Akatz: 25 años y dos sorpresas (+ entrevista)

Akatz con las boas haciendo de backing band de La Otxoa (imagen de móvil: O.C.E.).

CAL: **

Viernes 5 de enero de 2018, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 10-12 €.

 

La gran banda vizcaína de ska jamaicano agotó el Kafe Antzokia en la celebración de su 25º cumpleaños, un fiestón con un miniconcierto de La Otxoa incrustado por el mismo precio

 

Dos grandes sorpresas hubo el viernes en el lleno, humeante y alcoholizado Kafe Antzokia durante la celebración de los 25 años de andadura de la banda vizcaína de sonidos jamaiquinos Akatz. Dos sorpresas que vincularon la tradición vasca con las señas contemporáneas autóctonas, por cierto: el show se abrió con un dantzari bailando el aurresku al son del txistu y tamboril (lo barruntamos y acertamos: no se aplaudiría con tanta intensidad a lo largo de la velada) y por el epílogo absorbió, empotró un miniconcierto de La Otxoa, que cantó tres temas con Akatz de backing band (y con su vocalista Bati como corista de lujo), una Otxoa que acusó a la audiencia de haberla confundido con Alaska. Y, vaya, hubo una tercera sorpresa, pero ésta para los ya iniciados más avispados: la banda actuó en octeto, no en el noneto oficial anunciado y prometido en los carteles, pero es que uno de los dos guitarristas, Jorge Álvaro, no pudo asistir.

‘A Go Go 2’ (Liquidator, 2017).

El vigesimoquinto cumpleaños de Akatz, que se juntaron en Bakio en 1992, fue una fiesta por todo lo alto, con el Antzoki a tope (se agotaron las entradas esa noche en la misma taquilla, más de 600 personas ya habría, bastante jóvenes y de ambos sexos), una velada que empezó con media hora de demora y que sufrió alguna necesaria interrupción (cambios, presentación de invitados –ex miembros de la banda, tres raperos, La Otxoa que devino la gran protagonista en su tramo-, el parón en el ecuador para repartir tarta y cava por el atestado patio….) a lo largo de las 22 piezas (varias instrumentales escuela The Skatalites) que sonaron en dos horas y cuarto (136 minutos). La gente se lo pasó genial, al principio le costó acceder porque había problemas con el comprobador digital de las entradas (bajo la lluvia se formaron dos colas: una para comprar tiquets en taquilla y otra más larga para entrar), y nada más pisar la madera del Antzoki la mayoría se agolpaba en las barras (como nosotros, no es una crítica moral).

¿Y qué hizo todo este gentío en este cumpleaños? Pues pillar bebida (kalimotxo, cerveza, ron, algunas copas…), coger sitio, alucinar con el aurresku ancestral del prólogo, corear eufórico en el primer instrumental (titulado ‘Aurreská’, ¿lo pillan?, una contracción entre aurresku y ska, entre lo vasco y lo jamaicano), disfrutar visualmente de la banda (los siete músicos estaban uniformados con trajes, pero lucían diferentes tocados: txapela, gorrillas y sombreros), recibir con una ovación al vocalista Bita (apareció por una imprevista esquina, gozoso como Nacho de Felipe, de Oskorri, vestido con chistera y pajarita, cual maestro de ceremonias cabaretero), bailar al son de la música (‘Predispuesto ska’), contonearse con el tórrido tumbao ska (‘Skandalo’, con guiño al ‘A message to you, Rudy’ y con Bita brincando), atender a las introducciones del maestro de ceremonias (antes de ‘Skatacrack’, título basado en «dos grandes vicios, ska eta crack», informó de que empezaron en 1992, cuando algunos espectadores igual ni habían nacido, y que entonces también nacieron Curro, el AVE…), filmar con sus móviles (‘Black Or White’, una versión de Michael Jackson incluida en su nuevo vinilo, ‘A Go Go 2’ –este es su Bandcamp-, del que tocaron los seis cortes este viernes), tragar tarta y libar cava…

La peña rapiñando la tarta de cumpleaños en el centro del patio (imagen de móvil: O.C.E.).

… corear alguna letra más (el standard de Cannonball Adderley ‘Work Song’, o sea ‘La canción del trabajo’, según la leyenda el primer ska grabado en España, ¡y también el primero grabado en castellano en todo el mundo!, grabado por Raphael en 1966- aquí va un YouTube de la época-; pero nos aclara Jaime Bajo, coautor del libro ‘Ska en España. La vida no se detiene’ (Milenio, 2015): «el primer disco de ska registrado en España fue el EP ‘Lecciones de ska y de yenka’, de Los Blues de España, como recoge el libro que escribimos Gonzalo y yo», en 1964, y este es un YouTube con la portada en imagen congelada), emerger entre el humo artificial de ciencia ficción emitido desde el escenario (la narcótica ‘Paga lo que me debes’), enloquecer (‘Esa chica’… me va a destrozar, el primer cenit de la cita, con Bita en plan soulman desatado y dolido), hacer surf (o sea tumbarse por encima de las cabezas del público, y así vi a una chavala en ‘No te conviene’), cortarse quizá este gentío ante los tres temas interpretados por La Otxoa, que parecía vestida con pijama, bata y jersey más que con lentejuelas y que al final dijo «parezco discípula de Teresa Rabal», puede que por actuar ante tanta juventud aún no tan encanallada (con Akatz engalanados con boas, José Antonio Nielfa cantó ‘El polo de Manolo’, una muy Bob Marley ‘Qué suerte tienes San Sebastián’ -«Bella Easo, de tener el Botxo sólo a dos pasos», y la muy coreada y latina ‘Toma bakalao’; qué pena que no cantara el pasodoble a lo Camela ‘Pásame el kalimotxo’; o sea que vimos dos conciertos este viernes y le pongo una estrella a La Otxoa), volver a enloquecer tras el mutis del transformista bilbaíno (‘Luces’, con la banda yendo al grano y Bita inspiradísimo en el segundo otro culmen de la velada), corear aaahhhh (‘No eres buena’) y negar con el brazo en alto (la noctívaga ‘A casa no voy’) antes de las largas ovaciones de despedida (‘Skalmate’, alargada con las intervenciones de los tres raperos, Kloy, Xatiro y Basu). Esto que hemos glosado aquí se podrá comprobar con imágenes, pues Akatz filmaron el concierto de modo profesional, con cañón de luz y todo.

ÓSCAR CUBILLO

Akatz cuando tenían 15 años en el clip de ‘Better Days’

La Otxoa recibiendo un ramo de flores tras su mini-chou (foto: Jassh Photography).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«Aún nos queda mucho por mejorar»

Un concierto «transgresor, transversal y trastornado» prometieron los skatalíticos vizcaínos para celebrar sus 25 años, cifra que les convierte en el grupo ska más longevo de España

Además han editado un vinilo que se vende en cuatro continentes

Akatz (esta es su web), el grupo sabrosón y cadencioso de ska, reggae y rock steady vizcaíno, cumple 25 años y celebra la fecha con una afirmación y un gran concierto. La primera es que con tal aniversario se instaura como la banda de ska española «más longeva», y lo segundo será el show, el cumpleaños que se organizó el viernes 5 de enero en Bilbao (Kafe Antzokia, 22 h, 10-12 €), Noche de Reyes Magos. Unai Quecedo, alias Bita, el cantante de Akatz, adelantaba sin exagerar: «Será un concierto transgresor, transversal y trastornado con invitadas, ex akatzianos, canciones míticas de la banda que hace mucho que no tocamos… Además repasaremos el nuevo disco, ‘A Go Go 2’, de pe a pa. Será un concierto único y quién sabe si irrepetible. Pero sobre todo será Akatz en estado puro: diversión, comunidad, fiesta, disfrute y ‘happyending’ (final feliz)». Interroguémosle, pues:

Os juntasteis en Bakio en 1992. ¿De veraneantes? Imagino que erais unos pipiolos.

Éramos jovenzuelos y pasábamos inviernos y veranos en Bakio esperando a la gran marejada que nos trajera olas perfectas. Hartos de esperar, decidimos pasar nuestro tiempo libre en un local de ensayo. Al principio estuvo en las bajeras (lonjas) de las casas de nuestros padres y castigábamos sus oídos con nuestra música, entre comillas.

¿Por qué os atraía el ska?

Porque nos gustaba y porque entonces no había una banda que representara esta música con un repertorio íntegro en euskera… Así que fue para hacernos rápidamente famosos por el Goiherri.

Je, je… ¿En 25 años ha habido miembros de Akatz que hayáis permanecido al pie del cañón durante todo este tiempo?

Más de la mitad de la banda actual, 5 de los 9, llevamos desde el comienzo y resistiremos hasta el fin.

¿Cuánta gente ha pasado por el grupo?

Han pasado casi 30 personas en un conjunto con formaciones que han oscilado entre los 7 y los 11 integrantes.

Vamos a repasar un poco la hoja de promoción. En ella se indica que sois «el grupo de ska más veterano y longevo de Euskal Herria y del Estado español». Hum… Si los alaveses Potato andan desactivados, es posible que sea cierto. ¿Qué grupos españoles en activo son casi tan veteranos como vosotros?

Tanto Potato como los Dr.Calypso son bandas ochenteras que en los últimos años han sufrido largos parones, físicos o artísticos, de ahí nuestra reivindicación como espaldas plateadas. Por detrás vienen los Soweto de Barcelona y los Cabrians de Mataró, con más de 15 años de existencia. Y con una década de andadura hay representantes en todos los reinos de taifas autonómicos.

Describe la misma hoja promoción: «Akatz toma la música de Jamaica como base para crear un discurso respetuoso con la raíz pero a la vez propio y, además de ska, rocksteady y reggae, también podemos encontrar sonidos y ritmos de estilos tan variados como rhythm and blues, soul, jazz, swing, latin, brazil…». ¿Cuándo notasteis que por fin erais buenos y genuinos, que dominabais el tórrido tumbao jamaicano y que habíais superado el status de aprendices adolescentes?

Cuando lo leímos en la prensa. Somos muy de confiar en la crítica musical….ja, ja, ja…

Ejem…

Las músicas de raíz tienen ese mirar a largo plazo en el que te vas dando cuenta poco a poco de los matices que aportan sabor al estilo. Uno tarda años en percatarse, aunque con el ímpetu adolescente esperas dominarlo en no más de tres ensayos. O sea que, sin querer pecar de falsa modestia, diré que aún nos queda mucho por mejorar.

Pose promocional de los Akatz del 25 aniversario.

Da la sensación de que tenéis pocos discos. Cuatro álbumes, dos EPs, dos maxis, dos singles y cuatro maquetas en 25 años, según la hoja de pormoción. ¿Por qué la producción ha sido tan aparentemente escasa?

Entendemos que es más la sensación tuya. Hombre, si nos comparamos con una banda de los 60 en Jamaica dedicada exclusivamente a la grabación de temas para diferentes estudios y productores, nuestro rendimiento es casi nulo. Pero comparados con las bandas de nuestra época y estilo, alcanzamos el percentil del 120% o más. Durante los primeros 12 años grabamos cuatro o cinco maquetas que otras bandas hubieran considerado discos o maxis, pero a nosotros no nos convencían las producciones y el sonido que habíamos conseguido en el estudio.

Ya, la de CDs que se venden hoy día como discos oficiales y su calidad no supera la de una maqueta mediocre.

Akatz, desde que en 2004 en que editamos nuestro primer LP, han pasado 13 años con cuatro LPs, tres Maxis, tres singles, un DVD…

Además se supone que no seréis todos profesionales de la música y que hay que rascar tiempo de otros menesteres, de familias…

En el grupo hay tres padres de familia, músicos profesionales, funcionarios, educadores, maleducados… Y sí que rascamos tiempo de aquí y de allá para poder mantener esta banda que da una media de 15 o 20  conciertos anuales y que edita material nuevo cada dos años y medio.

Comenta el vinilo nuevo, ‘A Go Go 2’.

‘A Go Go 2’ es el segundo volumen de una serie en la que acercamos a nuestro universo canciones ajenas al estilo o que han sido cantadas en otras lenguas. Normalmente hay versiones que forman parte de nuestro repertorio de directo, y otras las arreglamos directamente para el disco. La edición es en vinilo de 10 pulgadas y las tiradas son muy limitadas para dar valor a cada una de las piezas y a cada uno de los compradores que se hacen con ellas. El volumen 1 está descatalogado y aún es pronto para que suceda esto con el nuevo, pero las ventas van más rápidas. El anterior se vendió por todo el mundo y este ya ha llegado a cuatro continentes.

En ‘A Go Go 2’ adaptáis un ‘Aurresku’ instrumental, un baile cuya verticalidad sorprendería a los jamaicanos, ¿no?

Sí, el ‘aurreská’, como lo llamamos nosotros, sorprendería, pero tiene mucho de Jamaica al adaptar un tema folk al ska. Nos han llegado ecos de la isla caribeña comentándonos la cantidad de piernas al aire que se ven desde que se radia la canción en alguna de esas emisoras viejunas dedicada a los sonidos de los abuelos.

Y en la nueva rodaja también cantáis ‘Paga lo que me debes’. ¿A estas alturas de la película aún se viaja lejos a dar un bolo y se puede no cobrar?

El engaño es humano, así que a estas alturas y dentro de 100 años, si la música en directo todavía funciona, seguirán dándose casos en los que no se cumple lo pactado, escrito, contratado, firmado o llámalo equis. Y esto es algo que pasa habitualmente a bandas grandes y pequeñas, pero la mayoría prefiere no contarlo por no parecer tontos o pringados. Nosotros, los Akatz, con un nombre tan errático y tan amantes del fallo, lo reconocemos con tranquilidad para que por lo menos se sepa quiénes son los que no pagan y no les suceda lo mismo a los siguientes músicos.

Sí, fue muy sonada vuestra experiencia en México, donde el promotor local os dejó tirados y no os pagó.

Eso sucedió en el 2016, en julio, pero ya es agua pasada. De México y su público sólo tenemos palabras de agradecimiento, ya que nos hacen sentir gigantes cada vez que vamos… El público se sabe mejor el repertorio que el cantante –ironiza Bati- y lo entona con un volumen que tapa a la banda. Ese público recorre kilómetros y espera durante horas para poder estar contigo y hacerte regalos. Invierte un dinero considerable para verte. Esa gente tiene nuestro amor infinito. ¡Viva México, cabronas!

En noviembre habéis regresado de la segunda gira por México.

Sí, la minigira por Monterrey, Guadalajara y Ciudad De México ha sido sudorosa y divertida. Hemos compartido aventuras con otros héroes europeos como Dr. Ring Ding y Gaz Mayall.

Informa vuestra hoja de promoción: «más de cuatrocientos conciertos sobre sus espaldas girando por Euskal Herria, España, México, Alemania y Francia». ¿Cómo reacciona el público extranjero, que no conoce el idioma, a vuestra música?

En Europa sonamos exóticos y siempre que salimos por ahí nos tratan mejor que bien. En tierras castellanas y aztecas nos tienen como un grupo referente porque entienden nuestras canciones y pueden cantarlas mientras preparan unas enchiladas o un cocidito a fuego lento. Y ya por la tierra media (se refiere a Euskadi) han aprendido a querernos, aunque cantemos últimamente en erdaraz. Por lo general, y haciendo una música de raíz con acento anglosajón, parecemos poco puristas. Pero esto es algo que nos encanta, ya que siendo bilbaínos la pureza está en nuestra palabra y valores, jo, jo, jo…

¿Y qué suelen opinar sobre vuestro estilo los espectadores de raza negra, sean jamaicanos, africanos…  europeos…?

En el Botxo, los afros locales siempre han dado calor y color a nuestros conciertos, algo que nos llena de orgullo y satisfacción. Y fuera, al estar el ska unido a un género antirracista, ellos ocupan las primeras filas para poder bailar a gusto con nosotros.

Saludos de Akatz y su invitado La Otoxa (foto: Jassh Fotography).

¿Cómo será el concierto del viernes en el Antzoki?

Será un concierto transgresor, transversal y trastornado con invitadas, ex akatzianos, canciones míticas de la banda que hace mucho que no tocamos… Además repasaremos el nuevo disco, ‘A Go Go 2’, de pe a pa. Será un concierto único y quién sabe si irrepetible. Pero sobre todo será Akatz en estado puro: diversión, comunidad, fiesta, disfrute y ‘happyending’ (final feliz).

El viernes es Noche de Reyes… ¿Qué le pedís a los Reyes Magos para este 2018?

Somos más de dar que de recibir, así que esperemos que sea un año más en la banda y que podamos cerrar todos los proyectos que empezaremos. Haremos gira del 25 aniversario con presentaciones ya cerradas en Zaragoza, Barna, Madrid, Santander, Oiartzun… Y esperemos dar algún concierto de gran formato donde podamos de nuevo crear una producción imposible, como nos gustan. Y ya sabes que adelantar lo no firmado trae mal fario, o sea que hasta aquí puedo leer…

Entendido.

Ah, id rápido a por la entrada del Antzoki. No es coña: ya quedan pocas y esperar al trigésimo, cuadragésimo o quincuagésimo aniversario se puede hacer largo.

OSCAR CUBILLO

Akatz interpretando ‘No eres buena’ en el Kafe Antzokia en 2011

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: