The Limboos: ¡Tacones fuera!

El cuarteto básico limbútico, sin el saxo, fuera de plano (foto: Dena Flows).

Viernes 14 de abril de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 8-10 €.


Ambiente de fiesta, tropicalismo ocasional, negritud rampante, swing rebosante, baile no solo de las muchas féminas presentes y más ritmo y blues grasiento que exótica flotante a cargo de los madrileños The Limboos en un Kafe Antzokia que colmaron de peña mixta y buenas vibraciones

 

Tercera de las cuatro jornadas del ‘Basque Fest-Rock City 2017’, los conciertos albergados en el Kafe Antzokia esta Semana Santa en colaboración con las instituciones públicas. Como este año, al contrario que en ediciones anteriores, no se interrumpe el metro a hora temprana, el viernes acudimos contentos y expectantes al Antzoki a ver el paquete doble abierto por los vizcaínos Mud Candies (cuarteto en la onda de Imelda May y con chica al frente) y encabezado por los madrileños The Limboos, que dieron un concierto más genial que el de hace dos años en el antxiki, en la sala superior más pequeña (así lo contamos). El del viernes, el bolo número 100 en lo que voy de 2017, montado en la sala grande de abajo fue un show más impactante y sudoroso que el de la sala pequeña, más hipnótico e infeccioso, más negro y rudo, más cool y rockin’, más rebosante de swing, menos exótico y menos contenido y menos estilista, más Colin James y menos James Hunter (a quienes recuerdan en disco: no olviden chequear sus dos álbumes en Bandcamp).

Daniel Niño, saxo barítono, el que los hace crecer y les llena los huecos (foto: Dena Flows).

El Antzoki se llenó para ver a Los Limboos y se rompió la pana desde los primeros instantes de su show de 21 variadas dosis en 82 minutos retros pero no puristas, vintage aunque no blandengues. Con el saxo barítono y los tirantes de Daniel Niño (pluriempleado en Ogun Afrobeat, en Los Saxos del Averno…), la batería justísima y rotunda incluso al tañer el cencerro de la bellísima (mejor pronúnciese en italiano) Daniela Kennedy (piernas largas desnudas, tacones altos, pantaloncito de cuero negro, transparencias en el top negro… y tacones fuera en cuanto se sentó detrás de los tambores para poder pisar el chaston y el bombo con libertad), el contrabajo y el chaleco del también reciente componente Santiago Sacristán y los dos guitarristas (ambos con americanas: el líder engominado Roi Fontoira, un dandi con guitarra y soul a lo Anaut o Eli Paperboy Reed, y el barbado multiinstrumentista Sergio Alarcón, quien también se sentaba tras el órgano y entraba en trance cuando agitaba las maracas), la cosa echó humo desde el arranque y la única pena es que canten en inglés, se me ocurre ahora al teclear.

Daniela Kennedy, la más bellísima, la más exótica (foto: Dena Flows).

Siempre grasientos, auténticos y bailongos (tacones fuera, también debieron pensar las numerosas muchachas que danzaban felices), sólo a veces fantasmagóricamente exóticos, en esa velada The Limboos manejaron un genuino abanico de influencias. Roi saludó diciendo «gabon, Bilbo» (buenas noches, Bilbao), y señalemos sin intención de dar la chapa a nuestros lectores que abrieron marcando el swing como Colin James chocando con los Blasters (‘Keep Your Hands’), de la misma resonaron a Louis Jordan (‘Rockin’’) y a Brian Setzer (‘What I’m Saying’), el líder Roi presentó «un jazz de estos muy bonitos» antes de ejecutar un jump blues (‘No Troubles’), los cinco amalgamaron híbridos entre el Elvis del viva Las Vegas y Los Mambo Jambo (‘Early In The Morning’; «vamos con un poco de tropicalismo ya, para ir ambientando esto» presentó Roi este tema) o del James Hunter nocturno y el Elvis de Nueva Orleans (‘Lies’), destilaron rock steady delicado al gusto de James Hunter o Eddie Cochran (‘I’m A Fool’), lanzaron guiños descarados al Professor Longhair (‘Big Chef’), ejecutaron instrumentales tribales para frotarse los ojos (‘Crazy Rhumba’) y mambo para flipar (‘Space Mambo’), y chulearon con mucho rollo en plan los Stray Cats del mellow saxophone (‘I Need Your Love’ cerrando el show, ‘I Don’t Buy It’ abriendo el bis –este es el clip oficial-).

Un jump, un salto de Roi Fontoira, el líder, vocalista y guitarrista (foto: Dena Flows).

Estos madrileños de gestación galaica repasaron generosamente sus dos LPs (‘Space Mambo’ de 2014 y ‘Limbootica’ de 2017; ¿aún no han mirado su Bandcamp gratuito?), adelantaron un tema descartado para su limbútica reválida pero que entrará en su próximo single (‘Walking My Way’, una brutalidad con epílogo en plan Ray Charles en éxtasis), y sólo colaron un par de covers: ‘Tell Me Pretty Baby’ del shouter Screamin’ Joe Neal (otro rocanrol a lo Colin James les salió) y el adiós definitivo con el ‘Big Boy’ de Bill Jennings (un instrumental guitarrístico y afilado que nos evocó al gran Clarence Gatemouth Brown en manos de Los Limboos).

Bolazo, estilazo, sonidazo… ¡grupazo! Que vuelvan pronto.

OSCAR CUBILLO

Galería de fotos disparadas por Dena Flows ese viernes.

Sergio Alarcón, el guitarrista y teclista, entraba en trance cuando agarraba las maracas (foto: Dena Flows).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: