Los Deltonos: Molan las mañanas

Domingo por la mañana ante unas 150 personas (foto: Mr. Duck).

CAL: **

Domingo 8 de abril de 2018, Deusto / Bilbao, Satélite T, 13 h, 12-15 €.

 

El sólido y guitarrero cuarteto cántabro conducido por Hendrik Röver presentó su último disco este fin de semana en dos felices sesiones en el Satélite T y madrugamos para asistir a la cita dominical, que moló mazo a un público transversal

 

Estreno doble: Aunque salió hace un año y el cuarteto cántabro ya ha actuado en Bilbao desde entonces (un show especial en la Fever que glosamos en este post y donde desenterraron el repertorio de sus dos primeros LPs: ‘3 Hombres Enfermos’ de 1990 y ‘Bien / Mejor’ de 1992), Los Deltonos (Muriedas, 1986) por fin presentaron este pasado finde su último álbum oficial, el 13º de su carrera, de título homónimo y que se puede oír aquí. «Es una autoproducción, por supuesto», informaba el líder, el guitarrista lacónico Hendrik Röver, que añadía sobre su sonido: «Hay más de uno que ha comentado que es una vuelta a los orígenes, sea lo que sea eso… Es un disco grasiento y denso como ya sugiere la portada», que es una bolsa de papel como las que contienen una hamburguesa. Lo estrenaron en dos sesiones de repertorio distinto, una de sábado noche y otra matinal dominical. Avanzaba el jefe: «A la noche seremos más densos y a la mañana un poco más livianos. Rock por la noche y rock and roll por la mañana». O. C.

 

Mosaico dominical elaborado por Mr. Duck.

 

Los Deltonos (Muriedas, Cantabria, 1986), presentaron este fin de semana en Bilbao su último disco, el decimotercero pero paradójicamente de título homónimo (se puede oír en su web / Bandcamp). Fue un estreno doble, con dos conciertos, el primero el sábado noche y el segundo el domingo por la mañana. Como nos anticipó en minientrevista el líder del cuarteto, Hendrik Röver: «A la noche seremos más densos y a la mañana un poco más livianos. Rock por la noche y rock and roll por la mañana». Y por lo que nos cuentan así fue: el sábado sonaron muy duros y roquistas ante 156 espectadores de abono (más invitados), y el domingo más americanistas y bluseros ante 136 de pago (más invitados). La peña disfrutó en ambas citas y en la segunda perdonó a Hendrik que tuviera la voz más castigada y se le olvidaran algunas letras (al menos tres veces se le fue el santo al cielo, contabilizaron cada uno por su cuenta Pato y Danel). Deducimos que se debería la reseca, pues Hendrik tenía los ojos vidriosos, y eso escribí en el periódico, pero me reveló a toro pasado el interfecto: «Ja, ja… Que conste que tenía cero resaca.  Sólo bebo cerveza artesana y para ello la noche bilbaína es un absoluto desastre…».

El compactado cuarteto cántabro dando el callo en el Satélite (foto: Mr. Duck).

Venga, al lío. El dominical fue un conciertazo que cursó levemente descendente. Arrancó con ritmo y blues y boogie camineros superamericanos y por la segunda parte se echó mano del rock noventero, que motiva menos, y de otras yerbas roquistas. Pero resultó una cita sudorosa («¿hace calor o solo lo siento yo?», preguntó una vez Hendrik, que remató la frase: «os tienen sudando para que bebáis») disfrutada por un público muy transversal: había muchas mujeres y se vio a gente muy joven (al menos un chico y dos chicas), a un niño con sus oídos protegidos por auriculares y hasta a una dama asiática siguiendo el show con mirada escrutadora.

‘Los Deltonos’ (Autoproducción, 2017).

El domingo Los Deltonos tocaron 17 piezas en 78 minutos. Salieron con 33 minutos de demora (la media hora habitual del local) y abrieron rompedores, dominadores, con la solvencia guitarrística fenomenalmente compenetrada entre Hendrik (botas Sendra de motero y dos guitarras customizadas con forma de Telecaster: una Squier para la slide y la otra «ja, ja, una Frankenstein con partes de G&L, Rockinger, Lollar…») y su escudero Fernando Macaya (calzaba boogies y colgaba una Gibson; Mac es también escolta de Mikel Erentxun y Diego Vasallo, los dos de Duncan Dhu) y soportada sobre la base rítmica del rubiales Pablo Z y del moreno y barbado Javi Arias. Se lucieron sin parar echando mano de viejos hits deltónicos (‘Qué podríamos hacer’ a modo de pistoletazo de salida con rollo Yardbirds y coros del respetable, más tarde un ‘Creo que he vuelto a beber’ con idiosincrásica sinceridad y una soltura que podrían derramar en el club Antone’s de Texas y que la peña mañanera premió con uhs, silbidos y aplausos), apostando por el rock camionero (‘No Puedo Esperar’), chuleando mediante blues perezoso con el tumbao de Dan Baird (‘Revolución’), tomando aire con el relax existencial de Mark Knopfler y el redoble de Steve Earle (‘Circunvalación’, la de «ya no pasa nadie por aquí»), frotando la slide en boogie-billy desafiante con Wayne Hancock entre las cejas y la gente feliz (‘Discotheque Breakdown’), y adaptando el blues al idioma y el talante cantábricos (‘Muy bien’).

Mac con Gibson, cami de Tom Petty y boogies, y Hendrik con botas moteras y hacha Frankenstein (foto: Mr. Duck).

«Cómo molan las mañanas», soltó Hendrik antes de la octava canción, coincidiendo con el leve descenso del concierto, que pasó de lo completamente sublime a lo sencillamente superguapo, alternando rocks noventeros bien asimilados (‘Magia’, con su riff a lo Alice In Chains según calibró el amigo Danel), buenos desarrollos instrumentales en blues palúdico lisérgico y naturalísimo (no forzado) que vinculó los riffs pastosos de la Creedence y Govt Mule con los punteos cimbreantes de los Blasters y Dwight Yoakam (‘Colisión’ podría ser el tema, y es que me coloqué en el lateral del tablado, al lado de Macaya, y no oía apenas la voz, no distinguía las letras; pero sí, Hendrik nos confirma que lo tocó), más boogie chuleta (‘Amable’) y más rock and roll a lo Dan Baird (‘Mirar atrás’), antes del bis triple abierto con el campero ‘Gasoil y chocolate’ y rematado con riffs rocanroleros (‘Repartiendo’) y boogie vocativo vía ZZ Top (‘Bien mejor’).

Muy bien Los Deltonos, como siempre: ya podrían haber organizado ese fin de semana una tercera sesión vespertina dominical, je, je…

ÓSCAR CUBILLO

 

Psicodélico clip doméstico de su canción ‘Magia’, incluida en su disco ‘Los Deltonos’.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: