Iván Ferreiro: Qué canciones más tristes

Iván ante su audiencia, su parroquia entregada en el atestado Antzoki (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: –

Sábado 27 de mayo de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 22 €.


Iván Ferreiro, ex Los Piratas, llenó por segunda vez en cuatro meses el Kafe Antzokia, donde la parroquia mixta y treintañera gozó de su cancionero metamusical, vulnerable, melancólico… Qué agonía, oigan

 

El cantante gallego de indie pop comercial Iván Ferreiro, 46 años, ex Piratas, agotó el pasado el 28 de enero el aforo del Kafe Antzokia con mucha antelación divulgando su disco ‘Casa’ (Warner, 16). Y cuatro meses después, este sábado, con mucho mérito volvió a llenar el mismo local, dejando sólo 10 tickets sin vender en taquilla (22 más gastos costaban) y dando similar sensación de congestión humana dentro del recinto. En esta ocasión Ferreiro regresó en una gira patrocinada por una marca cervecera que plantó su logotipo luminoso en escena y que desplegó carteles en distintos puntos (en el lobby no había puesto de merchandising con camisetas y demás del artista, por cierto).

A la gente que estuvo apretada en el Antzoki (treintañera a lo sumo) le encantó el show y cantó muchas de sus letras tristes, de autoayuda, como las califican algunos estudiosos (como estos de El País). Por ejemplo las del texto de ‘Todas esas cosas buenas’, que sonó algo a Ana Torroja. O las del paradigmático éxito de Piratas ‘El equilibrio es imposible’, que resiste en su repertorio en solitario, ésa letra que coreó la peña identificándose, se presume, igual que en un himno, con versos como los de «es horrible el miedo incontenible» y el estribillo de «qué caras más tristes» (hum… idea para el titular). O el significado oculto tras el acrónimo ‘SPNB’, o sea «son preciosos nuestros besos» («son preciosos nuestros huesos», entendí desde arriba, desde el anfiteatro, donde se oía de pena).

El algo licantrópico Iván Ferreiro Rodríguez, de 46 años, de Nigrán, Pontevedra (foto: Carlos García Azpiazu).

Iván Ferreiro, exento de glamour en escena, barbado y rizado (algo lobuno, licantrópico, como Benito Freire), ataviado con una camiseta holgada negro grisáceo desgastado, lideró a un combo nutrido, a un septeto contándole a él. Un grupo que a veces usó tres teclados y otras tres guitarras (dos anchas pedaleras de veían desde arriba), pero a capas homogéneas, con poca riqueza instrumental, sin lucimiento de sus músicos, y eso que por ejemplo estaban Ricky Falkner al bajo y Pablo Novoa a los teclados: si se quitaran uno y hasta dos escuderos, apenas se notaría su ausencia en un tocho sónico que abajo del Antzoki se percibió regular («demasiados teclados, sintes y saturación, pero se entendían letras», nos informó a toro pasado el cabal Óscar Esteban; «demasiado calor, eso parecía una sauna», se quejó in situ el fotógrafo Azpiazu) y arriba, en el anfiteatro, fatal (no se entendían ni siquiera las parlamentos del gallego, por ejemplo el de despedida al baterista).

El septeto en verde y el logotipo en rojo vistos desde el anfiteatro del Antzoki (foto: Carlos García Azpiazu).

Fue un concierto puntualísimo de 25 canciones en 117 minutos con dos largos bises y adiós con los siete músicos bailando ante el público, igual que hacen por ejemplo Sidonie y Leiva, amigo de Ferreiro. Empero la compacidad sónica a machamartillo (pop, indie, lentos flotantes, soul soterrado en ‘El Bosón de Higgs’, luego más ritmos sintéticos…), quizá según discurrían los temas se percibieron más arreglos y se coligieron más las letras, tristonas, vulnerables, impotentes, desvalidas… cada vez más ovacionadas. Por Dios, qué agonía (es ironía, ¿ eh?). A veces Iván estiraba las palabras y me recordaba a alguien, y no sabía a quién, pero al final caí, cuando sonaba ‘NYC’: ¡a Josele Santiago, de Los Enemigos!

Otra cosa curiosa de Ferreiro es que en sus letras se refiere a menudo a la ‘música’ y a las ‘canciones’. O sea hace metamúsica, ¿no? (como los periodistas, que hablan tanto del metalenguaje). A ojo y sin contar, en cinco temas le oí pronunciar esas dos palabras entre el sonido estropajoso. Por ejemplo en ‘Canciones para el tiempo y la distancia’, ‘Pájaro azul’, ‘Tupolev’ y en ‘La otra mitad’, esa que reza «Estúpida canción / Hoy la he vuelto a escuchar de nuevo / Me vuelve a llevar / A las tinieblas de la intimidad».

El septeto en el último bis, visto desde la barra, con el local hasta los topes (foto: Carlos García Azpiazu).

En semejante hábitat de presuntos perdedores azotados por una tormenta de mal rollo y fatalismo (todo pose, postureo, afectación… ¡qué bien se lo pasaban ellas!, ¡cómo analizaban ellos que «hoy Iván está contento»!), se podrían señalar estos títulos como destacados: ‘Toda la verdad’, con su onda Sidonie / Planetas (el sexto tema); ‘Dies Irae’, el único rock que sonó esa noche, a lo Calamaro, con buenas guitarras y coros, con el amuleto de la mala suerte y los miedos y la vergüenza en su letra (el tema número 14, noten la esporádica cadencia); ‘Extrema pobreza’ gracias a la labor más destacada de los músicos («este amor se apaga», incidía la letra del tema 16º); la arropadora y coreada nana indie pop ‘El pensamiento circular’ (el tema 19º, el último antes de los bises; este es su clip oficial); y ya en los dos largos bises, más animados, el éxito de Piratas coreado como en un bolo de Dani Martín ‘Años 80’ en la mitad del primero, y cerrando el segundo bis y el bolo, ‘El dormilón’, vía brit-pop, y ‘Turnedo’, en plan Love Of Lesbian. Un suplicio, oigan (que es coñaaaaaa).

OSCAR CUBILLO

El último guiño, saludo, agradecimiento y brindis antes de hacer mutis a solas al final del show (foto: Carlos García Azpiazu).

El setlist indicativo (O.C.E.).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: