Jesse Dayton: El territorio de ‘Comanchería’

El dinamismo del rockabilly comanchero (foto: Mr. Duck).

CAL: **

Lunes 6 de noviembre de 2017, Bilbao, Kafe Antzokia, sala superior, 21 h, 10-12 €.

La fecha del viernes, la última, se anuló.

 

El guitar slinger de Austin, Texas, destapó las esencias de la gran música americana cantando historias country en modo trío rocker

 

NOTA PREVIA: Actor, escritor, cantante con voz de barítono y, sobre todo, guitarrista reputado en las revistas del ramo y en la escena country gracias a escoltar a mitos de la talla de Johnny Cash, Waylon Jennings, Kris Kristofferson, Merle Haggard y Willie Nelson, el texano Jesse Dayton actuó en su trío en Bilbao en una cita etiquetada de ‘country, rockabilly y honky tonk’. Presentó su noveno disco oficial en solitario, ‘The Revealer / El revelador’, titulado igual que un antiguo himno góspel esclavo y editado el 16 de septiembre de 2016 en su propio sello, Hardcharger Records.

Dayton nació en Beaumont, Texas, en una fecha celosamente ocultada. Creció oyendo la música country de George Jones (vivía cerca de la casa donde este pasó la infancia), Hank Williams o Lefty Frizzell, pero también le gustaban los punks ingleses The Clash y el blues de Lightnin’ Hopkins. De muy joven tocó y giró con dos combos rockabilly: The Road Kings y The Alamo Jets. Y en 1982 cambió su suerte cuando el promotor de blues Clifford Antone, dueño del club y sello discográfico Antone’s, sito en Austin, Texas, le echó el lazo y su figura alcanzó proyección mundial. A partir de entonces se ganó un nombre como músico a sueldo, ya fueran leyendas como Ray Price o Glen Campbell, o roqueros como The Supersuckers, Mike Ness de Social Distortion, X, Rob Zombie, etc.

En Bilbao abrió una gira española de cuatro días sin descanso que seguirá por Madrid, Valencia y Barcelona. El viernes tenía fecha prevista en Zaragoza, pero se suspendió, quizá para que le diera tiempo a regresar a Estados Unidos para actuar el sábado en Virginia celebrando El Día de los Veteranos. Nos visita presentando ‘The Revealer’, según describe la promotora Mad Note «un guiso de country, blues y punk cocinado todo junto bajo la atenta mirada de los espíritus de George Jones, Freddy Fender, Doug Sahm y Jerry Lee Lewis». O. C.

Con pinta de pandillero chicano, Dayton dio un bolo sin despeinarse (foto: Mr. Duck).

EL BOLO: Tan americano como John Wayne se desplegó sobre las tablas del Kafe Antxiki la noche del lunes el guitarrista texano Jesse Dayton, exescudero de mitos del country como Johnny Cash, Kris Kristofferson, Merle Haggard, Willie Nelson o ese Waylon Jennings cuyo logotipo de alas en W lleva tatuado en la muñeca derecha. Con pinta de pandillero mexicano, con la perilla y el peinado engominado y p’atrás, ante unas 70 personas entusiasmadas el pistolero Jesse Dayton dictó en trío una lección magistral de música americana (historias completas, versatilidad y seguridad guitarrística, conjunción instrumental…) en la que no faltaron algunos esporádicos guiños hosteleros, muy bluseros todos, como los de pedir coros o coger una botella de cerveza vacía para frotarla en plan slide por el mástil, todo ello para que participe el público y salga contento del local y compre merchandising y repita la próxima vez y deje propina si es menester.

En trío tan bien armado que nos recordó a Los Brazos getxotarras (batería rotundo sin aspavientos, bajista y contrabajista serio con camiseta del ‘Powerage’ de AC/DC y parche en la chupa de nuestros admirados Blasters), el guitar slinger Jesse Dayton condujo una efectiva y creciente velada de 15 temas en hora y cuarto, 76 minutos, ahí es nada. Subió al tablado, saludó con un «hola amigos», y abrió fuego apabullando con los dos primeros temas de su noveno disco oficial en solitario, ‘The Revealer / El revelador’: el rock cimbreante ‘Daddy Was A Badass’ (aquí va su vídeo-lyric,  con imágenes superamericanas) y el rockabilly en la onda Blasters ‘Holy Ghost Rock n’ Roller’, donde el combo demostró dinamismo y el hacha se exhibió en punteos desde el centro del tablado.

Al puntear, Jesse Dayton se colaba en el centro de la escena, en vanguardia del tablado (foto: Mr. Duck).

Ya mostradas las cartas, comentó en inglés que «no he estado en España desde hace mucho tiempo» y se relajó un tanto: cantó con su voz de forajido barítono (‘We Can’t Help The Way We Are’, con el chachachá de J. Cash), se destensó con boogie hostelero con detalles prescindibles (‘I May Have to do it (I don’t Have to Like it)’, la de los coritos, que los rascó sin usar el micro), tributó a George Jones con alma soul (‘Like a Possum Ran Over My Grave’; este es el clip oficial) y, tras brindar con bourbon Jack Daniels alegrándose de que lo encuentra por todo el mundo, denunció que los Rolling Stones robaron a Slim Harpo el ‘Shake Your Hips’, el boogie afilado en el que frotó la guitarra con la botella de cerveza marca Carlsberg y donde pidió a la peña que corease he-he-he.

Esta citada fue la séptima pieza y ya hasta el final, en esa segunda parte, todo pareció más sólido y serio, como suministrado por vaqueros vagabundos en el territorio, en el micromundo de la película ‘Comanchería’: inspiraciones en Nueva Orleans, viajes trágicos y teatrales a México (la dramática ‘Boystown’, donde salen las «lonesome señoritas»), peloteo a la concurrencia («tenéis de todo: mar, montaña, buena comida, buen vino, mujeres bonitas, me mudo aquí, no vuelvo a Texas»), baladas vía Phil ‘Blasters’ Alvin (justo aquí dijo un espectador: «todas las canciones son buenas, canta de puta madre, sabe tocar la guitarra…»), rocanrol de honky tonk que sonó tan redondo como Shakin’ Stevens (y que Jesse tocó justo después de contar que ha grabado tres discos con los Supersuckers, o sea que quizá fue una versión de estos), una dedicatoria a Waylon Jennings (y versionó su ‘Lonesome On’ry And Mean’, también con el chachachá de Cash), rock fronterizo con preciso y precioso punteo melódico, una despedida countrybilly espectacularmente humeante (‘I’m at Home Getting Hammered (While She’s Out Getting Nailed)’; aquí se puso a puntear al borde del tablado y hasta cinco foteros con objetivos le dispararon, móviles amateurs aparte), y un bis donde se atrevió con el ‘Casting My Spell On You’ popular por Johnny Otis, que sonó tan rocabilesco como Brian Setzer o Nick Curran (y Javi Zaitegui precisa que es original de los Johnson Brothers –aquí va un YouTube sólo sónico- y que también la cantó Roy Orbison; y yo al oírla en el Antxiki reconocí el título vinculándolo al ‘Mi odio caerá sobre ti’ de Loquillo).

Acabó el bolo y tan contento estaba que fui a comprar el disco al puesto de merchandising: 10 euros pedían por el CD… ¡Pero era una copia casera! ¡Para eso lo pincho en el PC!

ÓSCAR CUBILLO

Clip oficial de su canción ‘Like a Possum Ran Over My Grave’

Saludos antes del bis del guitarrista y líder, el baterista y el bajista (foto: Mr. Duck):

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: