The Dreamboats: De rechupete

Los Guaperas: Matt Best (guitarra solista y voz), Sir Ritchie Hummins (voz principal y guitarra),
Johnny G. Wiz (batería y voz) y Fliggers B. Lewis (bajo y segunda voz principal) (foto: Mr. Duck).

CAL: **

Martes 9 de mayo de 2017, Bilbao, Shake!, 20.30 h, entrada libre.


De otra época, y hasta de otro planeta, parecieron Los Guaperas, cuatro jóvenes canadienses encantados de arrancar en el Shake! de Bilbao su primera gira española. Repetiríamos ya mismo su cóctel de originales duduá y de versiones reforzadas de clásicos del rock and roll de los 50

 

Conciertazo el martes en el club Shake! a cargo de los canadienses The Dreamboats (esta es su guapa web), cuatro jóvenes sanos, entusiastas y trajeados que se autodefinen como ‘high energy retro rock and roll’ y que nos agitaron como a un batido de fresa con su rock and roll a veces beatleniano y esporádicamente veteado con inusuales voces duduá que sonaron tan de otra época, tan de la película ‘Grease’… En efecto, incluso de otro planeta parecieron The Dreamboats, que con entrada libre llenaron el bar un martes, alinearon una primera fila de chicas desatadas y bailongas, y consiguieron que los parroquianos en pleno sonrieran de satisfacción al acabar.

Fue un show muy parecido al de los japoneses The Neatbeats en abril en el antxiki (así lo contamos: cuatro tipos con trajes con corbatas (en su caso rosáceos), coreografías (magnéticas cuando el bajista y el guitarrista rítmico bailaban agrazados a sus mástiles mientras punteaba el hacha de la Telecaster al otro lado del tablado), muchas versiones reinterpretadas con furia modernista, persecución de la interacción con el respetable, y un cóctel estilístico que, en el caso de los canadienses, al rock and roll de los 50 y la furia beat de los 60 se añadían burbujas duduá, de un duduá de rechupete.

Hippy hippy… Shake!, con el contento baterista, que al acabar el show estrechó la mano al fotógrafo (foto: Mr. Duck).

En 77 minutos les dio tiempo a administrarnos 18 pildorazos y a tirarse por el suelo, a sudar hasta mojar la espalda de sus chaquetas, a retarse entre ellos, a subirse a la batería para sacarnos una foto, a cantar de modo solista los cuatro miembros… Estaban tan contentos de dar su primer concierto en España que acabaron la primera pieza, ‘Love Control’, un híbrido entre el boogie de los Yardbirds y la melodía de los primeros Beatles (aquí va un YouTube), y soltaron: «la primera canción tocada en España por los Dreamboats». Insistieron tanto en la ubicación española que a estos canadienses de Mississauga, Ontario, seguro que nadie les ha dicho que aquí también hay muchos quebequeses.

Felices de la vida, The Dreamboats (Los Guaperas, Los Macizos en argot), se declararon muy influidos por la película ‘Regreso al futuro’ y versionaron el ‘Johnny B. Goode’ (así sale en el film), una de las tres canciones que interpretaron de Chuck Berry junto con un ‘Maybellene’ a mil por hora y blindado a modo de boogie pub-rock que echaría abajo cualquiera casa (aquí va un YouTube de los chicos) y el ‘Thirty Days / 30 días’ vía su paisano Ronnie Hawkins, que lo retituló ‘Forty Days / 40 días’ (aquí va un YouTube de Ronnie con mal sonido) y que Los Guaperas ejecutaron con la furia de Shakin’ Stevens & The Sunsets.

El colorista cuarteto canadiense también brilla en blanco y negro (foto: Carlos García Azpiazu).

Hubo abundancia de versiones, pero llevadas a su terreno y sin rollo ni verbenero ni hostelero. Por ejemplo ‘The Hippy Hippy Shake’ de Chan Romero que tocaron al principio inspirados por el nombre del garito bilbaíno (Shake!, sí); el surf instrumental ‘Misirlou’ de Dick Dale popularizado por la película ‘Pulp Fiction’ y con muchas interjecciones vaqueras de los canadienses (este es un vídeo de Facebook con medio minuto excitante capturado en el Shake!); el ‘Twenty Flight-Rock’ de Eddie Cochran cantado por el batería Johnny G. Wiz y que sonó como llegado de otro planeta; el ‘Good Golly, Miss Molly’ de Little Richard con fuerza sincopada; el ‘That’ll Be The Day’ de Buddy Holly bien cantado por el guitarrista solista Matt Best, que ni siquiera hacía coros (creo que solo una vez, la de la foto de abajo); ‘I Got A Woman’ de Ray Charles en plan los Beatles en The Cavern; y un segundo bis con el ‘Hound Dog’ de Elvis Presley versionado con el jaleo de Sha Na Na.

¿El único momento de coros del hacha solista, en esta pose beatleniana? (foto: Mr. Duck).

Aparte de semejante tropel versionero, que no cansó ni un pelo, sus canciones originales las trufaron con mucho duduá, que me recordó a los ochenteros The Boppers, suecos ellos (aquí un playback televisivo muy Rocky Sharpe de estos guaperas escandinavos). Por ejemplo, por esta parte cantarina algo Dion & The Belmonts también, encuadraríamos ‘Morning Sky’ (o algo así el título, un tema que compuso el cantante principal, Sir Ritchie Hummins, a un amor de instituto, a una chica polaca como indicó el bajista, Fliggers B. Lewis), un ‘Fool For You’ de –repetimos- rechupete (al acabarla explicó el baterista: «esta canción es porque nos encanta Neil Sedaka; es vergonzoso, lo sabemos, pero…»), o ‘Crazy’ (que está incluido en su nuevo EP, ‘Vocal Warnup’, que compré por cinco euros al salir y que no pedí que me lo firmaran los cuatro componentes por estaban acosados por las guapas aficionadas).

El viernes 12 están en Santander (Niágara) y el sábado 13 y el domingo 14 en Gijón (Savoy). Hum…

OSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: