Vhäldemar: ¡A muerte!

El núcleo del quinteto lo forman el vocal Carlos Escudero y el guitarrista Pedro J. Monge (foto: Miguel Ángel Rodríguez).

CAL: **

Sábado 3 de febrero de 2018, Bilbao, Stage Live, 20 h, 10-12 €.

 

Poderoso como el trueno fue el estreno mundial del quinto disco de los baracaldeses Vhäldemar en una sala llena de peña que se sabía todas las canciones y cumplía los sagrados mandamientos del heavy metal

 

El sábado noche, en una sala Stage Live llena de fans, aficionados, familiares y amigos (455 tickets vendidos, más invitados, medio millar de personas habría), los baracaldeses Vhäldemar arrancaron la gira mundial (¡llegarán a Japón!) de su quinto álbum, ‘Against All Kings’ (se puede oír en Spotify), una forja de heavy metal a machamartillo rugida en inglés y esa noche preconizada en castellano por su fornido y melenudo vocalista, Carlos Escudero, que se toma el heavy metal como una religión, que esgrimió un pie de micro de druida con la V de la inicial del nombre de la banda, y que nos hizo reír con sus charletas: «¡Estoy hasta los huevos del chándal metal y del mierda metal!», gritó como si fuera nuestro admirado Charly Glamour (el líder de Gigatrón); despreció repetidas veces a aquellos que ya no cumplen los mandamientos del rollo y ahora dicen «yo antes era heavy»; espoleó constantemente a «esa peña de puta madre» con gritos de ‘¡a muerte!’, y también reservó palabras cariñosas para su mujer, hijos y madre («¿os lo estáis pasando bien?, eso es lo importante, que ha venido mi madre»).

Teloneados por Evil Seeds y Valkyria, dos bandas que también actuaron ante la sala ya casi a rebosar, Vhäldemar desgranaron un listado de 15 temas en 94 minutos al principio canónicamente rocosos, poderosos como el trueno, y por las postrimerías algo más desperdigados entre los duelos de solos, la inmersión de Escudero entre el respetable (cantó subido a la barra convirtiéndose en foco  de los móviles, se arrojó sobre el gentío, hizo surf sobre las cabezas y fue devuelto al escenario en volandas por Manu El Gallego, Eneko y demás ilustres baracaldeses barbudos), o el fin de fiesta con los tres invitados sobre el tablado, mano a mano con el quinteto base: el guitar hero local Dann Hoyos más los vocalistas Roma (de Evil Seeds, el primer combo de la terna sabatina) y Rubén Miranda («estuvo en Inner Destiny, luego en una banda de versiones y ahora en Krait», le ubica el fotógrafo Azpiazu).

Carlos Escudero y la peña de delante (foto: Carlos García Azpiazu).

El sonido de la sala fue arrollador (qué diferencia con Lagartija Nick la víspera, como narramos en el post anterior) y desde el inicio del estreno mundial del disco ‘Against All Kings’ el gentío respondió coreando tribal y con los puños en alto (‘Metalizer’, de estilo Accept, tapping a la guitarra y lírica que reza «heavy metal es la ley»). Vhäldemar desplegaron aparato pesado (el doble bombo y los coros power metal en ‘1366’) y por el principio cedieron protagonismo individual a sus tres invitados: Dann Hoyos en ‘Against All Kings’ (marcial y con vocación de himno), al «mítico Rubén Miranda, os vais a enterar de lo que vale un peine», en ‘Howling At The Moon’ (apoteosis power metal a lo Gloryhammer tomándose en serio) y a Roma de Evil Seeds en ‘Walking In The Rain’ (con el cuerpo de los mejores Scorpions).

Antes de la octava descarga nos habló el líder del quinteto, el guitarrista Pedro J Monge: «gracias por el apoyo increíble, ¡a muerte todos!», y Vhäldemar tocaron ‘Black Thunder’, con su rollo machote a lo Manowar. Y antes de la novena, ‘Bastards’, Escudero nos volvió a hacer reír con su introducción en plan Gigatrón, presentó a la banda y se centró en el jefe, en «el majara del metal, el ministro del rock», Pedro J Monge, antes de darle una sorpresa: un brindis con chupitos de whisky y una tarta con velas, pues era su cumpleaños (¿42 años?, aventuré con interrogación en El Correo Digital, y a toro pasado precisó el hacha que eran sólo 38).

Y ya hasta el final Escudero y los suyos se deleitaron en el éxito de su gran noche, disparando títulos tipo ‘Dusty Road’ (énfasis power, punteos brillantes), ‘Rivers Of Blood’ (coros puño en alto) o ‘Breaking All The Rules’ (punteos prog a lo Stratovarius), rollo Judas Priest (‘Metal Of The World’), cabalgadas a lo Accept con Udo (‘Lost World’) y la despedida con guirnaldas, los invitados, fanfarria power y flamear de las cuatro banderas que adornaban el oscuro escenario que apenas dejó ver el idiosincrático y metálico telón de fondo (‘Energy’).

ÓSCAR CUBILLO

 

Videoclip de su canción ‘Metalizer’:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: