo añadidos como el afrancesamiento de ‘A nadie’ (el de «la luna leucocito de mi sangre / bombilla de los suicidas»; aquí va un vídeo), más clásicos peculiares (‘La libertad (es la cárcel más grande de todas las cárceles)’, de su era Chatarrera, entre Cohen y Cave -«zer da askatasuna?», inquirió antes de arrancarla-, y ‘Sangre de perro’, amenazador y en espiral, de su debut en solitario), y un único bis, con la ranchera ‘Un mundo raro’, de José Alfredo Jiménez, con más pasión debajo del tablado que casi encima. Buen concierto, muy sobrio y efectivo.

OSCAR CUBILLO

Corcobado en la tercera pieza del show, ‘Canción de puerto’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Corcobado en la tercera pieza del show, ‘Canción de puerto’ (imagen de móvil: O.C.E.).

«La mujer ha de ser el futuro para que el mundo vaya mejor»

 ***

Etiquetado como el duque del ruido, Corcobado estrenó en quinteto su novedad ‘Mujer y victoria’

y avanzaba: «¡Soy crooner desde que nací! Crooner, ruido y rock and roll».

 

José Javier Pérez Corcobado (Francfort, Alemania, 1963), ex Mar Otra Vez, Demonios Tus Ojos y Los Chatarreros de Sangre y Cielo, icono de culto del rock español, ‘el duque del ruido’ según se etiquetó y asimilaron no pocos de sus fans, personaje peligroso y hasta suicida, se ha atemperado con el devenir; pero ello no por residir en Euskadi desde hace años, ¿eh?

Estrenó hoy en Bilbao, en quinteto, su 18º disco, ‘Mujer y Victoria’, editado en el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, o sea en noviembre. Se trata de un listado variado que abarca lo industrial, lo brasileiro, el psychobilly, el spoken word, el rock postmoderno, el esqueleto latino a lo Depedro, la exótica blues, la canción de crooner como harían Lemans o el ‘Amigo’ de Roberto Carlos. Por el disco y el show le interrogábamos para El Correo. «Vivo en Errigoiti, a cinco kilómetros de Gernika. Llevo en Euskadi más de ocho años y aquí me quedo. Soy feliz aquí», se ubica.

¿Has vivido en muchas ciudades? En Frankfurt naciste pero no residiste. «En todos los lugares que he vivido he sido siempre el extranjero / y he sentido tanto rechazo como amistad», cantas en el disco.

He vivido en Madrid. Mis padres son madrileños y yo me crie allí. También en Valencia, en A Coruña, en Ciudad de México, Almería, Bilbao… En la canción ‘El extranjero y su cicatriz’ queda bien explicada esa vida ambulante.

¿Sales de bares por Bilbao, de día o de noche?

En ocasiones especiales salgo por la noche, pero ya no me divierte tanto como antes. Bilbao es una ciudad encantadora donde tengo muy buenos amigos. Viví en Atxuri tres años.

¿Qué es lo que más te gusta para beber… y comer? Sin alcohol también vale.

Soy onmívoro. Me gusta la carne y las verduras. Aquí en verano comemos muchas verduras de nuestra huerta. Y beber, pues ya sólo vino tinto, agua y tequila Herradura.

¿Sigues fumando? Recuerdo que hace años echaste un pitillo en escena en el Getxo Antzokia, cuando el público no podía hacerlo y te envidiaba.

Sigo fumando, pero menos. En el escenario suelo pedir a los promotores que me den permiso para fumar, al menos, un cigarrillo. Es parte de mi espectáculo.

¿Vives de la música? También se te conoce como poeta y novelista, pero de esas ediciones se supone que será más difícil obtener ingresos, ¿no?

Sí, es muy difícil. Y eso que, como bien dices, no sólo trabajo en el mundo de la música como compositor, intérprete y productor, sino también en el ámbito literario como escritor. En abril publicaré nuevo libro de poemas y, aparte de los conciertos de presentación de ‘Mujer y Victoria’, realizaré lecturas y recitales de poemas.

Javier Corcobado junto al bajista Sergio Devece, que parecía el director de la banda (imagen de móvil: CARLOS BENITO).

Javier Corcobado junto al bajista Sergio Devece, que parecía el director de la banda (imagen de móvil: Carlos Benito).

A veces te etiquetan como crooner. ¿Aceptas tal vitola? ¿En qué sentido se te puede asemejar a un crooner?

¡Soy crooner desde que nací! Crooner, ruido y rock and roll.

Como pregunté hace dos semanas al gran Salvatore Adamo: ¿un artista siente más que la gente normal lo bueno y lo malo, lo alegre y lo triste?

Gran crooner Adamo… Suelo hablar de todo ello. En mis obras encontrarás de todo: dulzura, ternura, estridencia, melancolía, felicidad, ruido, melodía y amor.

Nuevo disco, ‘Mujer y victoria’. ¿Por qué el título?

Es un disco para todos los públicos. Sin embargo, predomina esa admiración por la figura de la mujer, de quien creo ha de ser el futuro para que al mundo le vaya mejor.

¿Por qué la sociedad insiste en la ‘tolerancia cero’ hacia el maltrato de las mujeres y no la extiende hacia la violencia contra niños o ancianos…? Contra todo tipo de abusos.

Hay una canción en el disco, titulada ‘Bienestar’, que versa sobre todas las víctimas de los abusos gubernamentales. Esas víctimas somos todos.

Ya, cada vez más. Esa canción, ‘Bienestar’, trata de un anciano aterrado por la vejez. ¿Te aterra el paso del tiempo o lo llevas con dignidad?

Adoro el paso del tiempo y poder vivirlo para observar y componer. En mi caso, con 53 años, me siento mejor que nunca. Y admiro y respeto mucho a los que han vivido más tiempo y han sabido llenarse de conocimiento, transmitiéndonos generosamente su saber. Esas personas provectas son más sabias.

Vienes con banda al atrio de la Alhóndiga. Uf, se petará… (pensaba yo, pero al final no tanto).

Voy muy bien arropado por mi banda: Julián Sanz (teclados y melódica), Jesús Alonso (batería), Sergio Devece (bajo) y Juan Pérez Marina (guitarra). Tocaremos algunos de mis clásicos, versiones, y el álbum ‘Mujer y Victoria’ al completo.

¿Sueles ir a ver conciertos en Bilbao? ¿Hay tanta actividad en vivo como presumimos aquí?

Sí, suelo ir al espacio Larraskito, donde actúan artistas de ruido y música experimental. Y de vez en cuando a otros espacios y salas. Hay una oferta musical muy amplia en Bizkaia y mucho rock and roll.

OSCAR CUBILLO

Imagen del reverso del CD ‘Mujer y Victoria’.

Imagen del reverso del CD ‘Mujer y Victoria’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: