33º Getxo Folk / Niamh Ní Charra: Celtas destensados (+ entrevista)

El tenso bailarín David saltando ante el pasmo de Niamh (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

CAL: *

Jueves 28 de septiembre, Las Arenas, Getxo, Plaza de La Estación, 21 h, 8 €

(bono cinco conciertos: 50 €).

 

En la jornada inaugural del 33 Getxo Folk, la irlandesa Niahm Ní Charra y su banda desplegaron el disco ‘The Basque Irish Connection’ y operaron por debajo de los dos convidados vascos: Ibon Koteron y Xabi Aburruzaga

 

De jueves a domingo se desarrollará el 33º Festival Internacional de Folk de Getxo. Básicamente en la carpa de la Estación de Las Arenas, a cuyo resguardo se han montado los dos escenarios principales. Ahí el jueves, la jornada inaugural, catamos las evoluciones vespertinas del trío oscense Trivium Klezmer, que como su nombre indica se basa en la melancólica música de los judíos centroeuropeos, permitiéndose alguna escapada estilística (‘Clarinetango’, inspirada en la emigración hebrea a Argentina) y jugando mucho a la banda sonora montada de fondo y explicitada en un popurrí peliculero con trozos de ‘Tiburón’, ‘Psicosis’ o ‘Star Wars’ (hablando digo siempre ‘La guerra de las galaxias’, pero escribo ‘Star Wars’ porque es más corto).

Ya por la noche, tras el agradecido aperitivo de los gaiteros escoceses de la Reading Scottish Pipe Band, bajo una carpa con menos de media ocupación sobre todo de público veterano y de mayoría femenina, la violinista irlandesa Niamh Ní Charra (pronúnciese ‘karra’) desplegó en cuarteto musical céltico y hostelero (propio de pub), coloreado por un siempre bien recibido y espectacular y elegante bailarín masculino llamado David (qué taconeos, qué juego de piernas…), su proyecto nominado ‘The Irish Basque Connection / La conexión vasco-irlandesa’ (2011), que contó con dos invitados locales que ofrecieron lo mejor de la noche: el albokalari bilbaíno Ibon Koteron y el trikitilari portugalujo Xabi Aburruzaga.

David, el bailarín esporádico, la alegría de la fiesta céltica (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Aunque manejó bien al respetable, a la rubia Niamh se le notó tímida. Poco carismática como lideresa (le lastraba la voz justita y ocasional), y quizá marcada por su largo bagaje de gregaria: 8 años como violinista del musical internacional ‘Riverdance’ y 4 años más como subalterna a sueldo de Carlos Núñez. Bien al violín y a la concertina, muy justa a la voz, sin lograr un gran empaque con su banda base (el flautista hierático, como asustado más que nervioso, llegó a entrar a destiempo en una pieza), Niahm Ní Charra generó espirales célticas generalmente instrumentales sin salirse del perímetro canónico, como un hámster en la rueda, evocando siempre un mismo paisaje estático, sin drones voladores imaginarios escapistas ni apenas avances instrumentales (y es que pocas gradaciones se notaron).

En 91 minutos sonaron 17 piezas bastante canónicas por la parte céltica. Abrió ella correcta con una tanda de animados reels de aire eterno dotados de la frescura estética del bailarín David, y al acabarlos saludó diciendo: «Muchas gracias. Kaixo, Getxo». Añadió un «topa, cheers», o sea un brindis, y explicó que la canción que cantaría a continuación trataría sobre un joven bebedor porque le embarga la tristeza ya que su novia le ha dejado, y él promete dejar de beber si vuelve. «Típico de los hombres irlandeses», comentó, y cantó con trémula delicadeza new age, de modo melancólico y sereno, sí.

IBON KOTERON: El albokalari bilbaíno, que lleva su nombre a la portada del disco conjunto ‘The Basque Irish Connection’, declara sobre la violinista: «Niamh es una virtuosa tanto del violín como de la concertina, y con un conocimiento exhaustivo de ambas tradiciones musicales. Además es un animal de escenario, como demuestra no solo tocando sino también al cantar. Y tiene las ideas muy claras, como he podido comprobar en las producciones en que hemos colaborado. Es imposible que su música no te guste. Personalmente congeniamos a la perfección. Es un encanto que nadie debería perderse» (foto: Gorka Larrea).

Tras una serie de rústicas y antañonas polkas irlandesas a la concertina (aquí fue cuando se equivocó el flautista) y algún reel más que rascó palmas del respetable, apareció Ibon Koteron (Bilbao, 1967), cuyo nombre figura en portada del disco ‘The Irish Basque Connection’, y se lo comió todo en la terna protagonizada por él: abrió con un dúo voz más violín, afrancesado como harían Oskorri (‘Izazu Nitaz Kupira’, muy ovacionado, ¡cómo se percibió el aumento de tensión!), una suite vasca con mazurcas y aire de chicharra oskorriana, y cerró con el aire ancestral y también oskorriano ‘Lurraren negarra’, entonado con arisca decisión por Koteron (buf, recordamos lo tímido que era cuando nos lo descubrió Kepa Junkera) y rematado por otro reel danzón del elegante ‘deivid’.

Tras la estupenda impresión del músico local, Niamh prosiguió con una buena sucesión de jigas rematada por una muñeira, y cantó otra canción «sobre otro joven enamorado, y este tiene novia, pero el problema es que es muy vieja, muy vieja, aunque tiene dinero, y los amigos le cantan ‘ella es tu abuela, tu abuela / la bruja con los dineros’», tradujo en castellano antes de zanjar en inglés: «y ya no traduzco más porque es incluso peor». Y la entonó suavita, ágil y aguda al gusto de Mike Olfield en lo que fue su mejor papel vocal.

XABI ABURRUZAGA: El trikitilari portugalujo, que invitó a Niamh a grabar su CD ‘Keltik’, afirma sobre la irlandesa: «Hace muchos años que soy un gran seguidor de las músicas del mundo y de la música celta en particular. Niamh es todo un referente en Irlanda y a nivel mundial. Nos conocimos en un festival en Quebec. Su música me gusta porque está llena de matices y porque mantiene sus raíces. Es muy divertido trabajar con ella. Es una persona con un gran talento y creatividad» (foto: Gorka Larrea).

Y entonces le tocó el turno al trikitilari Xabi Aburruzaga (Portugalete, 1978), trilingüe (inglés, euskera y castellano) en sus presentaciones, quien también elevó el nivel general con su terna: un ‘Martxoak’ 17, o sea san Patricio, el patrón de Irlanda, en la gran cima alegre de la velada, una pieza de triki moderna, junkeriana y de brisa marina titulada ‘Fandankeltik’ (recordemos que Niahm colaboró en el disco ‘Keltik’ de Xabi, editado en 2016 y presentado en el pasado Getxo Folk, como contamos aquí), más los aires pintorescos de ‘Arku chantada’, también con palmas espontáneas de la gente.

Aburruzaga hizo mutis y ya hasta el final lo emoción se rebajó. Un pase tuvieron unos instrumentales de los irlandeses con Piazzola infiltrado por la concertina, y el punto bajo de la cita fue la tercera pieza cantada por Niamh, una suerte de marasmo pastorak sobre un tercer joven enamorado a quien su amada, una tal María, no le hace caso (‘A Mháire Bhán Óg’). El epílogo contó con todos en escena, los seis músicos y a veces el bailarín: ‘Bilbora Naioak’, un ‘San Antonio’ muy alargado, y el bis con espirales de reels crecientes que también estuvieron bien. Pues eso, que Niahm Ní Charra y su banda parecieron demasiado justos (sobre todo ella a la voz), que les faltó tensión interpretativa (además de personalidad), sobró academicismo (a los celtas, ¿eh?) y que los dos convidados vascos despuntaron con una profesionalidad llamémosla internacional, global.

OSCAR CUBILLO

 

La encantadora Niamh Ní Charra feliz de la vida ante el logo del festi (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«¡Aprovecho cualquier oportunidad para ir al País Vasco!»

***

La violinista celta Niamh Ní Charra abrió el 33 Getxo Folk con su disco ‘La conexión vasco-irlandesa’

e Ibon Koteron y Xabi Aburruzaga de invitados

 

Tras la sesión vespertina con entrada libre a cargo de los aragoneses Trivium Klezmer (18.30 horas), el pistoletazo de salida del 33º Festival Internacional de Getxo lo disparó en la misma Plaza de la Estación de Las Arenas la irlandesa Niamh Ní Charra (21 h, 8 €), violinista céltica de largo currículo: 8 años y más de 3000 conciertos con el musical bailable ‘Riverdance’, luego cuatro años 4 años en la banda del gaitero gallego Carlos Núñez, y ahora una carrera en solitario que compagina con su oficio de archivista.

Aunque su último disco es ‘Cuz’ (2013), Niamh Ní Charra desplegó en el Getxo Folk el repertorio de ‘The Basque Irish Connection / La conexión vasco-irlandesa’ (2011), y avanzaba: «Nuestro show contará con cuatro músicos y un bailarín. Y luego también se unirán Ibon (Koteron, alboka) y Xabi (Aburruzaga, trikitixa). Así que presentaré nuestra música, canto y baile con alguna conexión vasca ocasional. ¡Y a lo mejor consigo que todos cantemos en irlandés!»

La violinista nos atendía el fin de semana previo a su actuación. «Vivo en Dublín, pero de momento estoy visitando a mis padres en Killarney, Kerry, en el suroeste de Irlanda, de donde soy. Viviendo en Dublín echo mucho de menos a Kerry, especialmente el viento del Atlántico, que trae una frescura encantadora, y el paisaje tan verde. A Killarney le han calificado de mini-Suiza con sus lagos y montañas; la más alta de Irlanda está aquí. Y a sólo unos pocos minutos se encuentra la Costa Atlántica, el ‘Wild Atlantic Way’ (Camino del Viento Atlántico), que Turismo de Irlanda ahora está promoviendo por todo el mundo. Resido en Dublín porque ahí está la tarea, tengo mi base para viajar al extranjero para actuar, y también en Dublín trabajo como archivista, ¡mi otro empleo! Dublín es agradable. No es demasiado grande para ser una capital y puedo pasear por todas partes, pero no hay nada como el hogar».

Charra ya había visitado anteriormente Euskadi y esta vez prolongará su estancia entre nosotros. «En esta ocasión será una visita corta, pero en lugar de volar de regreso a casa el día después de la actuación, mi pareja y pasaremos unos días en Bilbao. ¡Aprovecho cualquier oportunidad de pasar tiempo extra en el País Vasco! La primera vez fui cuando tocaba con Carlos Núñez, pero he vuelto muchas veces desde entonces. Con mi propia banda en la gira ‘Basque Irish Connection’ y para grabar como invitada en el álbum de Xabi Aburruzaga ‘Keltik’. Pero nunca es suficiente, ¡y sé que esta tampoco será mi última visita! Lo que me encanta del País Vasco es la gente, el paisaje, el clima, que me pone celosa, la comida y, por supuesto, ¡el vino! Pero creo que lo más importante es la cultura. Como música que he pasado años viajando por el mundo, no es sólo la música de los diferentes lugares que me interesa, sino también la lengua y la cultura. El idioma vasco siempre me ha fascinado, porque es tan singular… ¡Me encanta que haya desconcertado a lingüistas de todo el mundo!».

‘The Basque Irish Connection’ (2011).

En el 33 Getxo Folk representó su álbum ‘The Basque Irish Connection / La conexión vasco-irlandesa’. Charra ve diversos puntos de unión entre ambas culturas: «¡Esta pregunta es fácil! Si miras la historia de ambos lugares, ves la misma opresión a nuestra lengua y cultura. De hecho, el método usado en las escuelas de ambos países para impedir que los niños pequeños hablaran su propio idioma era el mismo. Los niños debían llevar un palo a modo de collar. Cada vez que les pillaban usando su propio idioma, se marcaba una muesca en el palo y al final del día el maestro les castigaba por cada una. Lo llamábamos ‘Bata Scoir’, o ‘Tally Stick’ en inglés. Pero me alegra poder decir que no funcionó. El idioma, la música y la cultura de ambos lugares han sobrevivido y tienen salud» (vaya, yo que soy euskovasco de toda la vida, de caserío, nunca había oído esto; le ha preguntado a mi esposa, euskovasca y además titulada en euskera, y dice que tampoco lo ha oído nunca).

Y proseguía Niamh: «Otra conexión que me pareció interesante es que a ambos pueblos les encanta viajar y tenemos una historia viajes y emigraciones por todo el mundo. Esto es evidente en nuestras canciones. Y numerosas canciones de ambas culturas tratan sobre el ser querido esperando el regreso a salvo del viajero».

Niamh Ní Charra también ha viajado mucho: por ejemplo para dar más de 2500 espectáculos en 8 años como violinista solista con el musical de baile irlandés ‘Riverdance’. Evocaba desde Kerry: «Giré con ‘Riverdance’ de 1998 a 2005, principalmente por Norteamérica. Pero incluso después de dejarlo para concentrarme en mi carrera en solitario, me invitaron más veces para otras giras, incluyendo una por China donde yo era la directora musical. ¡Calculo que contando esta etapa el número de representaciones supera las 3000! ¡Son muchas!».

Y apunta sobre su etapa en ‘Riverdance’: «Mi mejor recuerdo es de la primera vez que mis padres viajaron desde Irlanda para verme actuar con el show. Creo que fue en Calgary, Canadá. Hasta que vieron el espectáculo no tenían idea de lo que era una producción masiva. Fue la primera vez que mi padre se quedó sin palabras. ¡Esa es una hazaña increíble!».

Niamh a la concertina, tocando la cual conoció a Aburruzaga en Quebec (foto: Gorka Larrea).

Niamh es políglota: «Hablo irlandés, inglés, francés, alemán y un poco de castellano que aprendí mientras viajaba con Carlos Núñez. Desafortunadamente no hablo vasco, pero he aprendido algunas palabras importantes… ¡como ‘topa’!». Una exclamación para brindar que sirve de ‘chin-chin’ o ‘salud’.

Sobre por qué la música celta gusta tanto en todo el mundo, reflexionaba: «Pienso que la céltica es sólo una de muchas músicas folclóricas que circulan por ahí fuera. Es música popular y todo el mundo puede sentir una conexión con ella. En el caso específico de la celta, Irlanda y Escocia tienen una larga tradición de emigración, lo que significa que existe una diáspora muy grande que reclama su descendencia celta, especialmente irlandesa. Para ellos, la música es una conexión con sus raíces».

Y sobre si su apellido, ‘Charra’, es irlandés o hispano, explicaba: «¡Ja! ¡Me encanta esta pregunta! Bueno en primer lugar mi nombre de pila, Niamh, es irlandés y muy, muy antiguo. Significa ‘brillantemente iluminada’. ‘Ní’ significa ‘hija de’. Y mi apellido es ‘Carra’, la hache solo aparece debido a las reglas gramaticales. No se me ocurre el término en inglés, pero en Francia sería una ‘demi-isle’, un pedazo de tierra que se convierte en isla cuando sube la marea. Pero a la que se puede llegar andando si la marea está baja. ¡Suerte con la traducción de ésta!».

ÓSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: