La Oreja De Van Gogh: Guapos, ídolos, universales…

La pose de despedida ante el Arriaga lleno y entusiasmado (foto: Facebook La Oreja De Van Gogh).

La pose de despedida ante el Arriaga lleno y entusiasmado (foto: Facebook La Oreja De Van Gogh).

Domingo 27 de febrero de 2017, Bilbao, Teatro Arriaga, 19 h, entradas de 26 a 42 €; entradas agotadas.

bev-la-oreja-de-van-gogh-cartel-gira-mundial

En un Teatro Arriaga con el aforo agotado, entusiasta y transversal, los donostiarras La Oreja De Van Gogh dieron un celebrado y largo concierto con estribillos redondos y pegajosos y muchos momentos dignos de ser percibidos en la inmensidad de la noche festivalera del BBK Live

 

Qué ambientazo en el Arriaga el domingo para ver a La Oreja De Van Gogh presentando su séptimo disco oficial, ‘El planeta imaginario’ (Sony, 16), número 1 en ventas en España… ¡y número 1 en iTunes en seis países! Antes de entrar al teatro, la cola cruzaba el puente del arenal hasta la otra orilla, y no exageramos. Y dentro el gentío transversal no dejó de emocionarse: una dama de edad avanzada no paraba de sonreír feliz a nuestra espalda, un caballero de pelo cano grababa canciones con el móvil mientras las entonaba enteras, pandillas de chicas adolescentes coreaban con voces agudas, algún gay se asomaba a los palcos a bailar y a aclamar, cuadrillas mixtas no tan jóvenes se ponían en pie para sumarse al show a la mínima oportunidad cantando y señalando con la mano al escenario (¡ese detalle participativo solo lo habíamos visto ante Raphael!), y fans y se supone que también amigos del grupo interpelaban individualmente de modo esporádico a los cinco donostiarras, gritándoles desde «Leire guapa» hasta «que cante Haritz» y cosas así.

Curiosamente, la única que habló al respetable fue la cantante, Leire Martínez, la última en incorporarse al exitoso quinteto en sustitución de Amaia Montero allá por 2008. Leire nos habló melosa (del amor, el cariño y tal: «con el paso de los años hemos aprendido a que la gente hay que quererla, incluso a los que menos se lo merecen», sentenció), aleccionadora (la maternidad, el no sucumbir a las tentaciones del éxito…), dramática (la dedicatoria al atleta Pablo Ráez, muerto por leucemia pero con la victoria de hacer crecer las donaciones de médula; en tal introducción Leire pareció llorosa), informativa (el año pasado giraron por 15 países, reveló) e incluso mandona (se equivocó al comenzar una canción el teclista Xabi y ella le advirtió que luego se iba a quedar sin postre).

Xabi, Pablo, Leire, Hariz y Álvaro en el Arriaga pletórico (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Xabi, Pablo, Leire, Hariz y Álvaro en el Arriaga pletórico (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Sobre un escenario que pretendía imitar su supuesto local de ensayo (muchas lámparas, y aparte mucha luminosidad en el recinto), Leire vistió dos modelitos (el segundo se lo puso para comenzar los dos bises) a lo largo de un concierto largo, de 28 canciones en 142 minutos con dos bises, o sea dos horas y media sentados en el Arriaga contando el leve retraso y sin contar las numerosas ocasiones en que la peña se puso en pie, impulsada por la emoción, para bailar, contonearse, cantar… Para idealizar el momento y gozar de la vida.

‘El planeta imaginario’ (Sony, 16), número 1 en ventas en España.

‘El planeta imaginario’ (Sony, 16),
número 1 en ventas en España.

Fue largo el concierto, pero no estuvo mal ni se hizo pesado. Quizá habríamos quitado alguna canción, pero sus fans seguro que echaron de menos algunos títulos. De hecho, al que suscribe no le habría importado oír ‘El 28’. Y ellos, LODVG, hicieron de sí mismos, y sus canciones, con esos estribillos redondos que van hacia arriba, trataron temas de ternura y de amor absoluto (hasta volar, hasta ser ‘Inmortal’…), de miedos varios (a revelarse ante quien te gusta, por ejemplo), de la nostalgia impenitente, y algunos asuntos más serios y solemnes (el obvio del maltrato a la mujer ‘Tú no vales más que yo’, o el tema inaugural y más interpretable ‘Estoy contigo’, sobre el Alzheimer).

Musicalmente, las estrellas donostiarras de proyección universal empero su sensibilidad doméstica (el sofá, el abrigo, el portal…) demostraron la solvencia en directo que han certificado desde sus pinitos. No olviden, queridos lectores, que un disco de una estrella comercial de este nivel de ventas siempre suena más blanco, inofensivo, que sus directos. Y siempre ponemos el ejemplo de Alejando Sanz. La única pega objetiva, y leve, fueron los problemas de raros sonidos que sufrió al principio la melosa Leire con su micrófono, pero es que igual sobre su voz se superponían las de las fans de las primeras filas. LODVG fueron variados, modernistas y compactos, y dejaron percibir ecos grandiosos de los Who, Coldplay, U2, 30 Seconds To Mars, Love Of Lesbian, etc, del brit pop aparatoso, del post-rock serio, del dream pop estructurado, del latinismo de Juanes (‘Camino de tu corazón’), del country rock (de Paula Rojo a Ryan Adams) y de los sonidos americanos que gustan a Fito y Quique, del musical escuela Walt Disney (dos veces: en el pasaje acústico en taburetes sonó ‘Palabras para Paula’, quizá la más floja de la velada; y luego, abriendo el bis a dúo con el piano, Xabi y Leire interpretaron otra a cada estrofa más convincente, ‘Jueves’), del folk-pop y del rock cañero en su onda por el final.

El quinteto, el público y los focos del escenario en ‘Mi vida sin ti’ (imagen de móvil: O.C.E.).

El quinteto, el público en pie y los focos del escenario en ‘Mi vida sin ti’ (imagen de móvil: O.C.E.).

En efecto, extenso y variado fue el concierto de los donostiarras, denostados injustamente por tantos que no les han visto en vivo, aunque ‘guapos’ e ‘ídolos’ les piropearon en la luminosa olla a presión del Arriaga. Venga, atrevámonos a espigar momentos cimeros: ‘Cuídate’, un rock con la gente desatada a la tercera de las 28 piezas; ’20 de enero’, optimista, con estribillo pegajoso y euforizante e incluso campanas; ‘París’ con su ambiente blusero algo Marlango; una fortalecida ‘Rosas’, con los coros de las chicas del público, tambores duros de Haritz como si estuviera tocando con las Ronettes, y la piel de gallina cuando el teatro cantó a solas y a capella los últimos versos; la citada ‘Inmortal’, con sus pasajes pop, reggae y su tono creciente; un ‘Verano’ desprendido del tono dance y con deje U2…

y ya en el primer bis, de cuatro canciones y para el que la gente se tiró tres minutos gritando ‘beste bat’, subrayaríamos la apertura con la mentada y a dúo ‘Jueves’ y el cierre con una dramática y roquerizada a lo Sergio Dalma ‘La niña que llora en tus fiestas’ –este es el clip-. Y también fueron bombásticas las dos canciones del segundo bis, que podrían sonar en horario estelar en el BBK Live: ‘Cometas en el cielo’ y el adiós definitivo con ‘Puedes contar conmigo’ y su estribillo en espiral al cielo.

Saludos ‘orejeros’ tras el segundo y último bis, rozándose con el respetable de las primeras filas (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Saludos ‘orejeros’ tras el segundo y último bis, rozándose con el respetable de las primeras filas
(foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Acabó la cita y, tras los largos saludos del grupo que sobre el tablado hizo una piña como un equipo de baloncesto en la cancha, fuimos saliendo del teatro comentando que seguro que había habido gente que había llorado de emoción. Y en la cola a la puerta de uno de los baños, comentaron dos chicas: «He llorado en la canción ‘xxx’». No entendí el título, pero sí lo que respondió la otra: «¡Siiiii! Yo también».

OSCAR CUBILLO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: