Marwan: Cantar y recitar (+ entrevista)

Parlanchín y dicharachero, Marwan se declaró ‘superfeliz’ por tener el FNAC lleno (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: *

Viernes 8 de septiembre, Bilbao, FNAC, 19 h, entrada libre.

 

El cantautor palestino-madrileño Marwan sedujo a su público femenino y juvenil que llenó el FNAC para el acto promocional de su disco-libro ‘Mis paisajes interiores’

 

Poeta superventas, el cantautor hispano-palestino Marwan (Marwan Abu-Tahoun Recio, Madrid, 5 de marzo de 1979) presentó el viernes en un FNAC lleno, caluroso y muy femenino y juvenil su quinto álbum oficial, el disco-libro ‘Mis paisajes interiores’, el primero para la multinacional Sony. Marwan ofició parlanchín, ejerció de artista-monologuista cercano y llano («soy una puta estrella del pop», «el disco está guay, me gusta, está funcionando mogollón y se está vendiendo a muerte», «a mis 38 años si me quito la camiseta puedo competir con Pablo Alborán, él está mejor de cara pero…»), pecó un poquito de sermoneador a pesar de ser ateo (al principio disparó que él es hijo de un refugiado palestino que llegó huyendo de la guerra y que aquí, cuando hace menos de un siglo emigrábamos, no parecemos muy dispuestos a acoger a los que vienen de fuera), sorprendió por conspiranóico (esa falsedad de que las malas noticias forman parte de una estrategia de los medios de comunicación porque así… ¡la gente consume más!, ¡que hay estudios empíricos que lo demuestran!), y se apuntó a la autoayuda («hay que huir de la gran hiperconectividad, la hipersoledad, el hiperllorismo»).

Cantando ‘La ecuación’ en la antigua cafetería del FNAC, llena y muy calurosa (imagen de móvil: O.C.E.)

Gracioso como Antonio Orozco y declarándose feliz por hallarse en una sala llena («hola, muchas gracias, sois un montón de ‘pípol’», soltó nada más aparecer y ser recibido con una sincera ovación), Marwan reconoció que en el amor le va muy bien en los últimos tiempos, aunque está cantando sobre material de hace varios años, cuando no le iba tan fenomenal. Informó que en su nuevo disco-libro (si es libro se debe pagar el 4 % de IVA, si es disco, el 21 %) hay muchas piezas de «amor, de desamor, de bajón y de superbajón, alguna de cortarse las venas, pero también quise hacer alguna de temática social», y en 40 minutos de sesión antes de las firmas y las fotos con los fans cantó cuatro canciones y recitó dos poemas leyéndolos de un ejemplar que le prestó una espectadora pues él se había olvidado el suyo en el hotel. Fueron dos recitados susurrantes, sibilinos, bajos y graves con una vocalización parecida a la de Dani Martín; muy logrado le quedó ‘Ya te estoy imaginando’, un poema de hace seis años (cuando no le iba tan bien en los amores, recuerden), durante cuyo soliloquio preguntó al público quién era enamoradizo y se levantaron «cuatro brazos, en Sevilla los habrían levantado todos», y sentenció luego: «en el País Vasco os cuesta sacar las emociones, pero sois majos».

Mejor resultaron las cuatro canciones, todas incluidas en la novedad, ‘Mis paisajes interiores’: la que titula su último single, ‘Cómo hacer que vuelvas’ (este es el clip), sensual y melismática, muy superior a Alborán y Álex Ubago y premiada con una ovación chasqueante («¿os la sabéis?», preguntó a la mitad Marwan para dar pie a los coros suavitos del respetable); la social ‘La ecuación’, un neoblues a lo Pedro Guerra denunciante o un Ismael Serrano dramático (aquí muchos niños presentes se pusieron a llorar y fueron evacuados); la popera ‘Renglones torcidos’; y quizá la óptima, ‘La vida cuesta’, en plan cantautor urbano moderno vía Ismael Serrano, antes de la cual Marwan reveló que el 18 de noviembre presentaría el disco «en condiciones, con un pianista», en la Sala Stage Live. A ver si nos cuadra…

OSCAR CUBILLO

Contrapicado ante su fiel público femenino (foto: Carlos García Azpiazu).

 

(esta entrevista se realizó vía e-mail en septiembre de hace dos años,

pero la recuperamos porque no ha perdido vigencia ninguna de sus respuestas)

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«La prisa no ayuda en nada en la vida»

***

Familias enteras, pero sobre todo mujeres, atienden los poemas y las canciones

sensuales del palestino-madrileño, que nos visitó solo con su guitarra

 

Hijo de palestino y de española es Marwan (Marwan Abu-Tahoun Recio, Madrid, 1979), cantautor a lo Ismael Serrano y vate superventas gracias al poemario ‘La triste historia de tu cuerpo sobre el mío’, con más de 12.000 ejemplares colocados. Sus letras son muy sensuales y su público asaz femenino, aunque a los 15 años se compró una guitarra para tocar heavy. Antes de su visita a San Sebastián con su cuarto álbum, ‘Apuntes sobre mi paso por el invierno’ (14), disco-libro con 80 páginas y 14 canciones, dentro de una gira con más de 250 citas en España y Suramérica, nos avanzaba: «Voy en acústico. Guitarra y voz. Será la presentación de mis nuevas canciones allí, ya que Donosti es una de las pocas ciudades donde aún no he ido en esta gira». Nos atendía un jueves de septiembre de 2015, desde Madrid.

¿Qué has desayunado?

Zumo de pomelo y leche con galletas.

¿Qué es lo que más te cuesta asumir de la vida en la carretera, de ir de bolo a bolo?

Ver mucho menos de lo que quisiera a la gente a la que quiero.

Periodista, poeta, cantautor… ¿Bajo qué etiqueta te sientes más a gusto? ¿Cuál usarías para rellenar un impreso cuando preguntan por tu profesión?

Cantautor, porque poeta suena muy grande y lo de periodista no sé de dónde ha salido porque soy licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, no en periodismo. Para hablar de mi profesión usaría músico, o cancionista, que es un término raro pero que me gusta mucho.

Periodista lo decía porque has escrito columnas regularmente en Prensa. ¿Qué más cosas eres además de las tres mentadas?

Pues trato de ser buena persona. En realidad lo que soy es una persona muy creativa que lo aplica allí donde puede.

Hijo de palestino y española. ¿Cuántos idiomas hablas?

Hablo español, bastante inglés y muy poquito árabe. Es una asignatura pendiente.

Imagino que eres musulmán. ¿Qué opinas del proceso de laicismo de Europa, del cada día mayor descreimiento en el Viejo Continente?

No, soy ateo. Sobre la laicización opino que no está ni bien ni mal. Lo importante sobre tener religión, o no, es el uso que hacemos de eso. A mí que la gente sea religiosa me parece perfecto. Lo que no me gusta es el uso que se da por parte de ciertas personas y los enfrentamientos que traen a menudo por parte de personas intransigentes.

¿No crees que los que creen son más felices?

No pienso que sean más felices, pero tampoco menos.

Conocía tu nombre de la música, y de repente vi que eres un superventas de la poesía, una rara avis. ¿A qué crees que se ha debido ese éxito? Recuerdo que Kutxi Romero, de Marea, vende unos cientos de sus libros de poemas y se da con un canto en los dientes.

Creo que las redes sociales han hecho que nuestros poemas los vean miles de personas. Porque es muy fácil sacar una foto a un poema y compartirla y extenderla de ese modo. Por eso hay una gran cantidad de jóvenes leyendo poesía, gracias a esas redes sociales. Y bueno, el boca a boca también ha ayudado lo suyo. Creo que se ha puesto un poco de moda, pero es una moda maravillosa.

¿Enchufando o desenchufando su acústica, acabando o empezando o en el intermedio recitador? (foto: Carlos García Azpiazu).

Hay quien afirma que la poesía actual son las letras de las canciones, que por eso no se vende tanta poesía como antaño. ¿Estás de acuerdo?

Lo cierto es que expresamos cosas muy parecidas pero no son iguales, porque las canciones riman y las poesías que se leen son de verso libre. Hay bastante distancia en eso y en la forma de escribir una y otra, al menos para mí.

¿Quién sobre todo lee tus poemas? Mujeres, imagino, pero igual me equivoco.

Sí, sobre todo mujeres jóvenes, pero va desde adolescentes a personas de 60 años. Eso me sorprendió en la feria del libro: había familias enteras que me decían que me leían. Tanto en los conciertos como asomándose a los libros siempre hay más mujeres, pero también vienen hombres, por supuesto.

Cuando escribes una letra, ¿ya sabes si es válida para una canción o no? ¿O quizá las empiezas a elaborar sabiendo cómo acabarán?

Si tengo la guitarra entre las manos, eso va para canción. Y si no tengo la guitarra, es poema. Siempre es así.

Jorge Drexler defiende twitter como vehículo de poesía y epigramas. ¿Tienes cuenta en Twitter?

Sí, yo también uso mucho Twitter para compartir mis poemas, por supuesto.

¿La poesía hay que leerla despacito?

Leerla despacio o releerla ayuda a ahondar en lo que el escritor quiere expresar. La prisa no ayuda en nada en la vida. La lentitud ayuda a hacer todo mejor.

¿Un verso como «Quiero follarte lento, mirándote a la cara» colado en una canción, abre o cierra puertas?

No lo sé, es una frase que escribí por amor y ya está.

OSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: