Ray Collins Hot-Club: Flotando, sudando, danzando

El noneto con el vibráfono (foto: Mr. Duck).

El noneto con el vibráfono (foto: Mr. Duck).

Viernes 17 de febrero de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 18-22 €.

bev-ray-collins-hot-club-cartel

Desde los primeros compases, más de 400 personas de ambos sexos se pusieron a bailar en el Kafe Antzokia con el Ray Collins Hot-Club, un noneto trajeado venido de Alemania con un gran cargamento de boogie, swing, ritmo y blues festero y proto rock and roll movedor

 

Muy buen ambiente el viernes en el Kafe Antzokia, donde más de 400 personas, con muchas mujeres entre ellas y no pocos rockers, acudieron al reclamo de un cartel doble abierto por Los Locos del Oeste (cuarteto guitarrístico catalán con Legacaster y el asalariado de Loquillo Mario Cobo destilando country swing celestial; vimos un poco y catamos versiones del ‘Tweedle Dee’ y de Chet Atkins) y rematado por el noneto teutón Ray Collins Hot-Club (esta es su web), perfectamente trajeado de granate con dos excepciones: el líder Ray Collins, vocalista, guitarrista y vibrafonista, que iba de marfil, y uno de los saxofonistas, que iba de gris… hasta que llegó un tipo con una maleta y se reveló el misterio: ¡le habían perdido el equipaje! Se cambió al otro pantalón, sí.

El repertorio fue de estilo antañón, pero nunca faltó la luz, ni la claridad (foto: Mr. Duck).

El repertorio fue de estilo antañón, pero nunca faltó la luz, ni la claridad (foto: Mr. Duck).

Desde la primera canción de las 24 que interpretaron contentos y sudorosos en 102 minutos con dos bises, la peña no dejó de bailar, dar saltitos y contonearse feliz y sabedora de que las altas expectativas depositadas en esa velada serían altamente superadas. El repertorio era retro, sí, años 40-50, pero no sonó a purista ni olió a naftalina, y arrancó flotante (ese vibráfono) y acabó paquidérmico (esos vientos soplando al unísono, a veces con coreografías). Un repertorio fiel a una época y a su ideal de entretenimiento competitivo asumido cada noche como un combate de boxeo o un partido de la Champions, como competencia hacia otros músicos rivales que te podían quitar el puesto, el curro.

¡Y en su show molón no se sabía cuándo ni cuánto había de versión o simplemente de inspiración en piezas que resonaban a Glenn Miller (el gran swing blanco) o a Louis Jordan (la diversión negra a todo trapo de las fiestas caseras), a Bill Haley (el proto rock and roll con vetas camperas y rescoldos boogie), a Colin James (el epílogo con metales bruñidos aleando rhythm and blues y rock and roll) o a Hillbilly Moon Explosion (las baladas oscuras y 50s con las luces bajas)!

El saxofonista que perdió la maleta y se cambió de pantalón (foto: Mr. Duck).

El saxofonista que perdió la maleta y se cambió de pantalón (foto: Mr. Duck).

Noctívagos como Andre Williams (un gran crápula al que el Hot-Club ha acompañado como backing band), peliculeros como la Royal Crown Revue (esos ritmos sinuosos y selváticos en plan ‘La máscara’) y deudores de los honkers (varios temas instrumentales con saxo bramando; y es que el Hot-Club también ha acompañado al gran Big Jay McNeely) y de los rock-and-rollers pianistas (Little Richard, Jerry Lee Lewis…), estos teutones vintage sonaron tan transversales y efectivos como Brian Setzer (ora con la Orchestra, ora con los Stray Cats más swing), o como el de moda Nick Waterhouse.

En su show, nunca mejor dicho, también pensé en Joe Jackson, en Ray Gelato, en Imelda May, en Cab Calloway, en los viejunos Road Runners (escuchad si podéis su álbum ‘Jump Children’), en Nueva Orleans, en lo tropical, en la exótica… ¿Algún título? Hum… ‘What Did I Do Last Night’, a lo Louis Jordan; ‘Out Of My Mind’, un boogie vía Duke Ellington que en realidad es una versión del tal Jamie Berry, un jovezno que hace electroswing; ‘Rock Me Baby’, un crisol rocanrolero y festero tipo Johnny & The Hurricanes; ‘Knock Out Boogie’, una pieza de escuela Bill Haley con los vientos coreografiados; su mini hit algo Colin James ‘Barefoot’ (este es su clip oficial en blanco y negro); el rock and roll cálido y redondo ‘Bye Bye Paris’; y a modo de despedida el boogie desmelenado ‘Yeah Yeah Baby You’re Right’. Muy bien. Bolazo creíble y en gradación. ¡Acabaron todos los músicos con las camisas empapadas de sudor!

OSCAR CUBILLO

La última, la del segundo bis, el boogie desmelenado ‘Yeah Yeah Baby You’re Right’ con varios miembros del Hot-Club arropando el solo pianista a lo Jerry Lee Lewis (foto: Mr. Duck).

La última, la del segundo bis, el boogie desmelenado ‘Yeah Yeah Baby You’re Right’,
con varios miembros del Hot-Club arropando el solo pianista a lo Jerry Lee Lewis (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: