Lukiek: El grupo paralelo de Josu Belako

El trío de Mungia en el tema del bis (foto: Mr. Duck).

Sábado 1 de abril de 2017, Bilbao, 3 Festival Loraldia, Kafe Antzokia, 21 h, 5 €.

Dos bolos breves y molones vimos el sábado noche en Bilbao: el guitarrista de Belako reventando el Antxiki con el power-trio Lukiek (camiseta de ‘el arte es resistencia’ en el pecho del baterista), más los hispanoamericanos Blood Quartet (camiseta de ‘el arte está muerto’ lucida por el guitarrista, como narraremos en el siguiente post) improvisando en el Shake! Mejor de lo esperado nos salió la jornada, por cierto.

Abrimos oficialmente a las 9 en la sala superior del Kafe Antzokia, en la pequeña (el Antxiki, sí, llamado oficialmente Kutxa Beltza, Caja Negra en euskera), donde en el marco del tercer festival Loraldia (ese multidisciplinar enfocado a la cultura vasca en su segmento euskérico), actuaron los melenudos y barbudos Lukiek (zorros en vascuence de Mungia), tres veinteañeros mungiatarras liderados por Josu Ximun, el guitarrista de los afamados Belako, ¡que se parece a Messi! Había más de media entrada y la fila delantera estaba copada por los fotógrafos y por la clac del combo, ésta dominada por un tropel de chavalas con mucha energía al saltar y donde se colaron las dos féminas de Belako: Cris y la guapísima Lore, hermana de Josu.

Josu Ximun (guitarra y voz, de Belako), Christian Rodríguez (batería) y Antton Goikoetxea (bajo) (mosaico: Mr. Duck).

O sea que con todo de su parte Lukiek tuvieron el difícil reto de cumplir con las altas expectativas y las superaron con creces, volumen, conjunción y unas influencias que bombardearon los 80-90s. Compactados como una bola de demolición (este baterista a veces stoner, vistiendo una camiseta en inglés que rezaba: «art is resistence», el arte es resistencia), jóvenes y vascuences y también tres como los guerniqueses Tooth, en 48 minutos reventaron igual que si estuvieran tocando en el Xurrut 10 piezas (una en el bis), de letras gritadas de modo ininteligible (¿inglés? ¿euskera?) y con largos desarrollos muy post-punk y bastante no wave, piezas que mamaban de Nirvana (la inaugural ‘Automata’, que a Pato le sonó a Stone Temple Pilots; los títulos los miré en una foto del setlist que me mandó el fotógrafo David Herraz –gracias una vez más-), la caña del punk y el ruido del noise (‘Nondik zatozte’), el gancho de los Strokes brutalizados (‘Hidrogenoz’), el hardcore en plan Biznaga, una lisergia algo Dut superior en calidad y credibilidad a la de los sobrevalorados The Mistery Lights (‘Ten’), rescoldos del Rock Radical Vasco vía Delirium Tremens (‘Kontuz’ con las tías de la primera fila saltando y coreando, y luego la larga pieza del bis: ‘Amaitu leike’ o algo así), más ráfagas ochenteras como las de La Movida de Polanski y el Ardor (‘Five’) y la no wave violentando a los Pixies (‘Emon’).

Un bolo brutal, breve, impactante y vigorizante, y sepan que nosotros no pertenecíamos a su clac. Aunque atentos a partir de ahora estaremos a su trayectoria, pues a lo largo de este año lanzarán un disco.

OSCAR CUBILLO

Uno de los muchos momentos intensos, con Josu a la guitarra marca Vox (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: