Tony Allen: Como en un ensayo

El orgulloso Tony Oladipo Allen (Lagos, Nigeria, 1940) en la Sala BBK (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: o

Martes 5 de diciembre de 2017, Bilbao, Ciclo Music Legends, Sala BBK, 20 h, 28 €.

 

Con facultades limitadas a sus 77 años, Tony Allen, el que fue baterista de Fela Kuti, no logró despegar en su concierto jazzístico en el ciclo Music Legends en una Sala BBK con menos de media entrada

 

Muy pobre el concierto que el baterista afincado en París Tony Allen (Tony Oladipo Allen, Lagos, Nigeria, 1940) dio el martes en el ciclo Music Legends en una Sala BBK con menos de media entrada (a 28 euros el ticket). El escolta del gran Fela Kuti entre 1968-1979 (por eso se le considera creador del afrobeat) tiene 77 años, la espalda castigada y envarada, y a la hora de percutir no ha perdido el sentido del ritmo sincopado, pero le faltan desde pegada a capacidad de redoblar. Se le cayó por el final una baqueta y el trompetista puso cara de pánico.

Fue un mal concierto en sexteto francés porque todos sus buenos escuderos debían operar por debajo del jefe, porque pareció un ensayo, porque el repertorio jazzístico sonó retro, sin riesgo ni creatividad, porque la banda nunca logró alcanzar el groove hipnótico ni despegar con energía, y porque los ritmos se repitieron sin garra hasta generar un ambiente cansino y aburrido. Tony Allen se dio cuenta desde el principio y comentó que como no había barra de bar en la sala ya lo entendía todo, que estuviéramos tan paraditos. ¡Qué morro! Uno de los peores conciertos del año (por cierto, casualidad también que en el mismo ciclo dejara también mala impresión David Knopfler, como así contamos en su día).

Tony Allen actuó en marzo de 2015 en un Teatro Campos casi lleno en el ciclo 365 Jazz Bilbao (las entradas costaban seis euros solamente) y en septeto eléctrico y multirracial (guitarra rastafari, percusionista hinduista…) dio un show de 11 temas en 96 minutos basándose en su décimo disco, ‘Film Of Life’ (Jazz Village, 14), del que sonaron 9 de sus 10 cortes. Esa tarde los dos primeros temas fueron de tanteo pero a la postre impuso el groove bailón y la gente bailó hasta por los palcos afrobeat, funk jamesbroniano, highlife, acid jazz, soul con wah wah, rollo espacial y progresivo… Así lo contamos y lo calificamos con una estrella.

El sexteto en pleno bajo los logotipos del ciclo Music Legends: Jean-Philippe Dary (teclas), Jeff Kellner (guitarra), Tony Allen (batería), Mathias Allamane (contrabajo), Nicolas Giraud (trompeta) y Yann Jankielewicz (saxo) (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

‘The Source’ (Blue Note, 17).

Sin embargo, esta vez regresó aún más limitado. Falto de facultades a los tambores y de movilidad general. En sexteto, sin percusión, con un guitarrista blanco que no destacó nada y con un contrabajista (acústico, sí, no eléctrico) que pareció el líder de la cita por marcar todos los ritmos a seguir, Tony Oladipo Allen ralentizó hasta lastrarlo un concierto de 9 piezas instrumentales en 86 minutos amustiados y basados en su último disco, ‘The Source’ (Blue Note, 17), que suena mejor que lo que catamos en vivo. Fue un show muy jazz aunque demasiado parsimonioso, con los vientos sonando clásicos pero sin atreverse a romper (para no eclipsar al líder), con soul retro (ora hasta lo telefílmico, ora equiparable a bandas españolas como Freedonia o Excitements), highlife diluido, exotismos saharianos como podría imaginar Duke Ellington (‘Ewajo’), reflejos de Miles Davis, visitas a Nueva Orleans (‘Push And Pull’), o un solo de batería a cámara lenta y en equilibrio inestable de la leyenda nigeriana.

Únicamente anotamos un par de piezas potables entre las nueve interpretadas: la cuarta, la veloz ‘On Fire’, de su disco ‘The Source’, eso a pesar de que los escuderos debían ajustarse al ritmo del líder, y la novena, la del bis, un fogonazo donde la banda echó el resto aumentando la distancia con su limitado jefe y donde los espectadores más animados se pusieron a bailar en pie, espoleados por el afrolíder (este último instrumental pudo ser el ‘Moanin’ de su penúltimo disco, su tributo al baterista Art Blakey, pero no pondría la mano en el fuego).

Sólo he visto en directo a un baterista en peores condiciones. Y no me refiero al baldado Max Weinberg, el de Bruce Springsteen, que aún tiene pegada, sino a otro nombre aún más legendario: Lionel Hampton (Louisville, 20 de abril de 1908 – Nueva York, 31 de agosto de 2002) actuando en el festival de jazz de Bayona (Jazz Aux Remparts) en la segunda mitad de los 90, o sea que el también vibrafonista rondaría los 90 años por entonces.

ÓSCAR CUBILLO

Teaser de su disco ‘The Source’ (Blue Note, 17).

Saludos de teclista, guitarrista, baterista, contrabajista, trompetista y saxofonista (foto: Carlos García Azpiazu).

 

Anuncios
Comments
One Response to “Tony Allen: Como en un ensayo”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] 5.- Tony Allen. Ciclo Music Legends, Sala BBK, diciembre. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: