Graceband + The Reverendos + Hendrik Röver & Los Míticos GTs + Albert Cavalier: Homenaje a Chuck Berry (+ entrevista)

Los vizcaínos The Reverendos abriendo plaza (foto: Marq Sutherland).

CAL: *

Viernes 16 de junio de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 10-12 €.

 

En la última cita del séptimo ciclo versionero Izar & Star, cuatro grupos de tres provincias tributaron en el Kafe Antzokia a la memoria de Chuck Berry: los guipuzcoanos Albert Cavalier, los vizcaínos The Reverendos y Graceband, más los cántabros Hendrik Röver & Los Míticos GTs

 

El viernes acabó la séptima temporada del Izar & Star, el ciclo en el que músicos preferentemente vascos adaptan a sus ídolos e influencias. Para cerrar el séptimo ciclo, qué mejor que homenajear a una influencia general, quizá por encima de los Beatles, que también sentaron sus bases aprendiendo su estilo: Chuck Berry (Charles Edward Anderson Berry, San Luis, Misuri, 18 de octubre de 1926 – 18 de marzo de 2017), pionero y creador del rock and roll muerto este marzo a los 90 años dejando como legado póstumo el disco ‘Chuck’ y la intención de su hijo de seguir exprimiendo su memoria con conciertos por todo el mundo. A ver qué tal le sale la maniobra ‘exploitation’.

Este viernes, en un Kafe Antzokia con solo un tercio de entrada, lo que pilló de sorpresa a la organización por la categoría del mito y la calidad del cartel, se sucedieron cuatro grupos, a unos 20-25 minutos cada uno y con cambio rápido de escenario (unos 10 minutos). Abrieron plaza The Reverendos, cuarteto de Getxo que en 26 minutos y 6 piezas repasó el LP ‘St. Louis To Liverpool’ (1964), el séptimo del cascarrabias, con la voz nasal lineal del pianista y líder Reverendo Igor reminiscente del Professor Longhair, la guitarra Gretsch Brian Setzer Hot Rod de Álvaro saliéndose en los punteos, dianas como ‘No Particular Place To Go’ y el cañero adiós con ‘Go Bobby Soxer’, e intento de espectáculo al invitar a subir a bailar a chicas en ‘You Never Can Tell’, la del baile de ‘Pulp Fiction’ (solo dos chicas valientes subieron).

Los donostiarras Albert Cavalier, puristas pero de los 80 más que de los 50 (imagen de móvil: O.C.E.).

Luego los joveznos (tienen unos 18-20 años) iconoclastas donostiarras Albert Cavalier oficiaron fuera de lugar y lo sabían y así avisaron a los espectadores desavisados que lo que tocarían no sería lo que esperaban. Son cuatro, al bajo tienen a una chica (la única fémina que ofició entre los 17 músicos que subieron a escena; en los festivales con subvenciones hay más chicas músicas sobre las tablas porque suele ser condición indispensable para recibir el dinero debido a los departamentos de igualdad, etc.), y en 26 minutos y 6 piezas rompieron la cuerda del bajo (no lo digo por machismo: a ver si llegan los suspicaces al último párrafo), deconstruyeron por igual las versiones de Berry y sus originales en un cóctel ruidista que etiquetaron como ‘fuzz and roll’ en homenaje a Chuck Fuzzberry, resonaron a Jesus & Mary Chain, Cure, Pixies, Belako y mucho al siniestrismo ochentero, a veces leyeron del suelo las letras de las versiones en una especie de teleprompter manuscrito, arrancaron odiosos y aburrieron a La Reina, pero se rehabilitaron y terminaron guay con las tres últimas, entre ellas los clásicos ‘Don’t You Lie To Me’ (en plan soul shoegazer) y ‘Maybellene’ (a lo Raveonettes).

Los bilbaínos Graceband en el segundo de sus dos conciertos, homenajeando a Berry (foto: Óscar Esteban).

Triunfaron absolutamente los bilbaínos Graceband, un supergrupo con peña de Los Jalapeños de La Frontera, Cherry Boppers, Gacela Thompson… Los seis asociados aceleraron durante 5 temas (el quinto un popurrí quíntuple) en 22 minutos vía Elvis en Las Vegas (‘You Can’t Catch Me’), a lo Sha-Na-Na rumberos (‘Come On’), como Shakin’ Stevens & The Sunsets saltarines (‘Sweet Little Sixteen’) o tipo los Pirates sincopados (‘Nadine’). Se lo montaron con dinamismo, brillo y personalidad, y su frontman, el bigotudo Jon ‘jalapeño’ Gartzi, sedujo a todos los presentes (de ambos sexos) porque es muy divertido.

Los cántabros Hendrik Röver & Los Míticos GTs, o sea Goyo y Toño (imagen de móvil: O.C.E.).

Cerraron la plancha los cántabros Hendrik Röver & Los Míticos GTs, o sea el perseverante jefe de Los Deltonos más la sección rítmica formada por Goyo y Toño, la G y la T. En 25 minutos y 6 covers con trucos de Dr. Feelgood, George Thorogood y ZZ Top arrancaron brillantes (‘Thirty Days’) pero acabaron alargando punteos (‘It’s My Own Business’) y amortiguando su impacto, aunque siempre estuvieron bien, ¿eh? Ah, Hendrik rompió la cuerda de su Epiphone, le prestó su Gretsch Carlos Beltrán, de Graceband, y durante los dos últimos temas mejoró sobremanera el sonido.

OSCAR CUBILLO

Jon Gartzi durante los ensayos de Graceband (foto: Facebook).

+++ ENTREVISTA GRACEBAND +++

***

«Elvis es la voz del rock y Chuck Berry es el rock»

 

El ciclo versionero Izar & Star cerró su séptimo curso con un cartel cuádruple interprovincial que rendido a la herencia inabarcable del difunto Chuck Berry. De los cuatro, los que más gustaron fueron Graceband, a cuyo vocalista, el ‘jalapeño del norte’ Jon Gartzi, entrevistamos

 

Graceband es un supergrupo vizcaíno que se formó para rendir tributo a Elvis en esta séptima edición del Izar & Star, ciclo melómano patrocinado por la SGAE y en el que preferentemente músicos vascos adaptan a sus influencias y favoritos. El jueves 29 de diciembre de 2016 Graceband dio su primer y único concierto hasta el momento, con la excusa de celebrar los 60 años de reinado de Elvis Presley, desde que su talento estallara en 1956. El cartel triple lo completaron y abrieron The Bilbobillies y Santiago Delgado & Los Runaway Lovers (así contamos su debut).

Hace medio año formaron Graceband estos seis elementos: el Reverendo Igor al piano; Carlos Beltrán de Gacela Thompson a la guitarra; Javi Caballero de Los Reverendos a la batería; Willie Kalambres de los Cherry Boppers al saxo; David Martín de los Bilbobillies al bajo; y a la voz y la pelvis, cual sosías de Elvis con bigote, el descarado Jon Gartzi, de Los Jalapeños de la Frontera.

Y la banda se volvió a juntar para tributar al cascarrabias Chuck Berry (Charles Edward Anderson Berry, San Luis, Misuri, 18 de octubre de 1926 – 18 de marzo de 2017), fallecido a los 90 años cuando ya había grabado su último disco, el póstumo ‘Chuck’. La voz cantante la llevó también Jon Gartzi, pues el único cambio en la alineación fue de baterista: Javi Caballero no pudo alistarse y le sustituyó Iván, ex de los surferos The Longboards.

Y así nos ponía al día de la movida y de su segundo concierto el propio Jon Gartzi.

Bonito nombre el de Graceband… ¿Cómo se os ocurrió?

Teníamos la misión de formar una banda, de montar un ‘reper’ y de dar un espectáculo importante de Elvis en poco tiempo. Jugamos con los nombres de varias canciones hasta llegar al juego Graceland-Graceband. Nos pareció apropiado y sencillo.

Ya, y Graceland también se llama la mansión de Elvis. Pues eso, que Graceband nacisteis para dar un concierto de homenaje a Elvis en el 60 aniversario de su eclosión mundial, allá por 1956. Ahora os reactiváis para rendir tributo a Chuck Berry. ¿Qué diferencias hay entre el rock del Rey y el de Chuck?

Uno podría ser el rock del cantante que toca la guitarra, y el otro el del guitarrista que canta. El primero es la voz del rock, el segundo es el rock. Quizás con Elvis la música acompaña a la voz, y con Berry la voz es parte de la música. Es curioso que teniendo raíces tan similares suenen tan distintos.

¿Sabéis si Elvis y Berry se conocieron? ¿Si se llevaban bien? Leo aquí que Elvis grabó cuatro canciones de Chuck: ‘Johnny B. Goode’, ‘Promised Land’, ‘Memphis, Tennessee’ y ‘Too Much Monkey Business’.

Lo desconozco.

Graceband en el primero de sus dos conciertos, homenajeando a Elvis (foto: Óscar Esteban).

Vaya, hombre. ¿Es verdad que el estilo de Chuck Berry es esencial para aprender a tocar la guitarra?

Bueno, intentar sacar la intro de ‘Johnny B. Goode’ fue una de mis fijaciones tras comprarme la primera guitarra. Sospecho que miles de guitarristas contestarían lo mismo. ¡Y copiarle el shuffle (ritmo) mientras se canta! Chuck Berry sentó las bases de la guitarra en un mundo hasta ese momento dominado por el piano.

¿Por qué os gusta Chuck Berry?

Es algo que no pertenece tanto a la razón como a la emoción. La primera vez que escuché la canción ‘Johnny B. Goode’, me enamoré. Y me sigue azuzando el cuerpo como el primer día.

¿Le visteis en vivo? ¿Qué os pareció?

Era Chuck. Mayor, pero inmejorable. Breve, pero inmejorable. Recuerdo un extraño sentimiento al verlo en directo en el concierto del BEC. Como estar sin estar, de ver sin ver. Sigo con esa sensación de ‘¿aquello ocurrió en realidad?’. Supongo que todo es derivado de algo similar a un estado de shock.

El póstumo ‘Chuck’ (2017).

Ese día yo tuve gripe y no pude levantarme de la cama. Habría sido mi tercera vez ante Berry tras los festivales de jazz de Bayona y Vitoria, que ni fu ni fa, dejémoslo claro. Jon, ¿has oído su disco nuevo, ‘Chuck’? ¿Está bien?

La canción ‘Wonderful Woman’ me suena a los Stones haciendo una versión de Chuck. El álbum suena relajado y natural. Es bastante blusero, con sabor mestizo. Con el tema ‘Dutchman’ me quedé sorprendido, por lo innovador. Merece la pena escucharlo, desde luego.

¿Qué os parece que el hijo de Chuck, el guitarrista Charles Berry Jr., pretenda estirar el chicle dando bolos con la excusa de divulgar este disco y la memoria de su padre, como cuenta en esta entrevistita?

No me atrevo a opinar sobre las motivaciones de cada cual.

¿Y cómo será vuestro bolo del viernes en el Kafe Antzokia?

Espero que divertido. Deseo que todos lo disfrutemos y compartamos el evento con pasión. Son cuatro repertorios breves, pero espero que bien atinados. La mezcla de cuatro bandas de corte tan diferente me genera muchísima intriga. En Graceband tengo una escuadra de músicos muy por encima de mi nivel que lograrán que esto suene. Y a mí me tocará, una vez más, personificar la discordia y la locura, ja, ja…

Eso, es un cartel cuádruple para cerrar el 7º Izar & Star… A Albert Cavalier les tengo menos controlados, pero Los Reverendos seguro que no desentonan y… ¿sabes si Hendrik Röver adaptará en castellano a Chuck Berry?

Lo de Albert Cavalier creo que va a ser lo más intrigante. Viniendo de un sonido alejado de las raíces, me encantará chequear lo que vayan a hacer, ya sea seguir su estilo propio o viajar a lo clásico del rock and roll.

Veremos…

Los Reverendos son una de mis bandas favoritas. Buenos amigos y músicos de nivelazo. Son grandes guardianes del pasado y lo defenderán de lujo.

Fijo. Ellos abrirán el cartel cuádruple. Y lo cerrará Hendrik Röver, que viene con Los Míticos GTs en vez de con Los Deltonos.

Y Hendrik con los GTs… No me han filtrado nada. Veré su intervención como cualquier otro miembro del público. Sólo puedo decir que me encantaría escuchar alguna adaptación en castellano. Puestos a pedir…

… que no quede. El del viernes será el segundo concierto de Graceband. ¿Habrá más en el futuro?

Bueno, nos han contactado para repetir… No hemos tenido conversaciones internas aún, pero con esta banda compartiría escenario mil veces más. Para ser músicos, no son mala gente, ja, ja, ja, ja.

OSCAR CUBILLO

Graceband en el homenaje a Elvis Presley, versionando en el Kafe Antzokia la canción ‘Dirty, Dirty Feeling’

Carlos Beltrán, de Graceband y Gacela Thompson, haciendo el paseo del pato de Berry (imagen de móvil: La Reina).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: