CINE: ‘Nosferatu’ según la BOS: Destino fatal

La pantalla, la sinfónica en el foso y las seis coristas en el palquito (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Miércoles 29 de marzo de 2017, Bilbao, Teatro Arriaga, 20 h, entradas de 7,50 a 24 €.


Lleno y variopinto el respetable que llenó el miércoles el Teatro Arriaga para presenciar el ‘concierto-proyección’ de la película ‘Nosferatu’ con banda sonora añadida e interpretada en vivo por la Sinfónica de Bilbao

 

Éxito total del ‘concierto-proyección’ de la película muda pionera del terror ‘Nosferatu’ (título original ‘Nosferatu, eine Symphonie des Grauens’, literalmente ‘Nosferatu, una sinfonía del horror’, pero conocida en español como ‘Nosferatu’ o ‘Nosferatu, el vampiro’, explica la Wikipedia), dirigida por F. W. Mornau en 1922 y musicada en vivo por la BOS (Orquesta Sinfónica de Bilbao; el acrónimo usado es el tomado del euskera: Bilbao Orkestra Sinfonikoa) este miércoles en un Teatro Arriaga lleno por un millar de personas y con las entradas entre los 24 € del patio y los 7,50 € de los palcos de arriba, que fueron las de visión más limitada, las que no se vendieron de un aforo adquirido al 95 %. Se congregó un público muy transversal, desde beneméritas y endomingadas damas burguesas bilbaínas hasta parejas de joveznos más pret-a-portet. Al final del show, Iker, violinista y baloncestista de 14 años, comentó: «Me ha gustado la película, pero daba más risa que miedo. Lo más impresionante han sido los delirios de la chica». Ya, lo que cambian los tiempos, ¿verdad? Aprovechemos para indicar aquí que somos tan mayores que hemos llegado a ver ‘Nosferatu’ en sala de cine.

En total, la sesión del Arriaga duró 96 minutos: 93 de metraje y 3 más de saludos del director de la BOS, Nacho de Paz, y del compositor andaluz José María Sánchez Verdú, quien escribió la partitura en 2003. Cualitativamente, por encima de la música se situó esta película maldita –ya legendaria-, clara influencia del ‘Drácula’ de Coppola y a su vez basada en el libro de Bram Stoker y acusada de plagio por la viuda del escritor, quien consiguió que se retirara de la circulación y se destruyeran las copias, aunque algunas que salieron del país sobrevivieron.

La BOS en el foso, dirigida por Nacho de Paz (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Gracias a eso se puede ver hoy este filme expresionista, gótico y romántico, con numerosos avances en las imágenes (momentos oníricos surrealistas, las masas perseguidoras acercándose a la cámara en el campo, fotogramas en negativo, alguna cámara rápida…) al servicio de una historia eterna pero de formato actualizado mediante la BOS surtiendo música clásica (era clásica por las muchas toses que se oían en el patio de butacas) para rellenar sin urgencias los minutos (ruidos de vanguardias, percusiones esporádicas –el pregonero, la reclamación de la comida en la posada…-, o los jadeos reptantes de las seis vocalistas invitadas del Musikene donostiarra, imitados al salir por numerosos espectadores) antes de los momentos climáticos, fantasmagóricos y logrados, como la aparición del sirviente del vampiro envarado y enamorado conduciendo su coche de caballos.

La única pega que se nos ocurre fue que los subtítulos («no corra tanto, joven amigo, nadie escapa a su destino») se proyectaban en la parte cimera del escenario, con lo cual a algunos espectadores les dolerá el cuello a día de hoy.

OSCAR CUBILLO

Instante de los tres minutos de saludos finales (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: