Fiestas de Bilbao 2017 / Dethlirium: Las muñecas rotas

Pintxo Cabrera se rompió la muñeca el miércoles, le operaron el jueves y el viernes ya estaba en danza (foto: Luis Miguel Barrio).

CAL: *

Viernes 25 de agosto, Bilbao, 32º Muestra de Rock Local, Bilborock, 21 h, entrada libre.


El viernes por la tarde rotas las muñecas de miles de personas en Vista Alegre ovacionando al Rey Emérito don Juan Carlos, quien honró la Aste Nagusia con su visita. Los tres coletudos le brindaros sus respectivos primeros cornúpetas y los escasos maleducados protestones (hay gente pa’tó, ya saben) ni se animaron a silbar a la tercera dedicatoria. Ah, y el clamor de la plaza ante los pares de banderillas de la cuadrilla de Cayetano con la bandera de España, fue de lo nunca visto. ¡Ni en los mejores tiempos de nuestro admirado Padilla! Estamos rodeados de dictadores, de dictadorzuelos (PD: premio al mejor par de banderillas de la feria 2017 para estas de Iván García, de la cuadrilla de Cayetano Rivera; hum… qué lejos quedan ya las fiestas…).

Bueno, pues tras los toros, sin los cuales nuestras fiestas (sobre todo las mías) no serían distintas al resto del año (o sea bolos y bares), hubo que elegir entre las tres mejores propuestas de la tarde-noche: Bringas en la Nave 9 del Museo Marítimo, el delirante hombre orquesta Vurro (sic) de abono en el Satélite T, y la dupla metalera de la 32º Muestra de Rock Local con Detlirium, sesión a cuyo primer grupo, Late To Scream, no pudimos ver ni un rato porque se llenó el aforo, las puertas se cerraron y los de la larga cola de afuera se quedaron con las ganas.

Pero pudimos ver por entero al trío bilbaíno Dethlirium, cuyo líder, Pintxo Cabrera (también en In Thousand Lakes, al igual que el guitarra, Igor Mörk), se había roto la muñeca la noche del miércoles, le operaron e instalaron un clavo el jueves, y el viernes estaba actuando con escayola desde el codo hasta el nacimiento de los dedos, pero libró el papelón con nota, tocando con las yemas en vez de con su púa habitual.

Igor Mörk (guitarra), Pintxo Wayewta (bajo y voz), y Rubén Sigmar (batería) (foto: Luis Miguel Barrio).

En un momento contó lo de su percance: «Ya siento no estar al cien por cien, si no esto sería más loco». No obstante, hubo tralla técnica y extrema de sobra durante 8 brutalidades en 43 minutos variados (sin contar la intro) y al necesario volumen creciente: velocidad virtuosa (‘I Want Your Head Cut’), marcialidad de huestes depredadoras (‘Sacred Mountain’), topetazos hardcore (‘Abuse Of Power’), una versión de Pantera que provocó pogo (‘Domination’), un estreno que fue lo mejor de su listado (‘Lobotomy’, algo grindcore; antes de esta saludo un sorprendentemente tierno Pintxo: «Saludos a los aitas y las amatxus (o sea a sus padres), que nunca vienen a vernos pero hoy sí han venido. Estarán borrachos por ahí. Son fiestas, y por eso han venido») y el adiós con death melódico (‘Asymmetrical Disorder’, el título de su EP de cinco cortes que está colgado en Bandcamp y que vendían a 5 lereles en el Bilborock, el precio de dos garimbas, equilibró Pintxo, que a esas alturas ya había cumplido su promesa: «Estamos aquí para reventar putos cerebros», había avisado).

OSCAR CUBILLO

Bandcamp de Dethlirium

Rubén Sigmar, el baterista, con su camiseta de Dying Fetus (foto: Luis Miguel Barrio).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: