MFC Chicken: Sonrisas y bailes

Alberto Zioli (guitarra), El Coronel Spencer Evoy (voz, saxo y flexiones),
un cachito de Ravi (batería) y Zig Criscoulo (bajo) (foto: Piru Lamiako).

CAL: **

Miércoles 20 de septiembre, Deusto / Bilbao, 20.30 h, 10 €.


En su quinta incursión en Bilbao, en el concierto número 21 de su gira española, los británicos MFC Chicken rocanrolearon, sudaron y generaron sonrisas en sus caras y en las del respetable mixto y feliz

 

A pesar de la competencia balompédica en la televisión y al otro lado de la ría, entradón mixto, con más de cien personas dentro, hubo el miércoles en el Satélite T deustoarra para ver a MFC Chicken en su quinta visita a Bilbao en tres años, la segunda en dos meses. Están en gira española que ocupará literalmente todo el mes de septiembre y aquí dieron su bolo número 20 del tour, según sus cuentas. Llegaron rodados, que no cansados, sonaron como nunca (qué bien se oía la guitarra), y lograron que el personal bailara y sudara, aunque parece que no se llegó a las cotas de locura colectiva alcanzadas el lunes en Logroño (algunos riojanos llevaron al Biribay caretas de gorilas y eso parecía el planeta de los simios) y el martes en Liérganes (donde los chickens sedujeron a los ‘crazy cantabrians’ –sí, cántabros locos los llamaron-, abdujeron a un niño y pusieron en fila a varios sectarios mostrando los cartelitos de sus canciones…).

El bajista y fotógrafo, Zig Criscoulo, en una de sus incursiones entre el público, rodeado de mujeres (foto: Piru Lamiako).

En el Satélite T, MFC Chicken nos resarcieron de la insuficiente impresión dejada en julio en el Kafe Antzokia, cuando oficiaron fríos y con el lastre de la afrovocalista invitada, la londinense Sister Cookie, de facultades deficientes (así lo contamos). Pero esta vez todo ruló de modo perfecto y sin respiro: ¡en 79 minutos suministraron 31 canciones sin dejar de bailar coreografías slapstick! ¡En una hora les dio tiempo a llegar al tema 25 y a anunciar como barraqueros el material del merchandising, desde LPs que tienen colgados en su Bandcamp hasta camisetas en varios colores! Sin parar, sin hablar, concentrados en el repertorio, como si tuvieran prisa por terminar (les había comunicado lo de los últimos metros), saltando entre el rock and roll y el rhythm and blues, resonando a garaje e incluso a surf, e intercalando algunos instrumentales, los british se alegraron (sonrisas sinceras e irreprimibles del guitarrista Alberto Zioli, satisfechas y hasta condescendientes del bajista Zig Criscoulo, y actorales y vanidosas del líder, el canadiense Spencer Evoy; a Ravi, el baterista mortadelo, no le veía porque estaba detrás, a oscuras, fajándose con los parches y el bombo, pero parece que el esfuerzo no le permitió sonreír) y nos alegraron (las caras de asombrada felicidad se plasmaban en quienes les veían por primera vez, sobre todo en las de las muchas chicas y en los bastantes joveznos).

En cuarteto, o sea su formación básica (su alineación MFC Chicken Deluxe es un septeto con un reverendo variable al órgano, Dan Criscoulo, que es el hijo del bajista, a la guitarra barítona, y al saxo barítono Chuchi Malapersona, lo acabo de ver en su Facebook), los británicos profesionales y creíbles salieron a escena limpios, atildados y elegantes: camisas blancas, lazos a modo de corbata, pantalones de tergal, tirantes, chalecos, la ajustada americana del saxofonista, gomina y botines. Acabaron sudando todas las camisas, pero sin perder el porte, ¿eh?

En la 15ª, su versión del ‘Night Train’ de Jimmy Forrest, con Zig y Spencer sobre la barra del bar (imagen de móvil: Satélite T).

Setlist del Sat T, sin consignar el bis y retrasada, como indica la flechita, la canción ‘Sit Down…’ (O.C.E.).

¿Y las canciones? Pues lo de siempre, pero con sonidazo y ejecución redonda. A la primera, el instrumental ‘Study Hall’, comprimieron el frat rock and roll con ritmo surf, coros hey y saxo perforador. A la cuarta cayó su ‘Chicken Shack’, su versión del boogie de Amos Milburn, que fue un trueno bailón. A la séptima, el rocanrol ‘Rumble Strip’, Spencer sufrió espasmos como los de Screamin’ Jay Hawkins. La octava, ‘Chicken In A Hurry’, fue un rocanrol como el ‘Vaya mentira’ de Milikito y ahí el bajista se hartó a disparar con el mástil a los presentes. La decimotercera, ‘29 Bus’, fue otro R&R, este en plan Jim Jones Revue menos ruidosos. La 15ª fue su versión del ‘Night Train’ de Jimmy Forrest, cuando el saxo y el bajista aprovecharon para tocar subidos a la barra del bar. La 17ª quizá fue el cénit de la cita: el rhythm and blues a lo Big Joe Turner ‘Colonel Sander’s Bastard Son’, con ellos saltando al unísono y entregados al entretenimiento («very well», les chilló un emocionado espectador al acabar). La 18ª, ‘Sit Down Mess Around’, la arrancaron en plan sermón góspel. La 21ª, ‘Lake Bear Theme’, fue rock and roll echao p’alante con coros uuuuh-jí’, y la 22º, ‘Laundromatic’, otro R&R quedón. La 26ª fue la algo caótica versión del ‘Lucille’ de Little Richard entonada por Zioli, y la ‘27ª el surf pegajoso ‘Beach Party. Y el bis triple y muy garajero lo remató la última pieza, la número 31: la excelente versión del ‘Psycho’ de los Sonics, que se salió de la tabla, eso que la cantó el guitarrista Alberto, en cuya introducción también sufrió una transformación en plan Screamin’ Jay Hawkins.

Hum… estoy pensando que la próxima vez que vengan MFC Chicken al ciudad, la sexta que les vería, igual me entrego al desparrame y no tomo notas y que sea lo que Dios quiera.

Pero… para los lectores del blog, aprovechando que tomé notas, volveré a repasarlas y a espigar que, además, me remitieron un par de veces a Rocket From The Crypt, se arrimaron al twist en ‘New Socks’, visitaron un cementerio de pollos en ‘Voodoo Chicken’, Spencer se peinó por ejemplo en el R&R ‘Love Is Gonna Fuck You Up’ y sopló la armónica en el boogie vía Dr. Feelgood (estoy enamorado de la) ‘Striptease Girl’, y que ofrecieron mucho show visual: las flexiones del delgado y agilísimo saxofonista, las inmersiones entre el público de bajo y guitarrista, y las coreografías, a veces en plan Los Sirez, otras tipo cine cómico: arriba, abajo… Yo repito la próxima. Aunque haya fútbol.

OSCAR CUBILLO

Imagen disparada por el bajista al final del show, y a mí se me ve junto al micrófono (foto: Zig Criscoulo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: