33º Getxo Folk / José Mercé: Entre jotas y tex-mex (+ entrevista)

 

José Soto Soto devoró con su carisma al público del Getxo Folk (foto: Mr. Duck).

CAL: *

Viernes 29 de septiembre, Las Arenas / Getxo, Plaza de La Estación, 21 h, 20 €

(bono para los cinco conciertos de pago: 50 €).


El flamenco jerezano José Mercé impuso su personalidad ante un público nutrido, mixto y entregado en la segunda jornada del 33º Getxo Folk, completada por Voces Navarras y Los Texmaniacs. Cantó el disco de versiones ‘Doy la cara’

 

El viernes, la segunda jornada de las cuatro del 33º Festival Internacional de Folk de Getxo, hubo tres conciertos bajo la carpa de la Plaza de La Estación de Las Arenas. Por la tarde, a las 6.30, con entrada libre y en buen ambiente jaleado por mucha gente mayor, el quinteto mixto músico vocal Voces Navarras, vestido de sanfermines y con brazos en jarras, exhaló un tropel de jotas (grupales, solistas, a dúo, labriegas, de estilo…) y algún pasacalles y zortziko a lo largo de un repertorio participativo y agudo de efectos horrísonos multiplicados por el volumen eléctrico. Por la noche, a las 11, con entrada de pago (5 euritos), en un ambiente desangelado (poca gente pero bastante predispuesta: unas decenas en pie delante del tablado y otras sentadas en la grada del fondo), Los Texmaniacs de San Antonio, Texas, en cuarteto bien arreglado animaron la velada con 18 piezas en 97 minutos de tex-mex rock and roll (lo contaremos en el próximo post).

‘Doy la cara’ (Warner, 16).,

Entre medias, a las 9 horas, a 20 euros la entrada y con la carpa ancha e inmensa rozando el lleno, sobre el escenario principal el cantaor jerezano José Mercé (José Soto Soto, 62 años) dio el mismo concierto que le vimos en diciembre en el Serantes de Santurtzi (ahí hubo tres cuartos de entrada a 30 euros, así lo contamos), divulgando su disco de versiones ‘Doy la cara’ (Warner, 16), en el que no cree, un CD que le debía por contrato a la multinacional y que se lo quitó de encima adaptando un cancionero pop, melódico y cantautoril.

Su intervención getxotarra fue de 15 piezas en 78 minutos (15 en 80 minutos cronometramos en Santurtzi). Abrió igual en ambos encuentros: en dúo al piano cantando solemne una emocionante ‘La salvaora’ de Quintero León y Quiroga (este es un YouTube de ese momento en Getxo). Se le notaba a gusto y la ovación fue apoteósica porque la cosa pintaba bien. Mercé se sentó, dijo que se sentía a gusto y con ganas, y encadenó tres palos flamencos (la misma cantidad que en el Serantes) donde se reivindicó como cantaor: una soleá gitana, tremolante, de rajo rasposo, jondo, exhalada con la naturalidad de los grandes y escoltada por la guitarra de su habitual Antonio Higuero, jerezano como él; unas alegrías con tirabuzones y su sonrisa enorme; más los fandangos con los mismos versos de Navidad en Santurtzi: «pa’los Reyes no quiero nada / solo quiero que le traigan un peacito de pan a mi hermana más chica / pa’que deje de llorar»; y qué ovación levantó, aunque siempre cante lo mismo, lo del águila imperial también.

Abriendo con ‘La salvaora’, a voz y piano no más (foto: Mr. Duck).

Y a continuación procedió a despiezar la parte del león, la de las versiones del último disco, ‘Doy la cara’. Desde Navidad, Mercé no se ha aprendido ninguna letra y sigue echando mano, echando el ojo descaradamente al atril. Pero a la gente le daba igual y se sentía feliz al reconocer sus adaptaciones revisadas en septeto afrocubano-gitano (en Santurtzi faltaron los dos palmeros, Chícharo y la dama rubia que es su esposa). Mercé entonó estos éxitos ajenos sin presentarlos, sin citar ni a los autores ni a los colaboradores del álbum (Alborán, Vanessa Martín, Alejandro Sanz, Secretos…): ‘Por el boulevard de los sueños rotos’, de Sabina / Los Secretos, me remitió a Pitingo y la leyó demasiado («parece que está en un karaoke», observó Pato), el bolero ‘Contigo aprendí’ de Armando Manzanero lo rehízo mejor que lo haría Luz Casal pero no tan bien como El Cigala, y a drama afrancesado resonó la ‘Milonga del moro judío’ de Jorge Drexler, ¡donde el flamenco pidió sencillas palmas pop!

Elegante, con la chaqueta, aún en ‘La salvaora’ (foto: Mr. Duck).

También en este show del viernes Mercé hizo mutis para que se intercalara un instrumental, que en la margen izquierda sonó telefílmico (ahí con la guitarra del también jerezano Alfredo Lagos) y en la margen derecha entre Ketama y Paco de Lucía en trío (aquí bajo eléctrico, cajón y la guitarra flamenca de Higuero). Regresó con una transicional ‘Tu frialdad’ de Triana, cuya letra el respetable que la coreaba se la sabía mejor (y Mercé colaba tarateos ‘laralá-lará-eehhh-eh’, propios de gran festival de rock nocturno), prosiguió con un ‘Te recuerdo Amanda’ de Víctor Jara que fue el punto bajo de la cita (parecía que cada uno iba a su bola, pero a Pato le gustó mucho y la gente ovacionó; «muchas gracias, Getxo, gabon, gabon», agradeció él riéndose), y con un ‘Al alba’ de Aute que Mercé canta a su estilo años ha y que le quedó muy bien (él tendía el micrófono al aire, el respetable coreaba y a nuestra derecha una señora gitana rubia y muy oronda la disfrutaba como si estuviera en trance en el culto), tan bien como le quedó la cantautoril ‘El breve espacio en que no estás’ de Pablo Milanés, interpretada sin atisbo de flamenco. Respecto a lo de Santurtzi y al disco, sólo se había saltado ‘Volver’.

Remató la sesión con unas bulerías jerezanas, en cuyo epílogo en pie y sin micrófono se sintió más real y a gusto: bailó en corto, toreó de salón y trasmitió. Para el primer bis reservó su éxito ‘Aire’, de fusión urbana y cante renovador y ánimos del público como ese ‘¡hala Madrid!’ que le gritó uno, sabedor del forofismo madridista de Mercé. Y se acabó, se encendió la luz y la gente protestó tanto que hubo un segundo bis, a pelo y a dúo con el toque de Antonio Higuero en un fandango genuino y racial en el que el cantaor se desfondó con maestría y simpatía. Y es que este Mercé es muy listo y muy bueno, y siempre ofrece bocados delicatesen incluso a lo largo de un repertorio que le da igual, en el que no cree. Aunque vaya al 40 %, se nota que Mercé es muy bueno.

OSCAR CUBILLO

Vídeo teaser del disco ‘Doy la cara’ (Warner, 16)

 

Saludos finales de los gitanos, los cubanos e Higuero (foto: Mr. Duck).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«El flamenco no es Pitágoras»

***

Esta conversación, recuperada porque no ha perdido vigencia, la mantuvimos en Navidad de 2011,

antes de su concierto inaugural de los Viernes Flamencos del Teatro Barakaldo de 2012, que fue de lo mejor del año

 

El cantaor transversal José Mercé (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1955), renovador flamenco con éxitos propios como ‘Aire’ y capaz de cantar por bulerías standards pop, nos visitó en formato jondo. Le pillamos en un bar de Madrid, recién salido del abogado, donde había tratado unas «cosas mías personales, o sea nada importante».

Has vendido 600.000 discos en los últimos quince años (estábamos a final de 2011) y tus canciones suenan por todos los lados. La SGAE te pagará regularmente. Para esto no necesitarás abogado, ¿verdad?

No, no, no… Hombre, yo soy socio de la Sociedad General de Autores desde hace muchos años y en ese aspecto no hay queja. La SGAE me paga todo lo que puede, pero vamos, no sé yo cómo funcionará esto otra vez después del lío que ha habido. Pero bueno, yo cobro religiosamente lo mío. Cuando les llega el tiempo de mandarme mis cuentas y mis cosas, me llegan y ya está.

¿Podrías vivir sólo de los derechos de autor?

¡Qué va! Ya quisiera yo, je, je… Entre los flamencos es muy difícil vivir solamente de derechos de autor. Eso los del pop. Esos sí viven bien, pegan con un temita y ya viven toda la vida de él. Nosotros los flamenco no. Y como yo siempre digo: nosotros lo tenemos más difícil que los demás. No sé por qué, pero es así. Es de las músicas más importantes y de las culturas más grandes de este país, pero…

¿Cómo te ha ido en 2011?

En general digamos que positivo. No ha sido un año grandioso como otros, pero sabemos que la crisis afecta a todos los aspectos. Yo no me voy a quejar. Estamos ahí y fenomenal. No llevo la cuenta de los conciertos que he dado, pero he trabajado normal, bien. Tampoco en exceso.

¿Y cómo se presenta 2012?

Afortunadamente, como se suele decir, empiezo el año trabajando. Empezamos la gira por toda España. Y le pido al año mucha salud, que la cosa siga bien y que funcione el disco nuevo que vamos a sacar con grandes músicos en unos meses (‘Mi única llave’, de 2012, su penúltimo álbum oficial). En él tocarán Diego del Morao, Chick Corea, Avishai Cohen… Va a haber grandes músicos, afortunadamente.

Te gusta mucho el fútbol.

Me gusta desde pequeño. La verdad que no tuve la posibilidad de jugar mucho porque con trece años ya estaba buscándome las habichuelas en Madrid, en los tablaos. Pero me ha gustado desde pequeñito bastante. Y ahora es mi hobbie. Ya no juego porque no puedo, ya estoy mayor, pero me gusta mucho verlo y disfruto con él.

¿Se parecen en algo el fútbol y el flamenco?

No, no… Creo que no tienen nada que ver. El fútbol es un deporte y el flamenco una cultura grandiosa, un arte. Hombre, hay algunos jugadores que hacen arte, como el señor Zidane, pero es muy difícil. La mejor comparanza con el flamenco es el mundo del toro y su arte.

Lo preguntaba por si el flamenco y el fútbol comparten la improvisación. Por mucho que se plantee un partido, no se sabe qué va a pasar.

Hombre, lógicamente el entrenador te puede decir lo que quiera, pero en el campo los jugadores improvisan, eso está claro. Aunque yo no diría que el fútbol tiene mucho que ver con el flamenco.

¿Cuán importante es la improvisación en el flamenco?

Muchísimo. El flamenco lo bueno que tiene es que es una música fresca, que no está puesta en el pentagrama. El flamenco no es Pitágoras, dos y dos no son cuatro. En el flamenco dos y dos pueden ser hasta tres y medio si entra dentro del compás. Eso es algo muy importante.

José Mercé y su tocaor habitual Antonio Higuero (foto: Mr. Duck).

¿Un cantaor puede actuar una noche con un tocaor al que no haya visto nunca hasta justo sentarse con él?

Se puede. Sabiendo su profesión y sabiendo de qué va, está claro que se puede hacer. Pero si llevas un buen guitarrista al que ya conoces, y con el que has cantado más veces, no es lo mismo que con uno con el que nunca has cantado. Lógicamente, si es bueno, tú vas a cantar igual. Pero no con la misma tranquilidad.

El difunto Moraíto Chico (Jerez, 1956-2011) era tu último guitarrista oficial. ¿Por qué te gustaba?

Aparte de que nos hemos criado juntos y hemos estado muchos años juntos, creo que Morao, y no lo digo ahora que ha pasado lo que ha pasado (su muerte por cáncer en agosto de 2011), es de los más grandes guitarristas de acompañamiento que ha dado este país. Y miento (incluyo) a todos, ¿eh? Moraíto Chico era de los más grandes y me parece que no ha salido ningún guitarrista como él.

¿Por qué Moraíto caía bien a todo el mundo?

Pues mira, era una persona muy generosa, era un tío que no le daba importancia a nada. Al único que le exigía era a mí, je. A él lo llamaba cualquiera para tocar e iba, y nunca decía nada. Conmigo tenía más confianza y era más así, pero era una persona tan generosa que de hecho ha grabado con casi todos los cantaores. Tenía un algo gracioso en su personalidad.

Tú vives en Madrid pero eres de Jerez de la Frontera. Tiene 200.000 habitantes, como dos Barakaldos. ¿Cómo es Jerez?

Cerca de 200.000 tiene ya Jerez de la Frontera. Es una gran ciudad y hoy en día puedes vivir ahí. Pero en mi época había que salir de Jerez porque si te quedabas ahí te debías colocar en una bodega o lo que fuera, ¿no? No había vida para nosotros, los artistas. Pero hoy día sí. Con el AVE, los medios de comunicación que andan de otra manera y que te mueves con facilidad… Es una ciudad linda para vivir.

La visitarás regularmente.

Sí, hombre, voy muchísimo. Me gusta todo. Una vez entras ahí y vas al barrio Santiago, y al Pencho, y al barrio San Miguel te va a encantar. Es una ciudad tranquila con una alegría grandiosa. Es una maravilla, tío.

¿Cómo será el concierto de Barakaldo? (Así lo contamos y fue de lo mejor que vimos ese año 2012?

Iré con Antonio Higuero, de Jerez, y dos palmeros. Va a ser flamenco tradicional, de siempre, de toda la vida.

OSCAR CUBILLO

Mercé e Higuero en el segundo bis, a pelo, por fandangos (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: