Chris Potter Quartet: Moderno y actual

En el bis, desde un palco lateral: David Virelles, Chris Potter, Joe Martin y Marcus Gilmore (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: **

Miércoles 17 de mayo de 2017, Bilbao, Teatro Campos, 20 h, 10-12 €.


Sesión contemporánea, variada y elevada la del saxofonista Chris Potter Quartet en el Campos, en el ciclo 365 Jazz Bilbao. El pianista cubano David Virelles, que apunta a estrella, también se llevó muchas ovaciones

 

Enfoque contemporáneo: Chris Potter nació en Chicago, Illinois, en 1971, y a los tres años su familia se mudó a Columbia, Carolina del Sur. Allí, se dice que aún con tres años, empezó a estudiar guitarra y piano. A los 10 se fijó en el agudo saxo alto y a los 13 años ya actuó en vivo. Sus padres tenían una gran colección de discos: Bach, Beatles o los que más le atraían, LPs de Miles Davis, Dave Brubeck, etc. A los 18 años se trasladó a Nueva York, su base actual, para estudiar en la New School of Music. La Biblia del jazz, la revista Down Beat, le ha señalado como «uno de los saxofonistas más estudiados (y copiados) del planeta».

Ha editado una quincena de discos como líder y más de 150 de acompañante en álbumes de Dave Douglas, Dave Holland, Pat Metheny o Paul Motian. Cuando sólo tenía 28 años, fue nominado por los premios Grammy al Mejor Solo de Jazz Instrumental gracias a su colaboración en el corte titulado ‘In Vogue’, perteneciente al disco ‘Pink Elephant Magic’ (Arkadia Jazz, 1998) de la pianista y pedagoga Joanne Brackeen. Además, presume de su participación en el octavo disco de Steely Dan, ‘Two Against Nature’ (Giant, 2000), ganador de cuatro Grammys, entre ellos el de mejor álbum del año.

Su último trabajo oficial es ‘The Dreamer Is The Dream’, el tercero que lanza a su nombre en el sello ECM, que preconiza en la hoja de promoción: «Chris Potter presenta un nuevo cuarteto acústico que mezcla con naturalidad rapsodia melódica con músculo rítmico. El grupo incluye músicos superlativos bien conocidos por los seguidores de muchas grabaciones de ECM de Nueva York en la última década: el teclista David Virelles, el bajista Joe Martin y el batería Marcus Gilmore».

En la primera y larga suite: David Virelles, Joe Martin, Chris Potter y Marcus Gilmore (foto: Carlos García Azpiazu).

Con esta misma formación llegó el miércoles al Teatro Campos. Y avisa el líder: «El grupo se enfoca sobre música original que utiliza influencias de la tradición del jazz y de más allá para sintetizar un único idioma de jazz contemporáneo». O. C.

 

El Show: Sólo media entrada, pero muy atenta a la acción, el miércoles en el Teatro Campos para presenciar la actuación, en el marco del ciclo 365 Jazz Bilbao, del Chris Potter Quartet, liderado por el saxofonista Chris Potter (Chicago, Illinois, 1971) y completado por el pianista cubano David Virelles (¡que apunta al estrellato!), el contrabajista Joe Martin y el baterista negro Marcus Gilmore.

El santiaguero de 33 años David Virelles, un grande dentro de nada (foto: Carlos García Azpiazu).

Venían presentando el disco ‘The Dreamer Is The Dream’ (2016), el tercero que Potter lanza a su nombre en el sello ECM y donde tocan los cuatro. La sesión de unas 7 piezas duró 105 minutos, o sea hora y tres cuartos, un bolo largo que no se hizo tal. El jazz de Potter y los suyos es contemporáneo y versátil, y ya lo demostraron en la primera pieza, una suite orgánica y consecutivamente mutante con Nueva Orleans sincopado, acercamientos controlados al free, comercialidad melódica y crecimiento latin total (‘IIimba’, aquí va un YouTube en vivo de la banda este mismo mes en Italia). Ah, Potter en esta se fajó al soplar como si estuviera en un combate de boxeo.

Agraciada con un sonido limpio en el recinto, la conjunción grupal y el talento individual de los cuatro músicos, más la concentración del respetable que a veces premiaba con ovaciones sinceras distintos solos intercalados (los del pianista Virelles eran todos fastuosos), la cita con el Chris Potter Quartet no descendió de las alturas imaginativas, creativas, y evolucionó generando piezas discursivas con el saxo tenor evadiendo al oyente como en un película, y sonando pintoresco como el Malandro Club o Mastretta cuando el yanqui rubiales soplaba el soprano.

Potter emergió exuberante como Pharoah Sanders, sonó punzante y contemporáneo en la estela de Joe Henderson, ejecutó elegante en las baladas, se adornó en pasajes para él solo y reveló poderío en una postrera explosión be bop. En el debe únicamente señalaríamos ciertas introducciones sintéticas, con samples electrónicos (a veces sonidos acuáticos junkerianos) que solo encuentran explicación para recuperar resuello los músicos. Y bueno, el solo del contrabajo se asimila según los gustos. Los dos del batería estuvieron mejor, aunque el primero quedó un poco largo (en ese pensé: uf, ojalá no haya solo de bajo).

Saludos antes del bis de David Virelles, Joe Martin, Chris Potter y Marcus Gilmore (foto: Carlos García Azpiazu).

Un concierto moderno y actual, acorde a lo que explica Potter sobre su disco ‘The Dreamer Is The Dream’: «El grupo se enfoca sobre música original que utiliza influencias de la tradición del jazz y de más allá para sintetizar un único idioma de jazz contemporáneo». Esta es su web.

OSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: