CINE: ‘Star Wars Episodio VIII: Los últimos Jedi’: Dudas hamletianas

 

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 15 de diciembre de 2017

*

Director: Rian Johnson

*

Calificación: 3 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Star Wars Episodio VIII: Los últimos Jedi’

 

***

Paralelismos y estrategias de producción

***

Que la estrategia de la nueva trilogía de Star Wars pasa por apoderarse de las estructuras narrativas y los modelos visuales, estableciendo paralelismos con los personajes de la saga primera (capítulos del IV al VI, de 1977 a 1983), es un hecho más que evidente. Asentando la afirmación de la reseña de ‘Star Wars: Episodio VII: El despertar de la fuerza’ (2015; así lo contamos) de que «Walt Disney, tras la adquisición de LucasFilm, ha proyectado la nueva temporada como un punto cero, adueñándose de los modelos anteriores y encadenándolos a un sistema productivo que confirma la fabricación en serie. La nueva estrategia hace que las entregas precedentes también formen parte de este nuevo sistema de producción, ya que todo se ecualiza apoyándose en modelos pre-establecidos», a la reciente ‘Star Wars Episodio VIII: Los últimos Jedi’ se le pueden identificar tres objetivos, desde el punto de vista de sistema productivo:

– Si ‘El despertar de la fuerza’ tomaba como patrón ‘Star Wars Episodio IV: Una nueva esperanza’ (1977), ‘Los últimos Jedi’ se modela a través de ‘Star Wars Episodio V: El Imperio contraataca’ (1980).

– Se procede al relevo definitivo de los protagonistas: los personajes-vínculo de la saga de 1977 a 1983, es decir, Darth Vader, Luke Skywalker, Han Solo y la Princesa Leia dan paso, tanto en presencia como en influencia, a los de la nueva trilogía.

– El film se abre a una nueva continuación al presentar a nuevos personajes que no tienen conexión alguna con la actual trilogía.

Luke y Leia, dispuestos a ceder su rol a los nuevos protagonistas.

El juego de paralelismos, con permutaciones y duplicidades, es fundamental para la definición de los personajes, para la estructura narrativa de las escenas paralelas e, incluso, para el establecimiento de localizaciones, en ‘Los últimos Jedi’ en su aproximación a ‘El Imperio contraataca’. Parece fundamental, en todo ello, el relevo en el guión de Lawrence Kasdan por el propio George Lucas, quien pasa a ser el encargado de poner en práctica ese mecanismo de correspondencias. Así, los conflictos y motivaciones de los nuevos personajes se alimentan mediante vasos comunicantes de los de ‘El Imperio contraataca’, dejando que los rasgos, tanto físicos como de sexo y sociales, se acomoden mejor a los requerimientos de la segunda década del siglo XXI:

Rey (Daisy Ridley) cambia únicamente de sexo para calcar al Luke Skywalker de la primera saga, sus conflictos y motivaciones. Incluso la trayectoria física en ‘Los últimos Jedi’ de Rey es similar (aunque permutada) a la de ‘El Imperio contraataca’. Si en el film de 1980 el recorrido de Skywalker iba del planeta de hielo Holth (el del enfrentamiento con las fuerzas Imperiales) al planeta oculto de Dagobah, para ahondar en su aprendizaje, concluyendo en la Estrella de la Muerte para enfrentarse a su pasado, en ‘Los últimos Jedi’ el itinerario pasa primero por el aprendizaje en el planeta-isla Ahch-To (paralelismo con Dagobah), después por la nave imperial (para descubrir su identidad) y, finalmente, por otro planeta helado, Crait (similar a Holth), para luchar aquí contra las fuerzas del mal.

Kylo Ren (Adam Driver) es la réplica de Darth Vader, sin máscara, aunque igualmente atormentado, y Snoke (Andy Serkis) cumple la misma función que El Emperador.

Snoke (Andy Serkis) cumple la misma función que El Emperador.

Luke Skywalker (Mark Hamill) es una mezcolanza de Obi-Wan Kenoby y Yoda.

El piloto Poe Dameron (Oscar Isaac) va tomando, poco a poco, rasgos similares a los de Han Solo e, incluso, el trío Princesa Leia-Han Solo-Luke Skywalker da paso al trío Rey-Dameron-Finn (John Boyega).

 

***

Fantasmas, dudas y representaciones

***

Dejando a un lado la estrategia de la producción, ‘Los últimos Jedi’ consigue un cierto distanciamiento formal y narrativo gracias al planteamiento artístico establecido por su director y guionista, Rian Johnson (Maryland, 1973), el principal artífice del producto alcanzado. Shakespeare (siempre Shakespeare) vuelve a apropiarse y a influenciar fuertemente en los cimientos de las narrativas occidentales.

‘Los últimos Jedi’ divide su estructura visual en dos bloques: el que corresponde a la definición de personajes a los que aísla en escenarios de potente naturaleza teatral (como puede verse en la estancia regia de Snoke, sentado en el trono cual rey), y la que compete a las batallas galácticas, presentadas con distanciamiento tanto para el espectador como para los propios actuantes de la función.

La estancia regia de Snoke, sentado en su trono cual rey.

Si las batallas resultan ocasionalmente distantes, también lo son sus personajes, quienes se ven alejados de la verosimilitud narrativa al condicionarse como elementos excesivamente dramáticos. Ellos mismos se reconocen como piezas de una representación, desconociendo sus propias intenciones y reacciones. Como en el ‘Hamlet’ de Shakespeare, la duda monopoliza los comportamientos en ‘Los últimos Jedi’. Son los personajes los que hablan y se escuchan a sí mismos, sorprendiéndose de su intensidad interior. Igualmente Hamlet era empujado por el fantasma de su padre (quizá engañado: naturaleza maligna que impelía al príncipe a la realización del mal), pero eran sus monólogos y sus continuas representaciones (haciéndose pasar ante los demás por lo que no era) lo que le permitía seguir avanzando: sus actos, improvisados, acababan a veces en tragedia, como el asesinato no premeditado de Polonio.

Pues eso mismo ocurre en ‘Los últimos Jedi’ con muchos de sus personajes. Kylo Ren no entiende sus sentimientos interiores, ni su comportamiento ni sus reacciones. Duda continuamente de sus actos. Lo mismo que Skywalker y, también, Rey. Su razón de ser, su existencia, viene marcada por un mandamiento exterior (igual que en Hamlet, la petición de venganza requerida por el fantasma de su padre) y son sus acciones las que moldean su recorrido vital. Durante la secuencia del aprendizaje en el planeta Ahch-To, Kylo Ren y Rey entablan contacto en la distancia, lo cual sólo puede entenderse en su condición de representación. Ambos dialogan, aunque mejor dicho, monologan. Rey trata de descubrir su origen y Kylo trata de asirse a la esperanza de salvación. Pero como en Shakespeare, las expectativas se truncan para el espectador: no hay razón verdadera, no hay un camino previamente trazado.

En ‘Los últimos Jedi’ se tiene la misma sensación que cuando se lee a Hamlet: el de un tiempo en transición, el de un estado de espera, que no se resuelve hasta que los personajes se encuentran a sí mismos o hasta que las circunstancias acaban ahogándoles en sus indecisiones. Por ello, la presencia de fantasmas (como el del rey de Dinamarca en la obra shakesperiana) representa esa fuerza exterior, la fórmula de recreación del Bien y del Mal que termina siendo el factor que conduce a los personajes y la trama hacia su resolución, bien desafortunada o esperanzadora.

Kylo Ren y Rey entablan contacto en la distancia, que solo puede entenderse en su condición de representación.

 

***

Duplicados

***

En ‘Los últimos Jedi’ se aprecia el toque autoral, por parte de Rian Johnson, que queda consolidado con su participación en el guión. Su excelente ópera prima, ‘Brick’ (2005), concentraba la narración en una mirada única, la de Brendan (Joseph Gordon-Levitt), quien se adentraba en un mundo cada vez más oscuro (aunque la iluminación de la película nunca tendía a esa oscuridad) donde se iba encontrando con personas de doble vida y descubriendo una red de delincuencia que funcionaba a un nivel no tan profundo al que normalmente se cree, es decir, un mundo más próximo a nosotros de lo que generalmente pensamos. Además, dentro de la oscuridad del relato, en ‘Brick’ el directos Johnson mantenía un sentido del humor que permitía liberar al film de su enclaustramiento. El humor también está presente en ‘Los últimos Jedi’, como lo demuestra la escena de comienzo o la extraordinaria intervención de Benicio del Toro (que interpreta al embaucador DJ en la película).

Pero donde realmente sorprendió Johnson fue en ‘Looper’ (2012=, una historia de ciencia ficción de un hombre enfrentado consigo mismo, Joe Simmons (Joseph Gordon-Levitt). El film usaba el recurso de la duplicidad, jugando con el movimiento a través del tiempo, pero permitiendo que ciertos personajes apareciesen cual fantasmas o duplicados cuando se encontraban con ellos mismos en tiempos diferenciados.

Esta función de aparición repentina se evidencia en ‘Los últimos Jedi’ en la forma de hacer aparecer las naves galácticas en el espacio cuando regresan de su recorrido a la velocidad de la luz, pero, principalmente, se recoge en esa extraña comunicación extra-espacial entre Kylo y Rey o en el juego de duplicidades base para la resolución de los conflictos.

En una secuencia similar a la de Luke Skywalker en el planeta Dagobah, cuando en ‘El Imperio contraataca’ Luke se enfrentaba contra sí mismo, en ‘Los últimos Jedi’ Rey se planta cara junto a una roca pulida cual espejo, duplicándose su cuerpo infinitamente, para intentar desentrañar quién es y por qué se encuentra en ese lugar y en ese estado anímico. También Kylo o Luke tratan debe encontrase a sí mismos. Por ello la opción del desdoblamiento es una opción de puesta en escena (de teatro) que expone a los personajes a su propio yo, para poder enfrentarles mejor a sus dudas. No sólo es escucharse, como hacía Hamlet con sus monólogos, sino duplicarse y verse a sí mismos desde fuera y permitir así controlar y contar los hechos de una manera entendible, incluso narrando los hechos desde la muerte, como lo hacía en ‘Looper’ Joe Simmons, el protagonista muerto de la historia.

GERARDO CREMER

Rey, a punto de enfrentarse contra sí misma: su imagen infinitamente duplicada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: