16º Azkena Rock Festival / John Fogerty +…: No se puede hacer mejor

John Fogerty, un coloso, no sólo al doblarle la pantalla gigante del fondo (foto: Facebook ARF).

Viernes 23 de junio 2016, Vitoria, puertas 17 h, Mendizabala, entrada diaria 55 € (más gastos), bono dos días 98 € (más gastos).

 

DATOS OFICIALES DE ASISTENCIA:

Viernes 23 de junio: 18.700 personas

Sábado 24 de junio: 17.100 personas

TOTAL: 35.800

 

Mi Top 5 de los dos días sería:

John Fogerty ***

The Cult **

Union Carbide Productions **

Chris Isaak / Loquillo *

 

El viernes estuve nueve horas y media en pie en Mendizabala y vi a 11 grupos (podría decir trece, pero no lo haré; en total en dos días vi a 19 grupos). El viernes me superó el bueno de John Fogerty, me gustaron Cheap Trick más que en su vez anterior, y poco más. Al irme a las 3 de la madrugada, me tiré 20 minutos en la cola del taxi, no llegó ninguno, y hala, 40 minutos andando hasta el Hotel Araba, como un campeón.

 

***

John Fogerty recuperó con autenticidad y modernidad el cancionero clásico de la Creedence Clearwater Revival

en un concierto redondo, sobrio, brillante y guitarrero que debería entrar en los anales del Azkena Rock Festival

***

 

Por encima de las expectativas más optimistas voló el concierto estelar de la primera jornada del 16º Azkena Rock Festival, el de John Fogerty, líder de la Creedence Clearwater Revival (1967-1972), que atrajo según las cifras oficiales a 18.700 espectadores, entre ellos numerosas personas de edad muy avanzada, incluso para el biotipo veterano azkenero.

John Cameron Fogerty (Berkeley, California, 72 años) no defraudó a nadie, excepto a los ‘haters’, los odiadores sistemáticos (recibí un whatsapp de un aficionado presente que aseguraba que lo que veía le recordaba a variedades de crucero; ¡lo que hay que leer!; al día siguiente en persona me dijo que luego el concierto fue a mejor, je, je…). Tras un acertado prólogo de más de diez minutos presentados por un vídeo que situaba la música de Fogerty y de la Creedence en el año 1969, durante sus circunstancias sociales (la guerra del Vietnam) y musicales (el festival de Woodstock, recordatorios de más lanzamientos de otros LPs históricos), la estrella de la noche ofreció un gran espectáculo de 21 canciones en 92 minutos en sexteto, un concierto que no se pudo hacer mejor, un show que destacará en la propia historia del Azkena Rock Festival.

El combo de Fogerty conectó con el oído y la vista, el corazón y el alma de la masa que le adoró (imagen de móvil: O.C.E.).

Y no se pudo hacer mejor por diversas y numerosas razones. La principal fue el sonido, pues éste brilló con potencia en el concierto de Fogerty, una excepción en una jornada inaugural en la que la acústica de Mendizabala se vio perjudicada por ejemplo por el viento. Fue inmejorable el show por la actitud en la ejecución, por la sobriedad de la misma (no sobró ni el solo de bajo, imagínense), por el mero calado atemporal del reconocible cancionero basado en la Creedence Clearwater Revival (en ocasiones se levantaban coros comunitarios emocionantes por boca de miles de personas), por el atractivo visual del escenario (dos pantallas laterales reproduciendo la acción para los que atendían desde lejos, una pantalla en el fondo del escenario con visuales –abstractas, moteras, etc.–, claridad luminosa general…), por el sonido guitarrero (hubo un par de jams instrumentales que no sonaron a relleno y que certificaron la autenticidad insobornable de Fogerty), y por el protagonismo y la conjunción del sexteto: a la batería un estupendo Kenny Aronoff (el de John Cougar / Mellencamp), a una de las guitarras el guapo Shane, uno de los hijos de John, nacido en 1991.

La gente estaba entregada y el mito no les defraudó. Con buena planta, idiosincrática camisa de cuadros azul y el cabello lacado al modo de Raphael, un grandioso John Fogerty cambió mucho de guitarra, se atrevió a correr por el escenario (casi a cámara lenta, pero varias veces lo hizo) y cantó muy bien, con el tono un tanto más aflautado pero estupendo. A pesar del vídeo del prólogo y de un discurso previo a una de las 21 canciones que tocó y en la que mirando toda la gente que había en Mendizabala dijo que se acordaba de Woodstock (donde se congregó medio millón de personas en 1969), el de Fogerty en sexteto fue un concierto moderno y actual, clásico y atemporal.

Fogerty recorriendo el gran escenario, aquí con su guapo hijo Shane, nacido en 1991 (foto: Facebook ARF).

Casi diluidos entre las imágenes del vídeo de presentación salieron a escena los seis miembros de la banda reverberando en el palúdico ‘Born On The Bayou’ (con su voz tratada), y a la segunda ya acertaron en la primera diana: el rock and roll a lo Little Richard ‘Travellin’ Band’, demostrando que la cosa iba en serio. En ‘Green River’ el ritmo fue infeccioso y la guitarra cortante y extensa en los punteos («está fino el tío», observó Pato), y en el hit ‘Who’ll Stop The Rain’ su voz remitió a Neil Young, los coros resultaron teletransportadores y las imágenes de fondo evocaron a Woodstock (aquí fue cuando soltó el citado discurso de Woodstock, y contó que esa misma noche, tras esas vivencias y visiones, compuso esta canción).

Fogerty, profesional y cercano, histórico y humano, dominó todos los palos con raíces de EE UU: pasaba del country campero (‘Lookin’ Out My Back Door’, con intro de acordeón en plan Los Lobos) al gospel otra vez coreado por la masa alavesa (‘Midnight Special’, que como informó él la aprendió con doce años de Pete Seeger) o al rock negro (el groove de ‘Keep On Chooglin’’, con él soplando la armónica), se autoinstauraba como icono totémico hippie (la alegría comunitaria de ‘Hey Tonight’) y seguía dominando el groove (‘I Heard It Through The Gravepine’, la versión del soul de Gladys Knight &The Pips también muy coreada por el gentío milenario) y hasta sonando auténtico en el soul con gritos de la tierra de las mil danzas (‘New Orleans’, de Gary U.S. Bonds).

Y por el feliz epílogo se vivieron numerosos momentos efervescentes como fuegos artificiales: ‘Have You Ever Seen The Rain’ (country, hippie, con el dinámico Fogerty tendiendo el micrófono a la masa cantarina y dedicatoria al arcoiris de su vida, a su hija Kelsy, de quince años, que dijo que estaba en el backstage, trabajando con ellos), la rotunda ‘Fortunate Son’ (con guitarra azul de cuadros igual que su camisa, más fondo de imágenes pacifistas pero patrióticas, rematadas por la enseña de las barras y estrellas), y un bis triple bajo el sirimiri que concatenó un optimista y coreado ‘Rockin’ All Over The World’ (que compuso Fogerty en solitario, al margen de la Creedence, y que Status Quo han hecho famosa y también la tocaron en su día en el ARF), un ‘Bad Moon Risin’’ hippie y coral (precedido por las bendiciones de Fogerty: «Dios os bendiga, Vitoria, Spain, os quiero») y despedida con ‘Proud Mary’ (original de la Creedence, también famosa por Tina Turner, Elvis…) y más bendiciones de la estrella: «Dios os bendiga, Vitoria. Os quiero».

Un concierto de lo mejor del año. ¡Y eso que no tocó ‘Suzie Q’, su adaptación del pantanoso Tony Joe White!

OSCAR CUBILLO

The Godfathers vencieron a los hándicaps y actuaron ante mucha gente a primera hora de la tarde (imagen de móvil: O.C.E.).

Llegué pronto al recinto porque quería ver a los vizcaínos Fetitxe (sólo pude catar unos minutos de su stoner en euskera, atronador y con empaque) y sobre todo a The Godfathers (Londres, 1985), siempre elegantes con sus trajes, siempre dirigidos por la asqueada rabia punk de su líder pequeño pero matón Peter Coyne, que ha rehecho la alineación y ya no sigue ni su hermano el bajista. Estamos acostumbrados a verles en salas y no sobre un escenario enorme con pantallas de video retransmitiendo su actuación, y los ingleses libraron el listón por un pelo, pues sufrieron un volumen excesivo con acoples y molestias del viento. Oscilaron entre el punk ramoniano adulto y la sicodelia espesa que tanto les gusta y a pesar de los inconvenientes mantuvieron el tipo con una actitud similar a la de Oasis durante una actuación con dientes apretados. Abrieron con ‘A Big Bad Beautiful Noise’, título de su nuevo disco, e intercalaron clásicos propios tipo ‘Cause I Said So’, el rockabilly ‘Walking Talking Johnny Cash Blues’ (así lo etiquetó Peter en su introducción), por el final llegó un ‘She Gives Me Love’ con la peña coreando pero el viento esparciéndolo , y se despidieron con su gran hit ‘Birth School Work Death’, o sea ‘Nacimiento, escuela, curro, muerte’. Coyne pidió coros y animó: «Si no la sabéis, son sólo cuatro palabras».

Luego el sexteto vitoriano The Soulbreaker Company ofició con tal poderío que se le oía a lo largo de todo el recinto, de tablado a tablado principales, lo malo es que el viento les perjudicó también. Había que acercarse para disfrutar más de su rock progresivo bien trabado, clásico pero no nostálgico ni imitador. Con personalidad propia amalgamaron rock humeante a lo Black Sabbath, lisergia severa y demás yerbas de druidas trabajadas en un espacio lleno de gente en el que destacaban varios niños protegiendo sus oídos con auriculares.

En el tercer escenario me dio tiempo a catar unos minutos graciosos de los Tygers Of Pan Tang (Witley Bay, Inglaterra, 1978), supervivientes del heavy metal británico de los 80 que no sabía que seguían vivos, je, je… Son cinco vestidos de negro como el común azkenero y dieron un show de querencia sleaze angelina en plan Guns N’ Roses con voz aguda y alguna composición ensoñadora y americanófila. Seguro que su hábitat actual son las salas. Una pequeña decepción.

Acudí de nuevo al escenario principal, al bautizado Chuck Berry / Chris Cornell, donde actuaban The Shelters (Los Ángeles, California, 2015), grupo de reciente creación apadrinado por Tom Petty (un objetivo eterno y presuntamente inalcanzable del festival Azkena) y que ya actuó la víspera, el jueves, en la pre-fiesta del ARF montada en el Jimmy Jazz. Perjudicados por el sonido para no variar, empequeñecidos en tan grande escenario principal, con estética entre la nueva ola y el country rock, los cuatro joveznos gustaron al personal con un batiburrillo sin personalidad donde cupieron influencias surf, progresivas, de glam a lo The Answer, flamenco fronterizo en una intro, el gran rock de los Black Keys… En el BBBK Live no desmerecerían.

Y hubo un momento en la tarde en que no hubo más que un acto, el concierto de King’s X (Springfield, Misuri, 1980), con su cóctel progresivo en el que cabe desde rock cristiano hasta funk vibrante y metálico. Los tres pecadores con camisetas negras y pintas de adorar al gurú Frank Zappa (el batería se parecía a él), en plan power-trio diluido, justos de voz (eso que el bajista parecía cuarterón) y amortiguados por la luz (como Drácula), los amalgamaron con poca fe y menos gracia blues lento hirviente, rock urbano algo hendrixiano, rollo Red Hot Chili Peppers, hard rock del montón… Buf, vaya tarde. Y eso que yo pensaba que el 16º ARF tenía el mejor cartel de su historia… No pude pasar por la lucha libre mexicana, ni por los conciertos con motos rodantes, pero sí una vez por el Videodrome, donde me gustó bastante el hombre orquesta contemporáneo y francés King Automatic.

Robin Zander, cantante de Cheap Trick, con quienes el viernes empezó a remontar (foto: Facebook ARF).

Esa primera jornada del 16º ARF cursó titubeante, por culpa del mal sonido general (ora atronador, ora diluido por el viento…) y de la propia mediocridad de los contratados (King’s X, Tygers Of Pan Tang, The Shelters). Hasta que a las 9.30 horas salieron al escenario principal Cheap Trick (Rockford, Illinois, 1984), tres de los miembros veteranos, tres viejunos, soportados sobre un baterista más joven y demoledor. En 80 minutos arbitraron unas 16 canciones levemente decrecientes (se levantó un poco de viento mediada su intervención), usaron numerosas guitarras, su vocalista Robin Zander se gustó y fue muy variado, y el hacha de los instrumentos variopintos Rick Nielsen a pesar de la pinta anciana se salió a la guitarra. Cheap Trick facturaron rock cromado vía Thin Lizzy (‘On Top Of The World’), power-pop a lo Redd Kross (‘If You Want My Love’) y glam operístico (‘Dream Police’), colaron guiños a los Kinks y Led Zeppelin, e intercalaron sin complejos algunas versiones (Fats Domino, Velvet Underground…).

Luego, los suecos Graveyard no pasaron del relleno antes de John Fogerty con su hard blues luciferino a lo Black Sabbath. Demasiado pulcros aunque pelín crecientes (me sorprendió que gustaran a tantos). Y tras la estrella del viernes, Fogerty, actuaron los Hellacopters también suecos, en el segundo escenario, con sonido bajo y guarro. Cabezas de cartel sobrevenidos el año pasado, repitieron este sin mejorar su impresión, con un Dregen demasiado intoxicado y poca implicación de los escuderos al margen del líder Nicke Royale, que es el que más cobra de los cinco (se trajo a Sammy Jaffa de los New York Dolls al bajo).

Antes de salir estuvimos un rato por Los Mambo Jambo en el tercer tablado y su rock instrumental saxofonista y ritmanblusero estaba montando una fiesta con el público danzando como marionetas. Y al salir del recinto a eso de las tres… ¡no había taxis! 20 minutos de cola, no vino ninguno, y a pata al hotel: 40 minutos más.

OSCAR CUBILLO

The Hellacopters de lejos sonaron sorprendentemente bajo y de cerca demasiado sucio (imagen de móvil: O.C.E.).

Anuncios
Comments
2 Responses to “16º Azkena Rock Festival / John Fogerty +…: No se puede hacer mejor”
  1. Iker dice:

    A mí el vídeo introductorio de Fogerty se me hizo un pelín largo. Qué gran grupo de mercenarios el suyo, incluyendo al hijísimo. Los coros que le hicieron a la voz un tanto mermada de Fogerty sonaron antológicos. Las canciones de Creedence son oro puro, aunque me sonó un poco extraña “Lookin´ out my back door”, con esos arreglos que le metieron. Apunte jevilón: el bajista James Lomenzo tocó unos años en Megadeth. También con el guitarra de Ozzy Zakk Wylde en sus Black label society.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: