Woody Pines: Contando cocodrilos

Cameron Carrus (contrabajo), Woody Pines (voz, dobro y armónica) y Adam ‘Ditch’ Kurtz (guitarras) (foto: Carlos Gª Azpiazu).

CAL: *

Miércoles 10 de mayo de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia / Sala Superior, 21 h, 10-12 €.

 

Woody Pines, simpático músico nacido en el Este pero experto en estilos añejos del Sur de Estados Unidos, abrió en el Kafe Antzokia su primera gira española, luciéndose en los números animados y tomando aire en los lentos

 

Buen bolo de música retro americana el miércoles en la sala superior del Kafe Antzokia, que sufrió bastantes bajas en su aforo (muy mixto, por cierto) debido a la competencia televisiva de la semifinal de la Champions entre los dos equipos madrileños. En trío acústico (a la izquierda el contrabajo de Cameron Carrus, en el centro el dobro National descascarillado y la armónica del líder y vocalista Woody, y a la derecha del escenario el guitarrista solista Adam ‘Ditch’ Kurtz, ora punteando la ruda Fender Telecaster ora sentado a la pedal steel celestial), la Woody Pines Band, radicada en Nashville, Tennessee, vino para divulgar su quinto disco (nominado como el líder) y arbitró 16 temas en 66 minutos generalmente asombrosos y en los que el pistón bajó sobremanera en los números más lentos, necesarios para dosificar fuerzas los músicos mediante folk algo dylaniano (‘Satisfied’; «tenemos mogollón de canciones de jugar, de beber, de trenes… Esta es de amor… Y estamos del todo satisfechos por estar aquí en España», introdujo esta quinta pieza), blues algo arquetípico (‘Delta Bound’), o más relax en plan vals Bob Dylan (‘Hobo And His Bride’).

Cuando Woody, ex The Kitchen Syncopators, soplaba la armónica, todo crecía (foto: Carlos García Azpiazu).

Pero lo mejor fueron los números animados, mamados por el bueno de Woody en su periodo de aprendizaje en Nueva Orleans, aunque el tipo nació en el Este, en New Hampshire. Nos referimos a esa ‘old time music’ (música de los viejos tiempos), a ese ‘down home swing’ (swing sudista) que en sus manos logró mejorar el pyschobilly de Wovenhand (la apertura con ‘The Cuckoo’), se arrimó al boogie con pedal steel guitar al gusto de Wayne Hancock (‘Long Gone’; aquí va un YouTube en cuarteto, vestido de modo más elegante de lo que aparecieron en el Antxiki, los tres con americanas holgadas, no más), y revisó a la manera palúdica el tradicional ‘Junco Partner’ (antes de empezarlo contó que esa era su primera gira española, que hacía poco habían pasado por Reino Unido, y por Holanda una semana, «pero teníamos ganas de estar en España, aquí es todo mejor, al menos el clima», halagó Woody, que a la cuarta canción ya sudaba por la espalda y la cara).

Vino presentando su quinto disco, homónimo, editado el año pasado por Muddy Roots Records (Discos Raíces Enfangadas) y producido por Vance Powell, ganador de cuatro Grammys y productor y técnico también de Jack White, Arctic Monkeys, Wolfmother, JD McPherson, Buddy Guy, Seasick Steve o los tuaregs de Tinariwen.

También por esta parte positiva y más veloz y animada cabrían el ragtime incrustado en el neoswing de ‘Anything For Love’ (en plan sus amigos de Squirrel Nut Zippers), el hillbilly campero de ‘One Dime Blues’ o de ‘Like Do’, el rollo gótico-billy de los Legendary Shack Shakers o Blood On The Saddle en ‘Pretty Blue Eyes’, la rocanrolera inmersión en el carnaval de Nueva Orleáns de ‘Counting Alligators’ (o sea contando cocodrilos), más rock and roll (‘Black Rat Swing’, popular por Memphis Minnie; y de seguido hicieron otro cover, el ‘Weed Smoker’s Dream’ o ‘Sueño del fumador de yerba’, que después se hizo famoso en voz de Billie Holiday bajo el título de ‘Why Don’t You Do Right?’, explicó el simpático Woody Pines, que tiene esta web), o la caña del ‘Chew Tobacco Rag’, un hillbilly boogie escrito por Billie Brigg en 1951 y que el trío americano coetáneo adosó a la versión del ‘Who Do You Love’ de Bo Diddley, cuando por fin vimos que tenía razón de ser el timbal que había estado esperando en mitad de la escena durante todo el bolo.

Y para citar los 16 títulos interpretados añadamos que en el bis hizo el ‘Walking Blues’ de Robert Johnson, o alguna variación sobre el tema por que arrancó avisando «Wake up this morning, blues is in my…».

OSCAR CUBILLO

Bandcamp con varios discos de Woody Pine.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: