Bustamante: Un tío llano

 

Busta con su primera chupa, de cuero negro, cruzada, roquera (foto: Unai Nuño / Palacio Euskalduna).

CAL: *

Domingo 4 junio de 2017, Bilbao, Palacio Euskalduna, 20 h, entradas de 23 a 67 €.

 

Sobreponiéndose al atronador sonido del Euskalduna, levantando el repertorio a base de intercalar canciones redondas y rudas como ‘Cobarde’ o ‘A contracorriente’, y actuando con la naturalidad que le caracteriza a pesar de tener más de medio teatro vacío, desocupado, David Bustamante superó el listón cuando lo tenía todo en contra

 

A pesar de los malos presagios y del mal arranque, Bustamante logró sacar adelante su concierto dominical en un Palacio Euskalduna con menos de media entrada, unas mil personas (sobre todo féminas) sentadas en las 2.200 butacas de los tres pisos del inmenso, ciclópeo recinto. Bueno, lo de sentarse es un decir, porque la mayor parte de la gente se tiró cantando en pie gran parte del concierto. Ah, la víspera, el sábado en Vitoria, David llenó el Teatro Principal, que es más pequeño y era mejor fecha para salir a la calle.

David Bustamante Hoyos (San Vicente de La Barquera, 35 años, 1’75 metros) llegó a Bilbao con la gira llamada ‘El amor de los dos’ y en su concierto dominical vistió tres chupas: roquera cruzada de cuero negro, azul pijotera, y marrón para el frío cántabro. El show duró 104 minutos (hora y tres cuartos) para 20 temas, contando el instrumental de presentación de los cuatro músicos de acompañamiento: guitarrista y baterista de Barcelona, bajista de Las Palmas de Gran Canaria que es seguidor de la Real Sociedad (Busta es del Real Madrid, está contento por haber ganado la 12º Champions y dijo con razón que cada cual puede ser del equipo que quiera) y teclista de San Fernando, Cádiz.

Ignoramos sus nombres de sus escuderos porque los profirió dando unos gritos de heavy metal que no se entendía nada. Aparte, la acústica del Euskalduna volvió a dejar que desear ante el volumen emitido desde el tablado, exagerado abajo pero quizá necesario para llegar al tercer piso, el de las localidades más baratas (donde, como tampoco había pantallas de vídeo, apenas podrían ver a su ídolo). Sobre el mal sonido, una señora se puso a hablar con una cuadrilla femenina de dos o tres filas más atrás tal que así: «Tiene muy alta la música. A mí me da una pena… No se le oye casi. Con lo quien que canta…». Por cierto, muchos esperábamos un repertorio baladista y mexicano, pero no fue así.

El sonido era aún más oscuro que la iluminación del escenario (imagen de móvil: Ane Ontoso).

Además, al principio eso parecía una verbena: el ambiente era demasiado desenfadado (la peña le jaleaba ‘ese Busta, ese Busta, ¡eh!’, y le piropeaba: guapo, macizo, artistaaaaaa…; para más inri, pareció que se enzarzó con una espectadora que le debió de hacer algún gesto), la banda atronaba, el repertorio era cañero y comercial, y el líder muy llano (se jactó de que a Bilbao «venía en mis tiempos mozos, pero tampoco voy a contarlo todo», y prometió que nos contaría dos chistes, amenaza que después cumplió y… ¡nos hizo reír!). Todo pintaba fatal: desde los centenares de butacas desocupadas hasta los alaridos recurrentes de David Bustamante, que parecían autoparódicos, como si Martes y Trece le imitaran (o El Tío La Vara). E imagínense el panorama si le sumamos las luces del escenario que dejaban todo bastante oscuro, el mogollón de globos rojos en forma de corazón y de adornos luminosos también rojos que ondeaban las fans… Y ricemos el rizo pensando que David Bustamante se parecía más al también ex OT David Bisbal (en ‘Me arrepiento’ y en general) y subrayando su denunciable versión del ‘Bésame mucho’ con alaridos y bajo a ritmo de slap funk (canción que le gustó a nuestra acompañante Ane, añadamos en descargo de Busta).

Pero menos mal que a la quinta se aclaró el horizonte con un ‘Cobarde’ recreado en plan rock duro, con el gentío ondeando los globos y el cántabro bajando a cantar entre la peña, protegido por una discreta seguridad (llegó cerca de nuestras butacas y nos fijamos en el tupé y en su cara muy sudada), y la sexta también incidió en el cambio de sentido: la balada soul ‘Vivir’, creciente a lo Malú, con el micro del cantante con más trucos y ecos que el de un vocalista veterano de heavy metal, y extensa prolongación de la canción mediante solos diversos de sus músicos: punteos de guitarra en plan rock progresivo (¡a lo Dream Theater!, qué máquinas los de su banda), de bajo (no recuerdo cómo, pero algo inane me pareció al principio) y del teclista (éste con finura jazz).

Entonces regresó David con la segunda chupa y se sentó en uno de los dos taburetes dispuestos en escena para un ‘Júrame’ latino y acústico propio de cantante melódico donde no acabó de encajar la armónica cromática, y un ‘Miento’ que creció en plan rock español a lo Medina Azahara. Fuera de repertorio (era verdad lo que dijo que improvisarían: ese tema no estaba consignado en el setlist previsto) invitó a un colega televisivo para entonar la balada algo Alejandro Fernández ‘Como yo te amé’, prologada por una suerte de himno de su pueblo, San Vicente de La Barquera, también cantado con mucha naturalidad: Busta se metió una vez más a la peña en el bolsillo.

Las fotos suelen ser en las tres primeras piezas, y Busta sigue con la misma chupa (foto: Unai Nuño / Euskalduna).

Y la velada juerguista a volumen desatado prosiguió con lo previsto, alternando poca arena y bastante cal: por la parte floja, la versión demasiado solemne, ampulosa, del ‘Tengo ganas de ti’ de Manuel Gallardo (al final la cantó sin micro al borde del tablado), y, debido a los coros bastante desafinados del respetable (al menos los de nuestra zona), su éxito ‘Dos hombres y un destino’ (el tan celebérrimo de por el amor de esa mujerrrrr…), y por la parte buena, el rock en gradación ‘Miente’ (de sus favoritos, reveló), el pop de telefilme americano optimista ‘Nunca es tarde’, o el mejor tema de la velada, un arrasador rock comercial como fue ‘A contracorriente’, que fue cuando el cántabro esprintó a lo largo de la primera fila del Euskalduna, chocando las palmas de sus fans

A Bustamante, que no hizo ningún comentario acerca de su cacareada situación sentimental de separación con su esposa la actriz Paula Echevarría, se le veía contento, feliz de la vida, dinámico, hidratado (tras cada canción se iba a un lateral a beber agua; «normal, si no para de moverse», juzgó Ane), vestido de prêt-à-porter, calzado con playeras blancas, saltarían, bailarín y tan cantarín que ya cuando lanzaba esos alaridos tarzanescos no parecía una autocaricatura.

Llegamos al bis, que fue largo y la gente lo pidió gritando ‘bus-tamante, bus-tamante…’. Salió Busta con la tercera chupa (la marrón), presentó a sus músicos y a su equipo técnico (todos aragoneses, precisó), dijo «gracias a vosotros, familia», y cumplió la parte postrera con un latino ‘Devuélveme la vida’ con trozos rapeados y sustrato rítmico Carlos Vives, un ‘Feliz’ (este es el clip oficial) donde volvió a bajar entre sus fans (¡y durante que pensé que el desenfadado Bustamante es un correlato cántabro del jatorra guerniqués euskaldún Alex Sardui, ex Exkixu y hoy en Gatibu!), o el adiós definitivo con la latina y también conocida ‘El aire que me das’.

El puestito de merchan, antes del chou (imagen de móvil: O.C.E.).

Pues más o menos así cursó un concierto en el que David Bustamante supo venirse arriba pese a todos los hándicaps: sonido atronador que impedía distinguir las letras, medio aforo vacío pero que se compensó con el calor derrochado por los presentes, un cantante que cae bien generalmente (y que poco miró lo que parecía un teleprompter con las letras a sus pies) y un cancionero con bastante canciones buenas… o correctas, si se prefiere. Creo que fue la tercera vez que le veía (antes en la Plaza de Toros y también en el Euskalduna), y la menos satisfactoria, pero Busta libró, libró.

OSCAR CUBILLO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: