Mr. Sipp: Milagros y espartanos

 

Dinámico, risueño, todoterreno y moderno el bueno de Castro Coleman (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: ***

Lunes 5 de junio de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, sala superior, 21 h, 15-18 €.

 

Cerebral, entusiasta, pulcro y profesional, el guitarrista de blues Mr. Sipp, alias ‘The Mississippi Blues Child’, logró el lunes que una audiencia mixta aullara, bailara, diera palmas y gritara ‘yeahhhh’ en el Antxiki, durante un show con cualidades… ¿milagrosas?

¡De lo mejor del año!

 

Conciertazo de blues moderno y eléctrico el que en trío uniformado y negrísimo nos propinó el guitarrista de blues Mr. Sipp (este es su Facebook) el lunes en la sala pequeña del Kafe Antzokia. Era la cuarta fecha de una gira española de diez bolos seguidos, sin días libres y abarcando algunos festivales (Benicássim, Leganés). Fue un lujo verle tan de cerca y la ocasión la aprovechó un público muy mixto y escaso (entre 77 y 88 presentes calculo y Pato informa que compró la entrada número 67) que no olvidará esta primera vez, porque seguro que Mr. Sipp vuelve por aquí a tablados más grandes.

Lo que presenciamos el lunes no se veía por estos lares desde las incursiones en los años 90, en pleno blues boom revivalista, de guitarristas afroamericanos como Luther Allison y Lucky Peterson, que se bajaban del escenario para tocar entre la peña (les vi hacerlo en Getxo, en San Sebastián, en Bayona… ¡y era flipante, emocionante!). Mr. Sipp lo hizo dos veces el lunes, y la primera vez la gente se conformó con sacarle fotos (y él se sentó a puntear encima de un chico con silla de ruedas que estaba en primera fila), pero la segunda bajada fue el desparrame: los más decididos se disparaban selfies con el hacha predispuesto, una dama con vestidito se puso a bailar con el bluesman, un tipo se quitó la camiseta para ondearla y apagar el fuego… Si es que al acabar el show Mr. Sipp bajó del escenario y la concurrencia se le acercó para tocarle como si fuese un predicador: le estrechamos las manos, algunos le abrazaron como si acabaran de salir del culto, bastantes chicas y varios hombres le dieron besos…

El orgullo del trabajo bien hecho, con un además algo Spike Lee, ¿no? (foto: Mr. Duck).

Grande fue lo que vimos. Sonaron 15 temas en 92 minutos con los tres músicos vestidos igual: bambas blancas, vaqueros azules claros con dobladillo, camisetas blancas con escote en pico, chaquetas grises… ¡y los tres con barbitas! Elegantes pero informales, liderados por el torrencial y brillante Mr. Sipp (nacido Castro Coleman el 25 de agosto de 1976 en el pequeño pueblo de McComb, Mississippi, o sea que tiene 40 años), los tres bluseros negros modernistas subieron y bajaron en las sensaciones: danzaron graciosos ora a lo Bill Cosby ora a lo Chuck Berry con el paseo del pato, el risueño y bromista Mr. Sipp nos aplaudió y espoleó (pidiendo coros, palmas, gritos y hasta gestos de accionar una sirena), se tuvo que soplar las yemas de los dedos porque le ardían de tanto recorrer las cuerdas, ponía caritas a los fotógrafos…

Fue un espectáculo genuino, nacido en el góspel milagroso de las iglesias evangelistas (¿ese baile no era como caminar sobre las aguas?, ¿los parroquianos sabían responder en inglés al instante porque Mr. Sipp era como un apóstol al que le entendían?) y derivado hacia el ‘entertainment’, al entretenimiento, a la diversión (desde James Brown y Albert Collins hasta los mentados Lucky Peterson y Luther Allison).

La primera inmersión entre el respetable, para tocar ‘Mrs. Jones’ con punteos bibikinescos (foto: Mr. Duck).

Pero la cita no se limitó al show superficial. Las canciones tenían esencia y brotaban transversales: blanquinegras, para ambos sexos y para amplios gustos, incluso los más roqueros. Cerebral, listo, entusiasta, pulcro y profesional, Mr. Sipp, con una voz estupenda (que no nos digan que los negros y los blancos pueden cantar igual el blues) y asiendo una bonita guitarra Epiphone conectada a un amplificador Peavey Classic 50, roqueó inspirándose (cuasi fusilándole) en Stevie Ray Vaughan, aspiró la Texas trotona de Johnny Copeland en los 90 de vino y rosas para el blues en las multinacionales (‘Can I Ride’, de lo mejor), facturó blues-rock como harían los afrohermanos The Kinsey Report, arrolló con boogie auténtico y hookeriano tipo el de Fat Possum (‘Nobody’s Business’, de lo mejor también; durante esta tormenta el fotógrafo Azpiazu diagnosticó que el tipo en el Azkena triunfaría de largo, y no le falta razón), se cubrió de gloria en el blues lento a lo Buddy Guy u Otis Rush (‘Mrs. Jones’, el tercer óptimo momento, cronológicamente hablando; en este blues bajó entre la peña y al regresar al tablado pidió «si sentís el blues decid yeaaaahhhhhh»; aquí va un YouTube de este tema, hace cuatro años al aire libre), rocanroleó de nuevo vía SRV (‘Bad Feeling’, el cuatro supermomento; aquí va un YouTube capturado en Gloucester), el bis que le exigió la peña lo concedió fusilando el walkin’ bass de ‘Sweet Home Chicago’ (fue quinto momento irrefrenable y no sé cómo se titulará, pero la letra decía algo de «pack your bags, baby»), y las versiones conocidas (reconocibles) las actualizó, las dio lustre y las hizo suyas: las dos de Sam Cooke (dulce y estilista ‘You Send Me’, verosímil y reivindicativa ‘A Change Is Gonna Come’; ambas sirvieron para descomprimir y tomar aire arriba y abajo del escenario), y la de Jimi Hendrix (‘Little Wing’).

Por cierto, la gente, la parroquia, que acabó seducida, se tiró todo el show ovacionando, silbando, gritando, cantando, aullando y hasta coreando al unísono ‘he-he-he’… ¡como si fueran espartanos del blues! Un show que entrará en nuestra lista de lo mejor del año, si llegamos, claro…

OSCAR CUBILLO

Al regresar al tablado para decir «si sentís el blues decid yeaaaahhh» (foto: Mr. Duck).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: