Manuel Liñán / ‘Sinergia’: Lo viejo se impuso a lo nuevo

El plantel cuádruple de ‘Sinergia’: Liñán, David Carpio, Tomate y Miguel Ortega (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

CAL: *

Sábado 4 de noviembre de 2017, Bilbao, Sala BBK, 20 h, 15 €.

 

El bailaor granadino Manuel Liñán, Premio Nacional de Danza 2017, no pudo con todo el peso de la coreografía ‘Sinergia’, que en cuarteto aleó lo viejo y lo nuevo vía baile, cante y toque

 

Todo estilo musical, y todo en general, cambia con el tiempo y se impregna de influencias de todo tipo. El baile flamenco puede verse impactado por la gimnasia y el blues por el metal, como comprobamos el sábado noche en sendas citas de abono. Otra cosa es que por el ansia de cambio se acabe mixtificando, desnaturalizando el arte original o forzando mestizajes que funcionan como agua y aceite. Rematamos la velada sabatina ante el folk-metal de los americanos Shawn James & The Shapeshifters (lo contaremos en el próximo post) y la abrimos en la Sala BBK, con el aforo agotado y mayoría de damas, para catar un espectáculo del bailaor y coreógrafo Manuel Liñán (Granada, 1980),  reciente Premio Nacional de Danza en la categoría de Interpretación (el guipuzcoano Jon Maya y su compañía Kukai se lo llevaron en la modalidad de Creación). El opus se titula ‘Sinergia’, según la promoción, «participación conjunta de varios elementos que por sí solos no adquirirían el mismo concepto que la suma de los mismos».

Vaya, las sinergias lo que hacen es beneficiarse unas a otras con sus acciones. Mutuamente. Por ejemplo, en los grandes medios de comunicación suma que una emisora de radio hable del periódico del mismo grupo, o de su editorial de libros o de los conciertos por ella patrocinados. Sin embargo, en la ‘Sinergia’ de Manuel Liñán, que maneja las tres disciplinas básicas del flamenco, el cante, el toque y el baile, falló la principal, o sea la danza del granadino, que no estuvo a la altura de sus apoyos. En esta suerte de modernización del flamenco coreografiado se impuso el aire antañón, el toque cálido de Víctor Márquez, alias Tomate, y sobre todo el cante jondo sostenido de dos inspirados y barbados Miguel Ortega y David Carpio, quienes con su rajo racial y heteropatriarcal eclipsaron el baile modernista e incluso más equívoco de Liñán (esta vez no se vistió faldas, sino que las simuló anudándose por la cintura la chaqueta).

Reiterativo y justo de recursos y de carisma pareció el granadino (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Liñán pecó de repetitivo (y encima se alargó), de falta de carisma (cuando se quedaba solo en el tablado no igualaba en foco de atención ni al Rafael Amargo en baja forma) y de pocos recursos (en el zapateado ni destacó, aunque a Pato le encantó en esa faceta; no se acordará de la técnica de Sara Baras). Con un físico que me recordó a un híbrido imaginario entre el cantante Shuarma de Elefantes y el actor Ryan Gosling sin afeitar en ‘Drive’ (o sea rubicundo e inexpresivo) participó Liñán en su show de 83 minutos en un escenario austero a oscuras y con aulkiak, o sea solo sillas. Ocasionalmente animado por sus subalternos («ole los que bailan flamenco y bien, Manolillo», le espetó uno), Liñán siempre fue opacado por sus cantaores de atrás, y es que a veces parecía él el adorno y no el líder (por ejemplo en el cante de los 25 calabozos), a pesar de que intentaba destacar que mandaba él (descaradamente cuando Liñán movió robótico a uno de los cantaores, que respondía a las órdenes).

‘Sinergia’ no se desarrolla como su título indica debido al baile plano, sin gradaciones ni recursos, y a su argumento o concepto deambulante y dubitativo, que remite bastante a las cuitas de los personajes ‘Blade Runner’, o sea que se mueven sin alma. Virtudes no le faltan (cante y toque), pero el baile largo y reiterativo parece incapaz de soportar todo el protagonismo. El respetable soberano premió con una extensa ovación final al escueto elenco, al cuadro cuádruple, pero nos supo a poco. Le quedó mucho mejor la coreografía ‘Reversible’, que desplegó en mayo de 2016 en la misma Sala BBK con un plantel más del doble de nutrido (así lo contamos).

OSCAR CUBILLO

Anuncios
Comments
One Response to “Manuel Liñán / ‘Sinergia’: Lo viejo se impuso a lo nuevo”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] para catar la dilatada e insatisfactoria coreografía ‘Sinergia’ del bailaor Manuel Liñán (así lo contamos en el post previo, en efecto), y la rematamos ante el folk-metal de los americanos Shawn James […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: