Marc Ford & The Neptune Blues Club: A la misma hora que los Guns N’ Roses

 

El teclista causó baja días antes, por un accidente durante el eurotour (imagen de móvil: La Reina).

CAL: *

Martes 30 de mayo de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, sala superior, 21 h, 12-15 €.

Bilbao, primera fecha de la gira española.

 

A la misma hora que Axl, Slash y tal reinaban en el estadio de San Mamés, un puñado de aficionados se refugiaron en el Antxiki para degustar a un palmo de distancia el rock genuino de Marc Ford, ex guitarrista de los Black Crowes. «¡Vas a comparar con los Guns N’ Roses!», gritó un fan emocionado a mitad del grato concierto

 

De culto y maldito es Marc Ford (Los Ángeles, California, 1966). Por culpa de la mala suerte (mira que regresar a Bilbao el mismo día que tocan los Guns N’ Roses, lo que le restó gran parte del aforo) y por los malos hábitos (a veces recae en la bebida y sale a tocar muy borracho). Y para mala suerte, la de esta gira: hacía unos pocos días su teclista se rompió la pelvis (nos cuentan que descargando el instrumental) y se tuvo que volver a casa. Así, el martes en el Antxiki, en la sala superior, la pequeña, del Kafe Antzokia, Marc Ford actuó en trío y no en cuarteto. En trío dispuesto en triángulo sobre el escenario, con sus dos escuderos (vaya, tampoco vino el bajista John Bazz, el de los Blasters y Bruce Willis entre otros) mirando atentamente al líder Ford, sobre todo cuando improvisaban en modo jam band. Se miraban e interactuaban, al contrario que Slash, Axl y Duff, los tres Guns N’ Roses originales de esta gira crematística, que en San Mamés oficiaron como si no existieran sus camaradas, ignorándose entre los tres.

Otras diferencias entre las citas de GNR y Marc Ford fueron la inmediatez (al Antxiki se accede en un chas, sin registros ni esperas ni nada), la cercanía del show (alguno se quejó en Facebook que le fastidió haber pagado más de 100 euros por ver a los GNR a cien metros de distancia, en la sala la gente estaba pegada al tablado, expectante, ansiosa, desde bastante antes de empezar bolo), la duración (redondeando: tres horas los Guns y hora y media el Marc), los precios de la entrada y de todo lo que rodea a un concierto (asumibles aquí, como esas bonitas camisetas del merchandising de Ford a 15 €, muy caros en San Mamés: 7 eurazos una birra, informa Unai Endemaño, aunque te podías llevar el vaso de plástico de recuerdo, de souvenir), la acústica (diáfana en el Antxiki, una masa fofa propia de estadio en San Mamés), la asistencia femenina (en mucha mayor proporción en el espectáculo social de San Mamés) y la posibilidad de fumar (prohibida en la sala, lo cual obligó a Titi a salir a echar un pitillo, permitida en San Mamés, con lo cual el humo molestó al activista del metal Txema de la Cruz). Y si en San Mamés y alrededores se veían muchas camisetas de Guns N’ Roses (compradas en grandes cadenas textiles, critican los que se creen más que los demás), en el Antxiki había pocas camis: de los Allman Brothers, de Tom Petty y pocas más vi.titi

Titi en primera fila, pensativo, calculando el momento de salir a echar un piti (imagen de móvil: La Reina).

Una gran similitud con los dos conciertos fue que la mayoría de los asistentes salieron encantados de ambos. Había quien a priori calculaba que a ver a Marc Ford & The Neptune Blues Club acudiría una persona a la sala por cada 1000 al estadio, pero a la postre habrían ido una por cada 500 (¿a ojo 27.000 frente a 55?). Además, entre el público del Antxiki reconocimos a numerosos músicos locales con querencia por el blues: a Los Brazos en pleno (o sea William, Kokino y Txemi, que se hicieron un selfie con el ex Black Crowes), a James Room (alucinando en primera fila por el estilo guitarrístico del maestro angelino), al armonicista profesional Pablo Almaraz, al guitarrista Larry y a la vocalista Nerea de Blues Deluxe los dos, a Montxo de los recién disueltos Los Fastuosos De La Ribera, a Juanjo de los Runaway Lovers… Ah, también estaba el televisivo Iñaki López, lo cual le honra porque seguro que le habrían invitado a ver a los GNR.

Después del show Los Brazos se hicieron un selfie con el guitarrista norteamericano
y en la foto se ve desde la izquierda a Kokino, Txemi, Ford y William (imagen: William Gutiérrez).

Venga, al lío: Marc Ford, que en su día también tocó para el ex Guns N’ Roses Izzy Stradlin, el martes aquí en trío tocó 15 temas en 93 minutos, amalgamando una suerte de blues-rock sudista, palúdico y carnoso a medio gas, con bastantes segmentos improvisados y concomitancias con Neil Young (el riff, por ejemplo en ‘The Vulture’, uno de los momentos más emocionantes, precisamente el título del disco que divulgaban, el sexto oficial de Ford), Hendrix (algunos punteos, por ejemplo los de ‘Bluebird Street’)… Su rock sudista contemporáneo en la onda jam band mejoró a Gov’t Mule (‘Devil’s In The Details’), Ford frotó la slide al modo de Selwyn Birchwood (un nuevo valor del sello Alligator, investíguenle), destiló lisergia con soul (‘All We Need To Do Is Love’), recaló en el funk (‘Smilin’’, que a La Reina le recordó a Lenny Kravitz) y cerró la velada con una versión del mito del blues Robert Johnson (‘I’m A Steady Rollin’ Man’).

Slash y Axl de Guns N’ Roses controlando el aforo en el Golden Ring de San Mamés, con los tickets a 181 más gastos;
«se estaba como Dios, mucha holgura y salida directa a baño y barra» (foto: Óscar Esteban).

Esta fue la verdad del rock del martes en Bilbao, y lo otro de San Mamés el paripé, dicho sea sin menosprecio. Y lo mejor fue poder elegir, aunque muchos aficionados que acudieron a ver a los Guns N’ Roses habrían preferido que no coincidieran ambos conciertos en el mismo día a la misma hora en la ciudad.

OSCAR CUBILLO

Ford fichó por los Black Crowes de Atlanta, Georgia, en 1991. Con ellos grabó tres álbumes históricos: el superventas ‘The Southern Harmony And Musical Companion’ (92), ‘Amorica’ (94) y ‘Three Snakes And One Charm’ (96). Le echaron en el 97 por disputas con los hermanos Chris y Rich Robinson y por abuso de drogas. No obstante, se reincorporó a los Cuervos Negros en el bienio 2005-06, aunque los abandonó motu proprio para mantener la sobriedad y alejarse de las tentaciones de las giras.
En julio, cuando acabe esta gira por Europa a su nombre, se sumará a The Magpie Salute, la nueva superbanda de Rich Robinson, el hermano majo de los Black Crowes, el guitarrista, que ha agrupado a un puñado de ex Cuervos Negros como Sven Pipien o Joe Magistro. Con ellos Marc Ford girará dos meses, hasta fin de septiembre, por USA de costa a costa.

Anuncios
Comments
One Response to “Marc Ford & The Neptune Blues Club: A la misma hora que los Guns N’ Roses”
  1. Iker dice:

    ¡Qué forma de graznar la de Rose! Palpable la frialdad extrema que comentas entre los tres gunners(la pasta lo primero); seguro que Slash y Axl tendrán firmada una orden de alejamiento en el escenario. En las pantallas gigantes laterales, los primeros planos de la jeta del pelirrojo de bote eran espeluznantes, a ver si deja ya de estirarse la piel. Lo del sonido, de juzgado de guardia. Me asombra que un grupo como este o Iron maiden suenen tan mal en directo. Fue un concierto en buena medida decepcionante; sin embargo te hacen recordar todos los temazos que parieron a finales de los ochenta y principios de los noventa. Eso hay que reconocérselo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: