Neville Staple Band: Con la fuerza justa

El cantante nacido en Manchester, Jamaica, hace 62 años, al principio del show, más vigoroso (foto: Mr. Duck).

CAL: *

Sábado 30 de septiembre, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 10 € con cerveza incluida.

 

El ex cantante negro de los Specials dispone de una banda excelente con la que recupera temas de su antiguo grupo mítico, de los Fun Boy Three y clásicos jamaicanos.

 

Calentado el ambiente por el vizcaíno Thunder Clap DJ Set, a las 11 y 20 ocupó el tablado del Antzokia la banda del afrovocalista jamaicano Neville Staple (Manchester, Jamaica, 1955), quien ofició ilusionado ante el gentío danzón que tenía enfrente pero un tanto limitado físicamente por el peso de los 62 años: a Pato le ponía cara de cansado cuando le iba a sacar alguna foto y al final yo creo que usaba el pie de micro a modo de bastón. En su concierto de 19 temas en 73 minutos hubo un momento valle por el centro, pero al final el empuje de la peña ante un puñado de canciones conocidas y comunitarias logró que se remontara el vuelo.

Pues eso, qué buenos eran los Specials (Coventry, Inglaterra, 1977), pioneros del mestizaje racial y del mensaje social. Sus dos primeros LPs, ‘The Specials’ (1979, del que cayeron unas siete piezas) y ‘More Specials’ (1980, del que recuperaron un par de cortes), son soberbios y atemporales y desbordaron los límites naturales del ska. Con muchas bajas en sus filas los Specials aún funcionan en su tercera encarnación (en verano giraron por USA), pero ya sin su afrovocalista jamaicano Neville Staple, alias ‘the original rude boy’, que los abandonó en 2012 y que desde entonces ha lanzado un par de álbumes en solitario. Otro hándicap es que en los Specials había tres vocalistas, el propio Neville, el blanco Terry Hall y el también jamaicano Lynval Golding (que formaron luego The Fun Boy Three, 1981-83), y en vivo el bueno de Neville Eugenton Staple fue incapaz de igualar el jaleo de voces originales, a pesar de la ayuda de su banda.

En total eran siete oficiantes y salieron elegantes: dos corbatas, varios sombreros y gorras, toda la primera fila con chaquetas al salir (también la corista; el único que no la vestía era el baterista, él único de la segunda línea), y también seis micrófono en primera fila (ahí coreaban todos, excepto el tamborero también). Y qué banda: batería descomunal, teclados que llenaban lo que hiciera falta, bajista perfecto que estéticamente parecía un cromo skatalítiko de Two Tone, guitarra rascando sincopada…

La banda elegante, fornida, corista, experta… (foto: Mr. Duck).

Neville Staple eligió un repertorio fiel pero variado y casi siempre reconocible. Por el principio sonó impactante en ‘Little Bitch’ (con la imprecación esporádica ‘one, two!’; «está todo el mundo bailando, ni miran el escenario», observó Pato), contrastó con la melaza del ‘Pressure Drop’ (versión de Toots & The Maytals) y volvió a montar la fiesta con la banda bailando en plan marionetas en ‘Monkey Man’ (otra de Toots).

Por el ecuador, en el que dosificó fuerzas físicas, hubo temas conocidos que no destacaron demasiado (‘The Farmyard Connection’ de Fun Boy Three / FB3, el rock steady de Prince Buster ‘Too Hot’, el standard ‘Enjoy Yourself’ de modo menos vivaz de lo que debería…), pero llegaron bien servidos los ladridos del ‘Do The Dog’ adaptado del soulman Rufus Thomas (¡el adolescente más viejo del mundo!), el misterioso ‘The Lunatics Are Taken Over The Asylum’ de FB3 y la caña ska-punk de ‘Concrete Jungle’ (que compuso Roddy Radiation, el rockabilly de los Specials).

Ya para el final remontó la cosa, ya se ha dicho. Y eso que Neville Staple iba tan justo que avisó sin salir de la escena y agarrado al pie de micro: ¡ya estamos en el bis! Las cuatro últimas le quedaron muy bien y fueron un fantasmagórico ‘Ghost Town’ en el que aprovechó para presentar a la banda y colar un cacho del ‘Get Up, Stand Up’ de Marley; un felizón ‘Guns Of Navarone / Los cañones Navarone’ de los Skatalites con los lololós del respetable en danza; el dulzón ‘You’re Wondering Now’ también de los Skatalites; y el adiós con el ‘Simmer Down’ de Bob Marley, el primer single que lanzó bajo el nombre de The Wailers, con el apoyo musical de los Skatalites, número 1 en Jamaica en febrero de 1964.

Y aporta Pato: «Recalca que el público fiestero disfrutó de principio a fin y no paró de bailar durante todo el bolo».

OSCAR CUBILLO

La escena, con el baterista detrás y hasta seis pies de micrófono en primera fila (foto: Mr. Duck).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: