Triángulo de Amor Bizarro: Criptógrafos ruidistas

 

Panorámica de Triángulo de Amor Bizarro en la llena plazuela de La Ribera (imagen de móvil: M. Duck).

CAL: **

Sábado 10 de junio de 2017, Bilbao, La Ribera, 21 h, entrada libre.

INFORMACION OFICIAL:
Hirian: la montaña baja a la ciudad
La música puede ser una valiosa herramienta para el acercamiento y la unión de las diferentes realidades socioculturales de la villa de Bilbao y es por ello que Bilbao BBK Live, junto a Heineken y el Ayuntamiento de Bilbao, elige uno de los barrios con más carácter de la ciudad en una jornada abierta a todos los públicos, edades y culturas.
El festival quiere aportar su granito de arena al proceso de regeneración de este distrito bilbaíno en el que conviven asociaciones de carácter social y vecinal con artistas emergentes y propuestas culturales pioneras. Con una propuesta musical alternativa, contribuiremos a dar a conocer el Bilbao emergente al público del festival y trasladar los valores de un barrio luchador en transformación constante, hoy ya un referente de la cultura urbana.
El próximo 10 de junio nace Hirian, una iniciativa que pretende formar parte activa del barrio más dinámico y polifacético de la ciudad, Bilbao La Vieja. Desde las 12 del mediodía, más de 25 bandas actuarán en directo y de manera gratuita en los 5 escenarios distribuidos por los lugares más emblemáticos de este barrio.
Música para todos los públicos, desde reconocidas bandas de la escena rock y pop estatal como Triángulo de Amor Bizarro, Novedades Carminha o Bigott; artistas de diversas culturas, como Omar Souleyman; música para el disfrute del público infantil de la mano de Ene Kantak o Petit Pop, artistas a la cabeza del rock vasco como Sorkun o Niña Coyote eta Chico Tornado; y música para todos los gustos rock, pop, folk… e incluso música electrónica de la mano de Basoa, la programación electrónica de Bilbao BBK Live que no quiere perderse la fiesta y baja a la ciudad con escenario propio, ‘Basoa in the city’. En definitiva, música por todos los rincones del barrio y que irá acompañada de animación y pasacalles.
Con esta iniciativa Heineken reafirma su colaboración con el festival Bilbao BBK Live, la Villa de Bilbao y la Música en directo.
Rastro Dos de Mayo especial música
El rastro Dos de Mayo es una de las actividades más populares de Bilbao La Vieja, una iniciativa surgida desde el propio barrio y que tiene un efecto muy positivo en la dinamización del mismo. En esta ocasión, el rastro participa en Hirian tornándose en un mercadillo con la música como temática. El contenido del rastro es de carácter bohemio, artístico y cultural con objetos de segunda mano y artesanos.
Este mercado lleva varios años funcionando con éxito como un espacio de encuentro para todas aquellas personas que desean acercarse a la calle Dos de Mayo con el ánimo de curiosear, pasarlo bien, participar y comprar. El concepto del que parte es que comercio es vida: las calles comerciales son las que presentan más flujo de transeúntes. Y, además, reivindica Bilbao la Vieja como soporte para la actividad artística y cultural, como referente simbólico que estimule a toda la ciudadanía a participar activamente en las transformaciones de Bilbao.

 

Como era previsible, los gallegos resultaron de lo más destacado de la veintena de conciertos del festival sabatino Hirian, polémico (en parte), arrabalero (pero sin mestizaje) y patrocinado por una marca cervecera (la peña qué desagradecida es)

 

Ya pasó el primer festival Hirian, ése que una marca cervecera (Heineken, la cual yo frecuento en botellín) montó el sábado en Bilbao La Vieja, barrio marginal (antaño droga y prostitución, hogaño inmigración y algo menos de droga que antes) donde instaló varios escenarios pequeños, bajitos y verdes sobre los que actuaron una veintena de bandas entre las que las mujeres estaban más representadas de lo habitual (con lo que ello conlleva: más frescura y menos fuerza). Se puede destacar que falló el elemento del multiculturalismo: por ejemplo, no había musulmanes atendiendo a los conciertos (en Sorkun detecté a dos chilabas oteando de lejos, y a la tarde con el sirio Omar Souleyman sí se vio a algún mahometano más entre el aforo).

Hizo demasiado calor, tanto bolo al aire libre pareció más verbenero que roquero (incluso festivalero), los músicos en general vistieron fatal (esto lo he copiado de por ahí), y, como era de esperar, el cartel (de diseño gráfico indie y pueril) ofreció lo mejor a última hora. Ahora, a ver si se repite el minifesti en 2018, pues ciertas asociaciones del barrio se han opuesto a él (es que la promotora Last Tour genera muchas envidias a la hora de luchar por las subvenciones, je, je…).

A la postre, sobre los tablados se cumplió lo previsto sobre el papel y uno de los mejores bolos lo dieron los gallegos Triángulo De Amor Bizarro (La Coruña, 2004) en la terraza del Mercado de La Ribera (técnicamente eso no es Bilbao La Vieja, ¿verdad?). En cuarteto, con Isabel Cea al bajo y la voz como una de las más destacadas representantes femeninas del Hirian, TAB dieron un show de 16 pildorazos en 53 minutos en los que el sonido fue esparcido hacia la nada por el viento. De hecho, en primera fila ni se oía la guitarra de Rodrigo Caamaño. Pero los gallegos triunfaron: desde el principio llenaron la estrecha plaza de peña predispuesta, al poco consiguieron un núcleo que bailaba pogo en vanguardia, y por el epílogo incluso un puñado de muchachitas se infiltró delante para corear algunas de sus canciones más pop.

Apurando la abrasión ruidista subterránea shoegazer (‘Amigos del género humano’), ora asomándose al soul de los Raveonettes, ora apretando en la caña after punk (‘Robo tu tiempo’) o post punk (‘Ellas se burlaron de mi magia’), TAB fueron colando algunos hitazos personales (‘El fantasma de la transición’, un caramelo indie rock) y mordiendo el punk (‘Euromaquia’), y alcanzaron un inusual momento sentimental mixto con ‘Seguidores’, un grandioso pop-soul con las crías coreando la letra de comunión entre público y grupo favorito y carismático.

Para el final reservaron ‘El crimen: cómo ocurre y cómo remediarlo’ (la de llevar navaja siempre es conveniente, que les quedó troglodita en plan los Cramps), un ‘Barca quemada’ coreadísimo por las féminas (de hecho remitía a Los Fresones Rebeldes), y la despedida con el pogo de ‘De la Monarquía a la criptocracia’ (la de arréglame, arréglame… -arréame, arréame decía un chica, pero es que cambian tanto las letras estos criptógrafos gallegos-; este es el clip surrealista de esta canción).

OSCAR CUBILLO

El pogo en la última, ‘De la Monarquía a la criptocracia’, ya casi de noche (imagen de móvil: O.C.E.).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: